Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 2 Valoraciones

¿Cuál es el porcentaje medio de curación de un linfoma?

Pregunta

Ingresé en urgencias por un bulto grande (adenopatía axilar izquierda de 3-4 cm, no dolorosa, no adherida) con paralización parcial e hinchazón del mismo brazo.

Me detectaron otro de tamaño medio en la zona supraclavicular (adenopatías supraclaviculares izquierdas, una de unos 3-4 cm y otra algo menor).

También me salieron heridas en la piel. El dermatólogo dijo que se describían como de tierra reseca por la forma de las grietas, Aunque a mí me parecía que eran como las rayas irregulares de una cebra. Acababan estando en carne viva y sólo el rozamiento con la ropa me producía dolor intenso.

Me hicieron análisis de sangre, placas, escáneres, etc. Luego una biopsia del bulto supraclavicular. Es un linfoma, pero llevo esperando más de un mes y no dan con lo que es. Es 'atípico'. Han resuelto volver a operarme y extirparme los dos bultos. La cuestión es que mi médico es incapaz de hablar claro. El médico me dijo que no era cáncer sino un tumor maligno. Cuando llegue a casa mire en el diccionario y vi que tumor maligno y cáncer son sinónimos.

He consultado la web de la asociación americana de cáncer y veo que el porcentaje medio de curación de linfomas puede estar en un 20 ó 30 % y la tasa de supervivencia (cuantos años me quedan) para los no curados entre 3 y 10 años más o menos.

Teniendo en cuenta que el mío es desconocido y no me ponen radioterapia ni quimioterapia (al menos de momento) imagino que las posibilidades de curación son mínimas o nulas.

Estoy muy tranquilo, tengo 40 años y la verdad es que no me importa mucho morir. Pero me molesta muchísimo que no me hablen claro sobre mi caso. Agradecería que me dijeran de una forma absolutamente científica el porcentaje de curación en mi caso, si es nulo y que tasa de supervivencia suele haber.

También si con el tiempo el cáncer se extiende a otros órganos.

En una ocasión hablé con otro médico y me dijo que era bueno que fuera atípico, ya que cabía la posibilidad de que no se extendiera. ¿Pero no cabe esa misma posibilidad siendo tumor clasificado?

Respuesta

Con la información que usted nos envía no es posible enviarle información precisa, ya que nos faltan datos fundamentales. Lo que si parece claro es que usted puede sufrir un linfoma, que es un cáncer del tejido linfático (componente de los ganglios linfáticos y uno de los responsables de nuestras defensas ante las infecciones).

Los linfomas se dividen de forma genérica en linfomas tipo Hodgkin y linfomas no Hodgkin. Dentro de ellos hay muy diferentes subgrupos según su histología, siendo de muy diferente comportamiento en su agresividad y respuesta al tratamiento.

Lo que indica su mayor o menor agresividad (pronóstico) suele ser el subtipo celular acompañados de otros datos como son; extensión de la enfermedad solo a un grupo ganglionar o a varios, incluyendo afectación de la médula ósea, hígado o bazo.

Normalmente, se considera estadio I si solo se ha afectado un grupo ganglionar, estadio II si existe algún otro grupo ganglionar afectado, pero al mismo lado del diafragma, estadio III si se afectan a ambos lados del diafragma o al bazo, y estadio IV si está diseminado fuera de los ganglios.

Además, si existen síntomas sistémicos, fiebre, sudoración nocturna, disminución de peso, cansancio, etc… el pronóstico parece ser peor, probablemente porque está indicando la afectación tóxica del tumor.
Publicidad

Para establecer el tipo de tumor y su clasificación es necesario realizar una serie de pruebas como son análisis de sangre, la biopsia de un ganglio o grupo ganglionar para establecer su tipo histológico, realización de TAC o resonancia magnéticas para ver su extensión a otros grupos ganglionares u órganos, y en algunos casos es necesario biopsiar la médula ósea e incluso realizar una exploración quirúrgica del abdomen.
Publicidad

En su caso, parece que la histología inicial no es clara, debiéndose proceder a un análisis más exhaustivo de los ganglios, y le someterán a una intervención para obtener material para el análisis que sea de mejor calidad que el que han obtenido.

Una vez se tiene clasificado al tumor según su tipo histológico y extensión, puede aventurarse un pronóstico, pero este dependerá mucho también de la respuesta individual del paciente al tratamiento.

En general, los linfomas son tumores de relativo buen pronóstico, obteniéndose en los últimos años cada vez mayores tasas de respuestas favorables, existiendo diferentes tipos de tratamientos en caso de que falle el inicial.

Por tanto, en su caso, hay que espera a tener todos los datos, y una vez se tenga diagnosticado correctamente el tumor se puede aventurar mejor el pronóstico genérico, teniendo en cuenta que en estos tumores el comportamiento es muy individual, existiendo muchos casos en los que a pesar de parecer inicialmente un estadio avanzado, la respuesta al tratamiento puede ser espectacular.

Como comprendemos que esta información que le damos no es muy tranquilizadora para usted, ya que no le resuelve las dudas (solo se resolverán cuando hayan terminado el estudio del tipo y extensión), le podemos remitir a la página web de la asociación española de afectados por linfomas, donde encontrará múltiple información que le será de gran ayuda:

https://www.aeal.es

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario