Me sabe la boca a sal. ¿Qué puede ocurrirme?