Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Mi madre tiene el hematocrito muy bajo ¿A qué se puede deber su anemia? ¿Se puede curar?

Enfermedades Comunes
>
Anemia
>
Pregunta Actual

Pregunta

Mi madre cuenta con 80 años y los análisis realizados hasta ahora daban el nivel del hematocrito un pelín más bajo del mínimo, concretamente (35).

En el mes de septiembre, al realizar otros análisis debido a que se encontraba muy cansada y creía que podía ser de corazón, le detectan que el hematocrito está en (24,3).

Ingresó por Urgencias en el hospital y la transfundieron, le pusieron 2 unidades, bueno, dos bolsitas pero desconozco su capacidad, y le dijeron que tenía que hacer una punción, creo que ósea

Hasta la fecha y en contra de lo que pueda parecer (80 años) es una mujer muy activa, mentalmente muy lúcida y me da pena que tenga que ir 'preparando la maleta'. Aún tiene mucho que decirnos.

Si como temen los médicos, su organismo no produce los glóbulos rojos, ¿Sería posible que un hijo le donara, por medio de un transplante de médula o de cualquier otro órgano, lo desconozco, y hacerle mejorar o incluso curar?. Si no es posible ¿Qué otro medio habría para curarle, o al menos que pudiera prolongar su vida?.

Respuesta

Con la información que nos envía es difícil realizar una valoración extensa del cuadro de su madre.

Las anemias son muy frecuentes en el anciano, y dependiendo de su causa, su pronóstico es muy diferente.

En muchos casos se quedan sin diagnóstico, al ser este difícil, y sabiendo esto y dada la corta expectativa de vida, se decide no hacer pruebas que puedan causar sufrimiento al paciente, a sabiendas de que el tratamiento no variará con un diagnóstico más preciso.

El anciano, de por sí, tiene mayor tendencia a la anemia por varias razones: su médula ósea (que es la que produce los glóbulos rojos, blancos y las plaquetas) es menos activa que en los jóvenes y se recupera peor en ciertas agresiones (medicamentos, virus, sangrados, etc….).
Publicidad

Además tienen enfermedades crónicas que predisponen a la anemia, en otros casos carencias alimentarias (por ej. déficit de ingesta de hierro o vitaminas), y finalmente mayor número de enfermedades que producen sangrado oculto digestivo (úlceras, divertículos, pólipos, cánceres…).

Dentro de las anemias, hay muchos tipos, pero de forma general se pueden indicar:
  • Carenciales: déficit de hierro y vitaminas, Una vez diagnosticadas su tratamiento es la reposición del nutriente que falte, teniendo un relativo buen pronóstico (dependerá del estado de base de cada paciente).
  • Por pérdidas crónicas de sangre del tubo digestivo: su expresión es en forma de déficit del hierro de la hemoglobina contenida en los hematies (glóbulos rojos). Su manejo es el diagnóstico del proceso que cause esta pérdida y su resolución.
  • Anemias de las enfermedades crónicas: debido a enfermedades inflamatorias de larga evolución, hepatopatías, cánceres, hipotiroidismo, etc… El tratamiento será detectar y corregir la enfermedad de base (no siempre es posible) y con ello mejorará o desaparecerá la anemia, y si no se puede corregir un tratamiento sintomático de esa anemia.
  • Por insuficiencia de la médula ósea: bien debido a un agotamiento natural de la médula ósea, o por algún factor externo agresivo sobre ella. De los factores agresivos externos, el más frecuente suelen ser los medicamentos y de estos hay un amplio número que las pueden causar: antirreumáticos, anticonvulsivantes,antibióticos, antiinflamatorios…. En muchos casos, la médula ósea es insuficiente por la edad, y el tratamiento a estas edades suele ser puramente sintomático, reponiendo mediante transfusiones de sangre según los síntomas que presente el paciente.
  • También puede tratarse de una enfermedad de la médula ósea que inicialmente curse como anemia, y luego aparezca un crecimiento de las demás series hematológicas. En su conjunto se denominan síndromes mielodisplásicos, y son muchos y de variados tipos y pronósticos.
En el caso de su madre no nos indica si se ha realizado el estudio necesario para diagnosticar de qué tipo se trata. Si no es así, debe realizarse inicialmente. Si como parece, han llegado a la conclusión de que su médula es el problema, querrán confirmarlo mediante un análisis directo de la misma: la punción de la médula ósea, para extraer una muestra de médula y analizarla.

Con ello, sabrán con seguridad cual es el problema medular: insuficiencia natural, síndrome mielodisplásico, etc… y actuar según el diagnóstico concreto.

La punción de médula ósea es una prueba relativamente cómoda, que creemos puede hacerse en el caso de su madre.

Respecto al tratamiento, dependerá de la causa, pero en muchos casos se decide que sea puramente sintomático, esto es, no tratar, y si la paciente presenta síntomas de anemia que interfieren con su vida (por ej. cansancio) transfundir sangre para que cedan. Con este mínimo tratamiento muchos paciente viven muchos años sin problemas y con buena calidad de vida, pero como le hemos indicado, dependerá fundamentalmente del proceso de base que presente.

Respecto al transplante, independientemente de la causa, es impensable a esta edad, ya que aportaría molestias, sufrimientos y peligros importantes como para que compensara hacerlo.
foto de Dr. José Antonio Zumalacárregui
RESPONDIDA POR

Dr. José Antonio Zumalacárregui

Fecha de revisión: 25/04/2018

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

  • Concise Book of Medical Laboratory Technology: Methods and Interpretations. 2nd Edition. 2015. Ramnik Sood. ISBN: 978-93-5152-333-8. Pag. 683. (Inglés)
  • Laboratory tests and diagnostic procedures: with nursing diagnoses. Jane Vincent Corbett, Angela Denise Banks. 8th ed. 2013. ISBN: 978-0-13-237332-6. Pag. 250. (Inglés)
  • Tietz. Fundamentals of Clinical Chemistry. Carl A. Burtis, Edward R. Ashwood, David e. Bruns. 6th edition. 2008. Pag 355. ISBN: 978-0-7216-3865-2. (Inglés)

Ver más

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario