Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 1 Valoraciones

A raíz de pasar una gripe, he ido perdiendo el olfato poco a poco y ahora no percibo ningún olor

Síntomas
>
Pérdida de olfato
>
Pregunta Actual

Pregunta

Hace aproximadamente dos meses me dió gripe y fui perdiendo el olfato poco a poco, hasta que ahora no me da ningún olor por fuerte que sea; puedo respirar perfectamente y no siento dolor en los senos paranasales.

Respuesta

Los trastornos del olfato y del gusto rara vez son incapacitantes o constituyen una amenaza para la vida del paciente y, en consecuencia, no reciben la atención médica adecuada. De todos modos, antes de considerar que los síntomas son inocuos deben descartarse varios trastornos sistémicos e intracraneales.

El gusto y el olfato son fisiológicamente interdependientes y la disfunción de uno de ellos con frecuencia altera el otro. Los distintos gustos dependen mucho del aroma que estimula los quimiorreceptores olfatorios. La anosmia (pérdida o reducción del sentido del olfato) constituye probablemente la anomalía más común (aunque a menudo no se identifica si es unilateral), pero con frecuencia se acompaña de ageusia (pérdida del gusto), aún cuando la lengua mantenga su capacidad de diferenciar dulce, amargo, salado y ácido. El defecto olfativo se confirma presentando al paciente diversos estímulos dolorosos no irritantes.
Publicidad

La hiperosmia (aumento de la sensibilidad a los olores) refleja generalmente una personalidad neurótica o histriónica. La disosmia (olor desagradable o distorsionado) puede aparecer en las infecciones de los senos nasales, en las lesiones parciales de los bulbos olfatorios o en la depresión psicológica. Algunos casos que se acompañan de un gusto desagradable, se deben a una mala higiene dentaria. Las crisis epilépticas uncinadas pueden producir alucinaciones olfatorias desagradables, vívidas y de corta duración. En casos poco frecuentes, se ha afirmado que la disgeusia y la hipogeusia (distorsión y embotamiento del sentido del gusto) y la disosmia responden a los suplementos de zinc. La sequedad de la mucosa oral como consecuencia de tabaquismo intenso, síndrome de Sjögren, radioterapia de cabeza y cuello y descamación de la lengua, puede alterar el sentido del gusto. Tras una gripe pueden aparecer hiposmia (disminución del sentido del olfato) e hipogeusia. Diversos fármacos alteran el gusto (Amitriptilina, Vincristina. Etc.).
Publicidad

En todos los casos, hay una alteración difusa de los receptores gustatorios. Cuando ello está limitado a un lado de la lengua (p. ej., en la parálisis de Bell), la ageusia rara vez es percibida subjetivamente.

No se sabe con certeza si las alteraciones del tronco encefálico (afectación del núcleo del tracto solitario) pueden producir trastornos del gusto y del olfato ya que, generalmente, hay otros signos y síntomas neurológicos que debido a su mayor importancia los ocultan.

Lo más recomendable es consultar con un otorrinolaringólogo, que le explorará y le indicará si existe una causa reversible de la pérdida del olfato.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario