Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Han recomendado hacer una nefrectomía a un paciente con adenocarcinoma renal y metástasis ósea. Quiero información de la enfermedad y la operación

Cáncer
>
Cáncer de riñón
>
Pregunta Actual

Pregunta

Se trata de una persona que tiene diagnosticado un adenocarcinoma renal en la fase IV (creo que se llama así) y que ya ha tenido alguna metástasis en huesos; se le aconseja que se le quite un riñón, pues el tumor ha crecido mucho en el último año.

Me gustaría saber en qué consiste la operación, forma de hacerla y periodo aproximado de recuperación, en definitiva, toda la información que me puedan dar sobre la operación. Asimismo, me gustaría saber cómo puede afectar eso a la evolución del tumor, así como la vida que podrá hacer después de la operación.

Respuesta

El cáncer de células renales, también llamado adenocarcinoma renal o hipernefroma, a menudo puede curarse si se diagnostica y se trata cuando todavía está localizado al riñón y al tejido circundante inmediato. Cuando hay metástasis distantes, la supervivencia libre de enfermedad es precaria, aunque algunos pacientes seleccionados sobrevivirán después de resección quirúrgica de todo el tumor conocido. Algunos pacientes con enfermedad avanzada local o metastática pueden presentar cursos indolentes que duran varios años. El cáncer de células renales es uno de los pocos tumores en los cuales hay casos bien documentados de regresión espontánea del tumor sin terapia, pero esto ocurre muy rara vez y quizás no produzca supervivencia a largo plazo.
Publicidad

La resección quirúrgica es el tratamiento fundamental para esta enfermedad. El caso que nos remite está en la etapa IV o de diseminación a distancia. Casi todos estos pacientes son incurables. La embolización del tumor, la irradiación con haz externo y la nefrectomía pueden ayudar a paliar los síntomas causados por el tumor primario o relacionado con la producción ectópica de hormonas. Hay indicios mínimos de que la nefrectomía induce la regresión de las metástasis distantes. Por lo tanto, la nefrectomía que se hace con la esperanza de que producirá una regresión espontánea de las metástasis, no se recomienda.

Ocurren ocasionalmente las regresiones espontáneas; de hecho, una serie prospectiva de vigilancia de 73 pacientes con cáncer avanzado de células renales mostró una aparente regresión objetiva temporal en 5 pacientes (7%) sin nefrectomía u otra terapia. Ciertos pacientes con una sola metástasis o con un número limitado de metástasis distantes pueden lograr supervivencia prolongada con nefrectomía y resección quirúrgica de las metástasis. Este ha sido el caso inclusive para los pacientes con metástasis cerebrales. La probabilidad de lograr un beneficio terapéutico con este enfoque parece ser mejor para los pacientes que han tenido un intervalo largo libre de enfermedad entre la nefrectomía inicial y el desarrollo de enfermedad metastática.
Publicidad

En general, la respuesta a la quimioterapia no excede el 10% de los pacientes en ninguno de los regimenes que se han estudiado en números adecuados. Debido a informes iniciales de éxito, se ha administrado agentes progestacionales a pacientes con cáncer metastático de células renales, pero la frecuencia de respuesta es baja en forma decepcionante y no hay justificación para su uso como terapia anticáncer. Sin embargo, estos agentes pueden ofrecer paliación subjetiva.

Se han evaluado diversas terapias biológicas. Los interferones alfa tienen aproximadamente una tasa de respuesta objetiva de 15% en individuos seleccionados correctamente. En general, estos pacientes tienen metástasis pulmonares no voluminosas o de tejido blando. En los estudios que han obtenido buenas tasas de respuesta, se han utilizado dosis de interferon alfa de un nivel intermedio, 6-20 millones de unidades, tres veces a la semana. Estas respuestas rara vez son completas o duraderas.
Publicidad

Los tratamientos que emplean interleuquina-2 (IL-2), son más prometedores. La administración de la IL-2 parece tener una tasa de respuesta general similar a la del interferon alfa, pero aproximadamente 5% de los pacientes correctamente seleccionados tienen una remisión completa duradera. Se ha estudiado las combinaciones de IL-2 e interferon pero no se ha mostrado que sean mejores que la IL-2 sola en dosis elevadas. Se desconoce cual debe ser la optima dosis de IL-2. La terapia de altas dosis parece estar asociada con mayores tasas de respuesta pero con más efectos tóxicos. Los regimenes de dosis baja para los pacientes hospitalizados pueden retener su eficacia con menos efectos tóxicos, especialmente hipotensión. La administración subcutánea para los pacientes externos también ha mostrado respuestas con efectos tóxicos aceptables.
Publicidad

La nefrectomía es la técnica quirúrgica que consiste en la extirpación del riñón. La nefrectomía puede ser simple o radical. La nefrectomía simple consiste en la extirpación parcial (sólo se extirpa una parte del riñón, la afectada por el tumor) o total (extirpación del riñón completo) del riñón. La nefrectomía radical consiste en la extirpación del riñón, de la glándula suprarrenal (situada justo encima del riñón), de la grasa perirrenal (grasa que rodea al riñón) y de la fascia de Gerota (envuelta fibrosa que rodea al riñón y a la grasa perirrenal). La nefrectomía radical puede incluir o no una disección de los ganglios linfáticos regionales.

La nefrectomía es una operación quirúrgica mayor, que requiere habitualmente de un ingreso hospitalario de en torno a los 10 días de duración mínima (si no surgen complicaciones). Los cuidados postoperatorios deben ajustarse a cada paciente en función de las complicaciones que eventualmente hayan podido aparecer, del estado general y la edad, de la extensión extrarrenal del tumor y de las enfermedades asociadas que presente el paciente.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario