Embarazo y Lactancia

Preeclampsia

Publicidad

Guías a las que pertenece

Embarazo y Lactancia

¿Qué otros nombres tiene?

  • Eclampsia

  • Toxemia del embarazo

  • Toxemia gravídica

  • CIE-9: 642.4

  • CIE-10: O14

¿Qué es la preeclampsia?

La preeclampsia es una complicación que aparece al final del embarazo caracterizada por la presencia de hipertensión, proteinuria (aparición de proteínas en la orina) y edemas (hinchazón).

Si progresa y se presentan además convulsiones se denomina eclampsia, lo que empeora el pronóstico.

La preeclampsia ocasiona un deterioro del suministro de alimentos y oxígeno al feto y puede suponer riesgos a la salud de la madre y del bebé.

Publicidad

¿Cuál es la causa que lo provoca?

Las causas de esta enfermedad suelen ser desconocidas. Aparece en el 5% de los embarazos y es más frecuente en el primer embarazo o en mujeres que padecían previamente hipertensión o diabetes.

Aparece generalmente después de la semana 20 de gestación. En algunos pocos casos se puede presentar más tempranamente en pacientes con mola hidatiforme.

Entre un 15-25% de los casos se pueden complicar y aparecer convulsiones (eclampsia)

Publicidad

¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia?

Los síntomas más característicos de la preeclampsia son fundamentalmente tres:

  • Hipertensión arterial elevada: Tensión mayor de 140/90 mmHg
  • Proteinuria: Presencia de proteínas en la orina. Es significativa cuando los valores son superiores a 300 mg en 24 horas
  • Edemas : Hinchazón en las manos o la cara

Además es frecuente que aparezca elevación del ácido úrico (hiperuricemia).

En algunos casos puede complicarse con alteraciones de la coagulación o problemas hepáticos.

En el caso de la eclampsia, aparecen convulsiones y se pueden producir hemorragias cerebrales que pueden causar la muerte.

Publicidad

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

El tratamiento se dirige a preservar la salud de la madre y del bebé. Se requiere:

  • Reposo en cama
  • Control estricto de la tensión arterial
  • Tratamiento farmacológico
    • Medicamentos antihipertensivos (Metildopa, Nifedipina durante el último trimestre o Labetalol en casos de urgencia)
    • En caso de que aparezcan convulsiones (eclampsia) se utiliza sulfato de magnesio.
    • En caso de edema pulmonar se utiliza la Furosemida
Publicidad

¿Qué procedimiento se seguirá?

Si la preeclampsia no mejora es necesaria la hospitalización y una vez alcanzada una maduración fetal suficiente proceder al parto.

Existen dos tipos de protocolos para inducir el parto en función de la gravedad:

  • Preeclampsia leve:
    • Si la gestación supera las 37 semanas, el parto es la opción más segura para la madre y el bebé
    • Si la gestación se encuentra por debajo de las 37 semanas puede esperarse si las condiciones maternas fetales son favorables
  • Preeclampsia grave:
    • Si la gestación es de 32 semanas o mayor lo mejor es provocar el parto
    • Si la gestación se encuentra por debajo de la semana 32 y si la situación no es crítica puede intentarse prolongar el embarazo para mejorar la madurez pulmonar fetal e impedir el distress respiratorio y la enterocolitis necrotizante en el recién nacido

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil
Añadir un comentario

Contenidos adicionales:

Temas relacionados:
Medicamentos antihipertensivos
,
Pies hinchados en el embarazo
,
Pronóstico del bebé prematuro
Publicidad