PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Rabieta. Berrinche
  • Crecimiento. Un Año
  • Crecimiento. Un Año y Medio
  • Guardería: el primer año
  • NoticiasEjercicio diario, dieta sana y muchas horas de sueño, claves para la vuelta al cole de los niños Los pediatras recomiendan una hora de ejercicio diario mínimo para los niños. Los más pequeños deben dormir un mínimo de entre 9 y 11 horas diarias. Hay que ir acostumbrándoles a acostarse pronto y seguir los horarios habituales un par de semanas antes de volver al cole. El desayuno es clave y debe cubrir el 25% de sus necesidades calóricas diarias. ...Los hospitales tendrán el control sobre la vacuna de la varicelaSanidad acuerda que sea de uso hospitalario y no se podrá adquirir en las farmacias bajo ningún pretexto....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Desarrollo normal del bebé: 2 años

    ContenidosDesarrolloGuía

    Desarrollo del niño de dos años
    • Sube y baja escaleras solo, un escalón cada paso, sosteniéndose de la barandilla o de la mano de un adulto.
    • Abre puertas.
    • Trepa a los muebles
    • Usa la cuchara y la taza de forma más o menos correcta.
    • Chuta y lanza al aire una pelota.
    • Hace torres de 5 ó 6 cubos y junta en línea 2 ó 3 cubos si se le dice cómo.
    • Se refiere a sí mismo por su nombre.
    • Puede tener un vocabulario limitado, de 15 ó 20 palabras, e incluso juntarlas en frases de hasta 3 palabras.
    • Responde a órdenes verbales.
    • Realiza en forma espontánea líneas o círculos con una tiza o una cera.
    • Se lava y seca las manos.
    • Disfruta imitando a los adultos.

    Hay que tener en cuenta que ésta es la edad de las rabietas, motivadas por el desequilibrio entre la extrema rapidez de aprendizaje de los niños y las demandas de sus padres, y la presencia ocasional de rabietas es, pues, completamente normal a los 2 años de edad.

    Sin embargo, son motivo de preocupación los niños que son:

    • Incontrolables
    • Muy demandantes
    • Obstinados
    • Negativos
    • Muy aislados
    • Que no se comunican con sus padres
    • Que se ven tristes, ...
    Guía práctica para la edad de dos años
    • El juego es importante para la diversión y el aprendizaje. Los niños de esta edad disfrutan, sobre todo, los juegos de empujar o musicales.
    • Use libros ilustrados para aumentar la expresión verbal y la capacidad de escuchar. Léale cuentos de forma regular, especialmente antes de acostarse.
    • Hable con el niño/a durante las comidas.
    • Proporcione oportunidades para que se relacione con otros niños, teniendo en cuenta que para un niño de esta edad es más fácil relacionarse con uno o dos niños que con muchos.
    • No espere que comparta sus juguetes u obedezca las reglas de un juego.
    • Déle un espacio adecuado para el juego y estimule la actividad física.
    • TELEVISIÓN:
      • Limite el horario de la televisión, y no la use jamás como sustituto de la interacción con el niño.
      • Apague la TV durante las comidas.
      • Cuando sea posible, vea los programas infantiles con el niño.
      • En lo posible, programe Vd. Lo que quiere que vea su hijo/a (video), procurando NO dejarlo en manos de las cadenas de TV.
    • NUTRICIÓN: Esta es una edad en la que son frecuentes los conflictos respecto a la alimentación.
      • El niño/a debe ser animado a comer solo.
      • Trate de evitar las discusiones sobre la alimentación delante del niño/a.
      • Es muy frecuente que a esta edad el niño/a deje de comer, e incluso que haya días en que casi no come nada; es una cosa normal, que sólo si se prolonga durante días requiere una consulta al pediatra.
    • PREVENCIÓN DE ACCIDENTES:
      • Habrá que mantener todavía la casa trasformada a la medida del niño. Muy especialmente, debe protegerse a los niños de todo lo relacionado con tomas de corriente y aparatos eléctricos, protegerlo de líquidos calientes (sobre todo aceite), cerrar con llave los sitios donde se guardan posibles venenos, no dejar jamás medicinas sobre las mesas o la cama, tener los detergentes, las lejías y los productos de limpieza doméstica en un armario alto y NO debajo del fregadero o en otro sitio al alcance del niño.
      • Conviene tener cuidado especial con las ventanas, las sillas bajo las ventanas a las que pueda trepar. Mantenga cerrada la puerta de la calle con un pasador alto.
      • No pierda NUNCA de vista al niño/a a esta edad. Aunque juegue solo, mantenga un cierto ángulo de visión.
      • Usar siempre los asientos de seguridad del automóvil. ¡Nunca permitir que el niño se mueva libremente por el asiento de atrás!
    • ADEMÁS:
      • Es importante enseñarle a lavarse los dientes dos o tres veces al día, con una pasta que contenga flúor.
      • Hay que empezar a quitarle el pañal, y para ello es necesaria mucha paciencia, ya que el control de esfínteres se logra aproximadamente, si es bien llevado, en unos 2-3 meses.
      • Si la madre vuelve a estar embarazada, es importante explicarle al niño que va a tener un hermano/a, etc. Y prever el impacto del embarazo en un niño de dos años de edad.
      • A esta edad también empiezan a imitar a sus hermanos o a los padres, y hay que tener cuidado con lo que se hace enfrente de él. (Por ejemplo, los papás no deben afeitarse nunca en presencia del niño, que tratará de imitarles en el manejo de la maquinilla de afeitar en cuanto esté solo).
      • Esta es la edad de las rabietas, y la presencia ocasional de rabietas es completamente normal a los 2 años de edad. No conviene hacerles demasiado caso o pronto aprenderán a utilizarlas para manejar a sus padres.
      • Los padres tienen que jugar con las niñas y niños adaptándose a las preferencias de los críos y sin sexismo.
      • Hay que seguir estimulado el desarrollo del lenguaje por medio de la lectura de libros y con canciones. Charlar con el niño con respecto a lo que están haciendo y viendo. Los padres deben nombrar todo lo que hay alrededor, indicar objetos comunes, y partes del cuerpo, y alentar al niño a decir las palabras.

    Nunca dude en consultar con el pediatra ante cualquier duda que pueda tener con respecto al desarrollo de su hijo/a.

    ¿Qué médico me puede tratar?