Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Mi esposa tuvo un aborto y tras el legrado todavía sangra ¿Qué puede ser?

Pregunta

Mi esposa tuvo un aborto espontáneo por lo que le realizaron un legrado.
Tras realzarlo, sangró tres días, dejó de sangrar y volvió a hacerlo al quinto día y ya no paró.
Al día quince, decidimos acudir nuevamente al médico quien nos dijo que era necesario practicarle otro legrado ya que había coágulos.

Se le practicó nuevamente pero ya han pasado quince días y no ha parado de sangrar, sobre todo cuando orina y al menos, una vez al día.
Ha usado toallitas sanitarias desde la intervención pero casi siempre sangra. Hicimos pruebas de orina y todo aparece normal, sin embargo, el embarazo marca que todavía es positivo.
Tiene 25 años, todavía no ha tenido hijos.

¿Qué puede ser? ¿Está corriendo algún riesgo? ¿Tendrá alguna consecuencia en el futuro?

Respuesta

Es estrictamente normal seguir sangrando de forma muy variable después de un legrado por aborto durante 6, 8 o 10 días incluso.

Lo que ya no es tan normal aunque puede suceder y de hecho sucede, es el mantenimiento de restos placentarios que deban eliminarse mediante un nuevo legrado tan solo una escasa semana o un par de semanas después del primero.

Lo que de ninguna manera es normal es que después de dos legrados tan seguidos las pruebas, los análisis de embarazo sigan dando positivo.

Eso solo significa que en el interior de su esposa sigue habiendo trofoblasto funcionante. El trofoblasto es un tejido que forman a medias la madre y el nuevo ser y del que se va a formar la placenta hacia las 9-12 semanas del embarazo.
Publicidad

La pregunta que nos debemos hacer es si existe ese tejido funcionante y, solo en segundo lugar, dónde está.

La forma de responder a la primera pregunta, la más urgente, es determinar la presencia de la hormona gestacional, la hormona del embarazo, pero en sangre, no en orina donde el diagnóstico es solo cualitativo. Sino cuantitativo, cuánta hormona hay, antes de ponernos a buscar dónde está ese tejido que la sigue fabricando aun después de dos legrados.

El análisis en cuestión consiste en la determinación de la fracción beta de la HCG (hormona corio-gonadotrófica), lógicamente en sangre.

No precisa que su esposa esté en ayunas y el resultado, en un buen laboratorio de hormonas, tan solo tarda unas pocas horas.
Publicidad

El seguimiento pormenorizado del nivel diario de esa hormona nos informará de si su esposa "sigue embarazada" por el nivel no decreciente o mantenido de la beta, o si por el contrario el nivel desciende rápidamente, con lo que habrá que dar por concluido el desagradable episodio.

En resumen, no conviene fiarse del flujo sanguíneo si el estado general es bueno sino de los niveles hormonales en sangre para poder hacer un buen diagnóstico.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario