Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Estoy embarazada de 14 semanas ¿Cómo puedo tener la seguridad de no haber contraído la rubéola durante el principio del embarazo?

Pregunta

Estoy embarazada de 14 semanas. En la semana 10 de embarazo me realicé los análisis de sangre del primer trimestre, resultando Igg positivo tanto para toxoplasmosis como para rubéola, e Igm negativo para ambas infecciones.
Por lo que sé, significa que en algún momento he pasado ambas enfermedades, y que en el momento del análisis ninguna de las dos enfermedades estaba activa.

Tengo dos hijos pequeños, y uno de ellos presentó síntomas de infección vírica (garganta irritada, fiebre moderada, ganglio inflamado en el lateral del cuello) en mis primeras semanas de embarazo.

No se le diagnosticó rubéola, y yo no he tenido ningún malestar o molestia en todo este tiempo. Sin embargo lo cierto es que en mi último embarazo (hace 4 años) yo no presentaba inmunidad frente a ninguna de estas dos enfermedades.

¿Cómo puedo tener la seguridad de no haberlas contraído, especialmente la rubéola, durante el principio del embarazo, inmediatamente antes de la realización de la analítica?
¿Resultaría aconsejable someterme a algún análisis prenatal específicamente indicado para estos casos?

Respuesta

Ciertamente nos plantea unas cuestiones interesantes pero que en modo alguno deben preocuparle lo más mínimo por la escasa repercusión que, casi con toda seguridad, tendrán para este o para próximos embarazos.

Todos en el equipo médico de nuestra Web nos congratulamos de la noticia de su tercera gestación y hacemos votos por que todo transcurra con absoluta normalidad, al tiempo que le agradecemos sus preguntas.

Para empezar, la presencia de IgG positivas solo asegura contacto con el germen causal pero no obligatoriamente enfermedad pasada; es importante para diferenciar conceptos.

Además, el hecho de la negatividad de IgM asegura la no infección reciente, como ud muy bien afirma.
Publicidad

A su hijo le habrían diagnosticado rubéola de haberla pasado; descartamos la toxoplasmosis porque su clínica no se parece en nada a lo que afirma.

Más parece una simple afección viral faríngea sin más importancia, aunque nos remitimos al diagnóstico del pediatra para más seguridad y de paso, le aseguramos que aquello tampoco de parece a una rubéola.

Por si fuera poco, ninguna de las dos se puede contraer fácilmente sin ninguna clínica de ningún tipo. Habría tenido sintomatología variada, abigarrada y de mayor importancia, si cupiera, al estar embarazada, donde todo se magnifica.
Publicidad

Respecto al seguimiento durante este embarazo, cabría seguirle con determinaciones seriadas de serología y establecimiento de titulaciones (no tan solo positividad-nagatividad).

Si aun así su ginecólogo tuviera dudas, cabe la posibilidad de hacer determinaciones en líquido amniótico, pero nada de ello tendría sentido sin justificación clínica la cual no se deduce de sus preguntas ni de sus dudas.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario