Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 3 Valoraciones

A mi esposa le han tenido que practicar dos legrados, a pesar de que ya tenemos un hijo ¿Cuál es la causa?

Pregunta

A mi esposa le han practicado en dos ocasiones un legrado uterino, el primero fue hace 2 años y medio y el segundo hace una semana.

En esta segunda ocasión nos enteramos, por medio de ultrasonidos, que el producto había dejado de crecer desde la quinta semana de embarazo y no se observaban palpitaciones, en ese momento nos encontrábamos ya en la octava semana. Mi esposa tenía sangrado oscuro y dolor, por lo que se tomó la decisión de practicar el legrado.

Observamos que el anterior legrado ocurrió en condiciones similares ya que fue aproximadamente a la séptima semana cuando se tuvo que realizar por presentarse los mismos síntomas. Mi pregunta es: ¿Cuáles pueden ser las causas que no dejan que el producto se desarrolle normal? Mi esposa y yo tenemos un niño de 6 años y los dos siguientes embarazos fueron causa de legrado. Luego del primer legrado y después de haber dejado transcurrir un año, decidimos concebir un segundo bebe, pero nos encontramos con el problema de que mi esposa no se podía embarazar, por lo que recurrimos a la inseminación artificial, con lo cuál se logró el embarazo.

Respuesta

Las causas de aborto en el primer trimestre son múltiples, es imposible hacer un resumen detallado de cada una de ellas. En general, en la mayoría de los casos (en torno al 50%) se deben a causas fetales (malformaciones, alteraciones cromosómicas graves, alteraciones graves de la embriogénesis). Entre las causas maternas frecuentes en el primer trimestre se encuentra la insuficiencia del cuerpo lúteo, que causa déficit de gestágenos. Le remito una información general sobre el aborto que espero le resulte de interés.

El aborto suele definirse como la expulsión o pérdida de los productos de la concepción antes de la 20 semana de gestación, pero las definiciones pueden variar. En este capítulo se utiliza como límite del aborto las 20 semanas de gestación, que corresponden a un peso fetal de unos 500 g. El parto entre las 20 y las 38 semanas se considera nacimiento pretérmino.

Del 20 al 30 % de las mujeres tienen hemorragia o dolores de tipo cólico en algún momento durante las primeras 20 semanas del embarazo, y el 10-15 % aborta espontáneamente. Dado que en el 60 % de los abortos espontáneos no hay feto o éste tiene malformaciones graves y en el 25-60 % suelen encontrarse anomalías cromosómicas incompatibles con la vida, es posible que el aborto espontáneo constituya el rechazo natural de un feto mal desarrollado. Alrededor del 85 % de los abortos espontáneos ocurren en el primer trimestre y tienden a estar en relación con causas fetales; los factores maternos causan con mayor frecuencia abortos en el segundo trimestre.

Los factores maternos que se han sugerido como causas de aborto espontáneo incluyen: insuficiencia del cuerpo lúteo, déficits vitaminicos o nutricionales, cuello uterino incompetente, amputado o lacerado, anomalías congénitas o adquiridas de la cavidad uterina, hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal, diabetes mellitus, nefritis crónica, infección aguda o crónica, consumo de heroina y cocaína y, especialmente, de crack, alcoholismo, estrés y shock emocional grave. Muchos virus se han implicado como causa, especialmente citomegalovirus, herpes y virus de la rubéola. También se ha citado la toxoplasmosis. Al parecer, se ha sobrestimado la importancia de los fibromas uterinos o la retroversión del útero.

El tratamiento de la amenaza de aborto es conservador; se aconseja reposo en cama, dado que al parecer disminuye el volumen de la hemorragia y los dolores cólicos. El diagnóstico se debe confirmar por ecografía. Si se encuentra un saco vacío o la actividad cardiaca ha desaparecido, está indicada la evacuación del útero. Se deben evitar las relaciones sexuales, aunque no hay evidencia de que sean perjudiciales; sin embargo, los sentimientos de culpa asociados a un aborto producido inmediatamente después del coito pueden ser bastante importantes para justificar la abstención. Se debe indicar a la paciente que no trabaje ni permanezca de pie en su casa. No hay evidencia de que las hormonas salven el embarazo, excepto en muy pocos casos, y pueden causar anomalías fetales congénitas, particularmente transposición de los grandes vasos cardíacos. Asimismo, el cáncer vaginal en la descendencia femenina se ha relacionado con el uso de estrógenos para la amenaza de aborto.

Los abortos inevitables e incompletos deben completarse, en general por dilatación y legrado o succión. Muchos médicos opinan que es necesario realizar un legrado para comprobar si un aborto espontáneo es completo; otros prefieren observar a la paciente durante algunos días y, si no se producen más hemorragias, evitar el legrado. En los abortos espontáneos por incompetencia del orificio cervical externo, el cuello, al parecer, no es capaz de resistir la presión progresiva del embarazo en crecimiento y se dilata. El tejido conjuntivo del cuello puede ser débil congénitamente (incluyendo la exposición intrauterina al Dietilestilbestrol) o por desgarros cervicales profundos o dilataciones quirúrgicas excesivas anteriores. El cerclaje cervical suele permitir que el embarazo continúe hasta término.
Publicidad

El aborto fallido debe completarse con la intervención de un médico tan pronto como se comprueba el diagnóstico; la ecografía permite demostrar la presencia de un feto muerto en el útero antes de lo que solía ser posible.

El aborto espontáneo tardío se puede completar con la perfusión IV de Oxitocina diluida, que produce contracción del útero y expulsión de los productos de la concepción. Después de que el útero se ha contraído tras la expulsión del feto, puede ser necesario un legrado para eliminar los fragmentos de la placenta. Actualmente se utiliza el legrado con aspiración hasta la 18 semana de gestación.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario