Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Mi hijo de un mes nació prematuro y padece reflujo ¿Qué debo hacer?

Pregunta

Tengo un bebé de un mes que nació prematuro a los 8 meses. Se le hicieron estudios y presentó un cuadro de reflujo ¿En qué tiempo se normalizará este problema? ¿Cuáles son sus cuidados y qué tratamiento debo seguir? ¿Qué consecuencias puede tener?

Respuesta

El reflujo gastroesofágico es un trastorno de la capacidad del cardias o esfínter de entrada en el estómago, que tiene como consecuencia la salida de contenido gástrico hacia el esófago, con la consecuencia de molestias continuas por acidez tras cada alimentación tras la llegada de contenido alimenticio ácido hacia la boca con tos frecuente ocasional.

Su frecuencia aumenta con la inmadurez de dicho esfínter en los niños nacidos prematuros. Su tendencia natural es hacia su maduración progresiva durante los dos primeros meses de vida, acompañándose de la mejoría en los síntomas acompañantes.
Publicidad

El tratamiento es inicialmente postural, en plano inclinado mediante la colocación del plano del colchón a unos 25º en posición boca arriba e inclinación del cuerpo del niño hacia la izquierda. La alimentación con lactancia natural facilita el vaciado gástrico y sería una fórmula de alimentación adecuada.

No obstante, un diagnóstico correcto con pHmetría y síntomas debe asociarse con tratamiento médico con el fin de evitar las consecuencias de la acidez mantenida sobre esófago y vías respiratorias. El tratamiento consiste en la utilización de distintas estrategias, inicialmente se utiliza un antiácido anti H2: la Cimetidina o la Ranitidina, según indicación de dosis por su pediatra o gastoenterólogo.
Publicidad

Si se encuentra en alimentación artificial, el tratamiento dietético con leches tipo AR (antireflujo) no corrige la enfermedad de reflujo, aunque mejoran los síntomas de la regurgitación, combinando para la edad de su hijo: 2/3 partes de fórmula AR y 1/3 parte de fórmula tipo 1. No obstante, consulte con su médico el tipo de alimentación que realiza su hijo y la fórmula más adecuada.

Las consecuencias en caso de una mala evolución serían la esofagitis por reflujo y la hiperreactividad bronquial con menor ganancia de peso, por lo cual es necesario adecuar el tratamiento al caso concreto de su niño.

Actualmente el tratamiento en todas sus fases corrige la mayor parte de los problemas causados por la enfermedad por reflujo, evitando sus consecuencias. Su curación definitiva se produce habitualmente hacia los 9 meses de edad.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario