Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Me gustaría tener más información sobre la técnica de liposucción Energy Body Sculpt System

Pregunta

He oído hablar sobre el E.B.S.S (Energy Body Sculpt System) que en España se realiza, por ejemplo, en la Clínica Ruber o la Clínica Quirón.

Según he entendido esta técnica utiliza emisión de diferentes tipos de energía (ultrasónica, láser o de alta frecuencia) para disolver los cúmulos de grasa. Esto, unido al refining permite hacer lo que antes era una liposucción de manera poco invasiva y dolorosa.

El problema es que apenas he podido encontrar literatura al respecto y no sé si es una técnica fiable. Además, no sé si puede utilizarse para quitar la grasa de cualquier parte del cuerpo y en cualquier cantidad. Me imagino que habrá algunos límites.

Yo, personalmente quisiera quitar grasa de mis pectorales y de mi barriga.

¿Es esto posible? ¿Es fiable esta tecnología? ¿Se obtienen unos resultados aceptables? ¿Los resultados son mejores o peores que la liposucción? ¿Es cierto que el siguiente día se puede realizar una vida normal sin que apenas se note la operación?

Respuesta

Desde la aparición de la liposucción como técnica para eliminar el acumulo de grasa en diferentes zonas corporales, el objetivo ha sido ir mejorando esta técnica para ir disminuyendo sus efectos secundarios, ya que inicialmente se indicaba para casos de celulitis importantes,

Esto suponía trabajar en planos profundos, con cánulas grandes que aspiraban importantes cantidades de grasa, lo que conllevaba la posibilidad de lesionar tejidos adyacentes, que se sangrara mucho y aparecieran fibrosis y “hoyuelos” en la piel al retirar gran cantidad de grasa subyacente y su tejido de sostén.

Por ello, a lo largo de los años se han ido diseñando técnicas diferentes, con cánulas de menor diámetro y realizando la liposucción en zonas más superficiales de la piel. Esto permitía realizar esta técnica en un mayor número de pacientes que presentaban menor cantidad de grasa acumulada y con menores efectos secundarios, pero siempre dependiendo los resultados de la habilidad y experiencia del cirujano, que iba “modelando” el resultado, y de factores individuales del propio paciente (muchas veces difíciles de predecir) con diferentes respuestas a la intervención.

En esta línea, ya hace unos años aparece la liposucción ultrasónica, en la cual, las cánulas utilizadas para la destrucción y absorción de la grasa disponen de un sistema de ultrasonidos que calienta y destruye selectivamente solo las células grasas, diferenciándolas de otros tejidos y por tanto, disminuyendo la posibilidad de producir lesiones secundarias.
Publicidad

Esto aseguraba una mejor técnica, pero añadía otros potenciales peligros (por ej. quemaduras internas, ya que el cabezal de estas cánulas se calentaba en exceso).

Para paliar esta problemática, actualmente se presentan técnicas que intentan aprovechar el fundamento técnico de los ultrasonidos, que produce una licuación de las células grasas, con la tecnología avanzada que permite localizar estas zonas y hacer que los ultrasonidos, u otros tipos de energía, solo actúen sobre ellas y desde el exterior.

En este sentido el EBSS es un sistema que localiza esas zonas, licua la grasa, posteriormente se reabsorbe parte de ella fisiológicamente, y el exceso se extrae mediante una fina cánula de liposucción. Habitualmente se completa con un refining de la zona para conseguir un resultado final mejor de la piel.

Aunque la teoría la muestra como una técnica prometedora, es pronto para afirmar que es superior a otras, ya que no existen todavía trabajos científicos que demuestren su superioridad frente a otras técnicas como la liposucción clásica o la ultrasónica interna.

Habrá que esperar a que los centros que disponen de ella vayan tratando más pacientes y contrastar posteriormente sus resultados. Lo que si es cierto es que la tecnología que se precisa es cara, y por tanto, cuesta más realizar esta técnica que las clásicas. Además, en casos con celulitis importante no es aconsejable de momento, limitándose a casos de menor entidad, en los que los resultados positivos a veces no se aprecian tanto por los pacientes.

Si parece que el riesgo de quemaduras es menor que en la liposucción ultrasónica interna, y que hay menos efecto secundarios (hematomas, infecciones, sangrados importantes), teniendo en cuenta que los casos tratados suelen ser de menor “gravedad” que en la liposucción clásica, y que el riesgo cero no existe.

Hay una serie de contraindicaciones generales, como son las personas que toman anticoagulantes (Sintrom), determinados cicatrices o trastornos de la piel a tratar (nevus, dermatitis, pecas...), embarazadas, niños, portadores de prótesis metálicas, marcapasos, y otras (se deberá consultar cada caso en particular).

Si todo va bien, no precisa hospitalización, no deja cicatrices, y en 48 horas se puede realizar una actividad más o menos normal (aunque, por ej., no se pueden realizar ejercicios violentos).

Por tanto, no podemos recomendarla de momento como superior a otras técnicas, siendo el especialista en Cirugía Plástica y Reparadora, el que debe examinar cada caso concreto y decidir la técnica más adecuada para cada uno.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario
Publicidad