PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Recién Nacido Normal. Los Primeros Días
  • NoticiasEjercicio diario, dieta sana y muchas horas de sueño, claves para la vuelta al cole de los niños Los pediatras recomiendan una hora de ejercicio diario mínimo para los niños. Los más pequeños deben dormir un mínimo de entre 9 y 11 horas diarias. Hay que ir acostumbrándoles a acostarse pronto y seguir los horarios habituales un par de semanas antes de volver al cole. El desayuno es clave y debe cubrir el 25% de sus necesidades calóricas diarias. ...Los hospitales tendrán el control sobre la vacuna de la varicelaSanidad acuerda que sea de uso hospitalario y no se podrá adquirir en las farmacias bajo ningún pretexto....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    El carácter del bebé


    Descripción

    Como bien saben los padres, cada bebé tiene una personalidad característica. Para describir la personalidad se ha utilizado el término temperamento, o la tendencia individual a responder de formas predecibles a lo que el entorno nos ofrece. Muchos creen que es la base de la personalidad adulta. Aunque no todos los teóricos definen o miden el temperamento de la misma forma, casi todos están de acuerdo en la siguiente clasificación en cuanto a los componentes del temperamento del bebé:

    1. El nivel de actividad: ritmo o vigor típico de las actividades.
    2. La irritabilidad/emocionalidad negativa: la facilidad o la intensidad con que nos tornan los hechos negativos.
    3. La capacidad de tranquilizarse: facilidad con que nos calmamos cuando estamos irritados.
    4. El temor: recelo ante una situación desagradable o desconocida.
    5. La sociabilidad: la receptividad a estímulos sociales.
    Carácter y temperamento

    Fijándonos en estos puntos, se han encontrado tres tipos de temperamento básico de los niños y niñas al nacer:

    1. Temperamento fácil: 40 % de los niños. Son niños serenos que generalmente presentan un estado de ánimo positivo, son muy abiertos y se adaptan con facilidad a las experiencias nuevas. Sus hábitos son predecibles y regulares.
    2. Temperamento difícil: 10% de los niños. Son niños activos, irritables y de hábitos irregulares. Suelen reaccionar con intensidad a los cambios de rutina y son muy lentos para adaptarse a personas o situaciones nuevas.
    3. Temperamento "lento de reacción": 15% de los niños. Son niños bastante poco activos, algo malhumorados y pueden ser lentos para adaptarse a personas y situaciones nuevas. Pero a diferencia del niño difícil, suelen responder a la novedad de forma ligeramente negativa, en vez de extremadamente negativa. Por ejemplo, se resisten a que les abracen solo mirando hacia otro lado en vez de pataleando o gritando.

    Los demás niños no se ajustan a ninguno de estos perfiles y muestran patrones únicos del temperamento.

    Sin embargo, numerosos autores coinciden en que en que el temperamento no está decidido al nacer, no es hereditario en su totalidad. La teoría del vínculo pone de manifiesto que es cierto que los niños al nacer tienen un temperamento diferente. Pero también es cierto que sus cuidadores tienen a su vez peculiaridades (flexibles, rígidos, protectores, autoritarios, ...), y que ambos, niño y cuidador, avanzan juntos en el vínculo y en el juego de reforzamientos, castigos, atenciones, juegos, encuentros, etc. El temperamento del cuidador influye de forma muy importante en el desarrollo del niño. Por ejemplo, en los casa de cuidadores con depresión o drogadicción, la vinculación es difícil e inadecuada. Los niños se resienten con facilidad en estos casos.

    Vínculos y apego

    El tipo de vinculación se denomina apego, que según esta teoría, determina el desarrollo del niño. El apego seguro sería el mejor tipo de relación a entablar con el bebé para un desarrollo adecuado. ¿Cómo conseguirlo?

    • Sensibilidad: Responder de forma rápida y apropiada a las señales del niño.
    • Actitud positiva: Expresar una emoción positiva y afecto hacia el niño.
    • Sincronía: Estructurar interacciones reciprocas y suaves con el niño.
    • Mutualidad: Estructurar relaciones en las que la madre y el niño atienden a lo mismo.
    • Apoyo: Atender estrechamente y proporcionar apoyo emocional a las actividades del niño.
    • Estimulación: Dirigir frecuentemente acciones hacia el niño.

    No podemos olvidar, por último, que como padres debemos tener conocimientos de las individualidades de nuestros niños, para así aprender a manejarnos mejor ante sus comportamientos y canalizar sus energías, en pro de lograr las mejores relaciones padre-hijo. Si usted tiene problemas para entender las conductas de su bebé no dude en solicitar ayuda especializada.

    ¿Qué médico me puede tratar?
    Buscar
    Servicio ofrecido por abcmedico.com
    PUBLICIDAD