Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Mi padre de 80 años ha sufrido un accidente cardiovascular y ha perdido la capacidad del habla ¿La recuperará poco a poco?

Otorrinolaringología
>
Afasia
>
Pregunta Actual

Pregunta

Habiendo leído en detalle la información que publican en su página web sobre ACV (Accidente Cerebro Vascular), les solicito me den sus consejos y la mayor información posible para llevar a cabo un adecuado tratamiento de recuperación de pérdida transitoria del habla producto de un ACV. Deseando saber que tan prolongado puede ser y si se puede llegar a obtener una recuperación total del paciente. Les paso a explicar en detalle lo sucedido con mi padre.

Edad: 80 años.

Profesión: Abogado en ejercicio.

Antecendentes: Mi padre se desempeñaba con total lucidez y salud en sus actividades cotidianas trabajando en su estudio de abogado a medio tiempo, llevando algunos casos legales a manera de mantenerse en actividad; quedándose por la tarde en casa, dedicado a la lectura. Despejándose por las noches, asistiendo esporádicamente a actividades culturales como obras de teatro y charlas sobre diversos temas de actualidad.

Hace unos días, a las 7 pm, asistió al teatro. Retornó a casa a las 11 pm. A las 8 am se levanta y se le nota claramente trastornos del habla, sin ningún otro síntoma adicional. Lo traslado de emergencia a una clínica geriátrica y se le diagnostica un ACV, quedándose internado.

Aplicándole por orden médica: Ticlid (Ticlopidina) 250mg y Sulcaran (Sucralfato) y controlando además su presión.

Una semana después del suceso, se le realiza una tomografía: Extenso D.C.V. isquémico fronto temporal izquierdo con discreto efecto de masa sobre las estructuras de la línea media. Atrofia cerebral cortical.

Se le da de alta de la clínica 3 días después, para iniciar una terapia ambulatoria de recuperación del habla.

La medicación que esta señalada para los próximos 30 días es: Ticlid 250 mg, 2 veces al día y Sulcaran jarabe, 4 veces al día.

Mi consulta se debe a que durante los 4 días que mi padre ha regresado a casa, a pesar de no poder hablar claramente, demuestra que desea realizar algunas actividades como salir a la calle e ir al cajero automático a sacar dinero y pagar alguna cuenta de la casa como agua, energía eléctrica, etc. Ante su insistencia lo he acompañado al cajero automático y ha podido por si mismo realizar un retiro de dinero siguiendo las instrucciones del cajero e ingresando su clave ó PIN sin ningún inconveniente.

Su principal problema es no poder hablar correctamente. Lee mucho durante el día, pero no se si esta entendiendo lo que lee o lo que se le dice. En algunos casos llega a decir algunas pequeñas frases correctas, todo lo demás es completamente no entendible y no se si cuando se le dice algo, él esta entendiendo, ya que sus respuestas no son pronunciadas correctamente.

Respuesta

El tratamiento que le han puesto es un antiagregante para evitar la formación de trombos sobre posibles placas de ateromatosis, y un protector gástrico para evitar los efectos secundarios del antiagregante; son correctos, si no hay otras evidencias de posible focos embólicos (por ej. una arritmia cardiaca por fibrilación auricular) que precisaran de anticoagulación.

Respecto a su posibilidad de recuperación, es impredecible dada la extensión de la lesión, ya que es necesario que pasen unas semanas para que el edema disminuya y el tejido periisquémico vaya recuperándose y quede definitivamente delimitada la zona que quede necrótica y por tanto inservible. Hasta que pase este plazo, no es posible asegurar como quedará, pero es conveniente insistir en una rehabilitación precoz y continuada, con estimulación desde el principio, ya que además del proceso sufrido no hay que olvidar que tiene 80 años, y por tanto, la edad corre en su contra. A estas edades y en este tipo de pacientes, el deterioro puede ser rápido si no se estimula con prontitud.

En esta línea es muy positivo que él tenga ganas de moverse, realizar actos cotidianos, leer, etc., debiendo animársele a que lo haga (con los límites lógicos del precoz agotamiento que suelen tener en estas fases).

Respecto a que es lo que entiende y lo que no, tampoco se puede precisar con exactitud, siendo la familia que convive con el enfermo la que suele informar al médico de los progresos logrados.

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

  • Hemograma. Manual de interpretación. Renato Failace. 5ª Edición. Editorial médica Panamericana 2011 ISBN: 978-85-363-2556-9.

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario

Contenidos adicionales

Temas relacionados:
Logopedia
Publicidad