Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Me han diagnosticado un posible quiste hidatídico y quiero saber el tratamiento indicado

Pregunta

Me han diagnosticado una estructura quística en episgastrio, que muy probablemente corresponde a quiste hidatídico del lóbulo hepático izquierdo, además de colelitiasis.

Me han practicado una ecotomografía abdominal que describe lo siguiente:

- Hígado: De tamaño y estructura conservados. En epigastrio y aparentemente dependiente del lóbulo izquierdo del hígado hay una imagen anecógena redondeada de 77 x 85 x 80 milímetros, con acentuado reforzamiento sonoro posterior, en su interior se ve un tabique hacia posterior.

- Márgenes hepáticos regulares.

- Vena porta: Mide 10 mm de diámetro. Normal.

- Venas suprahepáticas: de calibre y curso conservados.

- Vesícula: De paredes normales. En su interior hay una imagen ecogénica de 23 milímetros, con sombra acústica posterior, móvil.

- Colédoco: Mide 3,4 mm de diametro (normal). Sin imagenes ecogénicas en su interior.

- Páncreas: De difícil visualización por la presencia de la imagen descrita en el hígado. De aspecto normal.

- Ambos riñones: De ubicación, forma, tamaño, estructura, relación corticomedular y excursiones respiratorias conservadas. Senos renales normales.

- Bazo: Mide 90 mm de diámetro longitudinal (normal). Estructura homogénea.

- Grandes vasos y retroperitoneo: Sin alteraciones ecográficas.

Agradeceré indicar cuál es el tratamiento indicado, ¿Es necesario operar? Si es así, por favor descríbanme la operación y la recuperación. ¿Puedo tener cáncer? ¿Es muy grave?

Respuesta

Parece que tiene un quiste hidatídico hepático, pero habrá que confirmarlo con un TAC o escáner de alta resolución. Una vez que se confirme, es necesario su tratamiento porque si no se realiza y se rompe, puede dar reacciones alérgicas severas.

Esta enfermedad se presenta cada vez menos, pero con mayores complicaciones, llegando en ocasiones a producir lesiones muy complejas en el hígado y en estructuras vecinas, que requieren cirugía agresiva para evitar las recidivas por medio de una cirugía correcta.
Publicidad

La cirugía radical es la que presenta la mortalidad operatoria más baja (en torno al uno por ciento), la morbilidad postoperatoria menor y una tasa de recidiva casi nula. Este tipo de cirugía consiste en erradicar el parásito, el área periquística y todas las lesiones que el parásito haya inducido en el órgano huésped, así como toda la extensión extra-hepática que haya adquirido, a ser posible en una sola operación. Aunque no siempre es aplicable, ofrece los resultados esperados en el 75 por ciento de los casos.

Los casos en los que no está indicada este tipo de cirugía son aquéllos en los que se trata de quistes hidatídicos univesiculares (sin vesículas hijas), con pediquística muy fina, en los que no hay fístulas ni comunicaciones biliares, que suelen presentarse en los niños. En esos casos se puede resecar sólo la parte de pediquística que se exterioriza, dejando la parte interna adherida a la profundidad del parénquima.

Tampoco está indicada cuando el grosor de la pediquística integra estructuras cuya lesión podía producir una complicación muy severa, como algunas de las grandes venas intrahepáticas, aunque son los menos. Y algunos en los que se ha fistulizado la cavidad del quiste en el confluente biliar, en los que es difícil conseguir cirugía radical segura. En tales casos caben técnicas quirúrgicas alternativas.

Con respecto al tratamiento farmacológico alternativo actual (Albendazol), algunos estudios recientes demuestran que, aunque en algunos enfermos funciona, su efecto es bastante imprevisible, lo que limita mucho su aplicación. Está indicado sobre todo para quistes pequeños, con pediquísticas muy finas y no complicados, así como para evitar recidivas si existe contaminación perioperatoria. En este tipo de quistes la cirugía laparoscópica no se puede utilizar porque hay que evitar por encima de todo la contaminación intraoperatoria para que no haya recidivas ya que, aunque haya técnicas que persiguen una cierta garantía de no contaminación, son muy recientes y todavía no han demostrado su eficacia.
Publicidad

Con respecto a la punción percutánea guiada por ecografía o TAC e inyección de determinadas sustancias como alcohol o antiparasitarios en el interior del quiste, la experiencia vuelve a ser corta, se practica en países donde no hay medios y son series pequeñas. Además se corre el peligro de un estallido, una diseminación o una reacción anafiláctica severa. Además en estas dos técnicas queda la cavidad residual y las lesiones anatomopatológicas que ha inducido el quiste, por lo que no se cumplen los objetivos de la intervención.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario
Publicidad