Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 7 Valoraciones

¿Es muy grave una trombosis pulmonar?

Pregunta

Quisiera saber acerca de la trombosis pulmonar. ¿Qué enfermedad es esa? ¿Cuál es su gravedad?

Respuesta

El embolismo o tromboembolismo pulmonar es una situación potencialmente mortal, que además puede ser difícil de diagnosticar porque puede dar solo un cuadro leve de dificultad respiratoria episódica. Pero si no se hace el diagnóstico a tiempo, el trombo que ocluye la arteria pulmonar puede ir creciendo y producir la muerte del paciente.

La embolia pulmonar es la obstrucción de una arteria pulmonar (que riega de sangre el pulmón) por un coágulo de sangre procedente de otros lugares, habitualmente de trombos formados en las venas de las piernas, que en un determinado momento pueden soltar un fragmento que llega al corazón y de este va al pulmón. Si el trombo desprendido es pequeño, la clínica puede ser inapreciable, pasando desapercibido. Posteriormente pueden irse desprendiendo nuevos fragmentos, hasta que uno de gran tamaño produce un grave cuadro de sobrecarga al corazón derecho (por hipertensión arterial pulmonar súbita), pudiendo producir incluso la muerte del paciente.
Publicidad

La mayoría de los enfermos con embolia pulmonar tienen una predisposición clínica subyacente. Menos del 10% de estos enfermos carecen de una causa discernible de una trombosis profunda en el momento de su presentación. Las causas más frecuentes observadas en los enfermos con embolia pulmonar son: inmovilización, cirugía, fracturas, cáncer, tromboflebitis, trauma, consumo de estrógenos, obesidad, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular. En pacientes jóvenes es frecuente que no se encuentre la causa, aunque cada vez más se diagnostica en ellos situaciones de hipercoagulabilidad sanguínea.
Publicidad

Desafortunadamente, el diagnóstico clínico de una embolia pulmonar es poco fiable. Los síntomas y signos son inespecíficos. La clásica triada clínica de hemoptisis, dolor pleurítico de pecho y disnea ocurren en menos del 20% de los casos. La tos es un síntoma inespecífico de una enfermedad pulmonar y se presenta en algo menos de la mitad de los enfermos. Una evidencia clínica de una trombosis profunda está ausente muy frecuentemente cuando los coágulos son de extremidades inferiores La hemoptisis, que sugiere el diagnóstico de embolia, está presente sólo en una minoría de casos. Las palpitaciones, estertores y dolor de tipo anginoso sólo se ven en un pequeño número de casos.
Publicidad

La frecuencia estadística de los síntomas es, aproximadamente: 73% disnea; 66% dolor pleurítico; 43% tos; 33% hinchazón de las piernas; 30% dolor de las piernas; 15% hemoptisis; 12% palpitaciones; 10% estertores; 5% dolor anginoso.

El examen físico es igualmente poco útil para diagnosticar la embolia pulmonar. Algunos enfermos muestran una mayor frecuencia respiratoria y tienen estertores audibles en la auscultación. Puede haber un segundo sonido cardíaco aumentado. Los restantes síntomas físicos incluyen una frecuencia cardiaca aumentada, temperatura elevada, evidencia física de flebitis, edema, diaforesis, murmullo cardiaco y cianosis, que se observan en menos del 50% de los enfermos con embolia pulmona . No es por tanto sorprendente que el diagnóstico clínico de una embolia pulmonar sea tomado con precaución. Los síntomas y signos sólo sirven para sospechar que se ha producido tal embolia. Pero dado la gravedad que puede tener a corto plazo, se debe ser muy agresivo ante la mínima sospecha e iniciar el estudio clínico.

Por lo tanto, la evaluación clínica muchas veces no es suficiente y el diagnóstico se obtiene mediante una serie de investigaciones adicionales, como son la demostración de trombosis en las venas (mediante Ecodoppler o flebografías) y del émbolo en el interior de las arterias pulmonares (mediante TAC helicoidal, gammagrafías pulmonares o arteriografía pulmonar).

Lo mejor es hacer una prevención y en este tipo de cirugía, realizar un tratamiento anticoagulante con heparina después de la intervención. Si el diagnóstico se confirma pero el cuadro no es muy grave, se trata con anticoagulantes y otros medicamentos que mejoren la ventilación pulmonar. Si el cuadro es muy grave puede ser necesario el ingreso en una UCI con fibrinolisis (fármaco que produce la disolución de la embolia) o embolectomía (intervención quirúrgica sobre la arteria pulmonar obstruida).

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario