Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

¿Puede alguien joven sufrir disfunción eréctil?

Pregunta

Quisiera saber si una persona joven puede sufrir disfunción eréctil.

Respuesta

Aunque es más frecuente a edades más avanzadas, también puede sufrirse este problema en jóvenes.

En 1992, se definió la disfunción eréctil como la incapacidad de sostener o lograr una erección. Esta definición es más precisa que impotencia, un término médico que algunos asocian con ser estéril o no tener fuerza, vigor o potencia.

La disfunción eréctil (DE) es la incapacidad de lograr o sostener una erección adecuada para poder tener relaciones sexuales. La DE es una condición común tratable que afecta a aproximadamente 18 millones de hombres en los Estados Unidos solamente. Sin embargo, los datos sugieren que menos del 10 por ciento de los hombres afectados reciben tratamiento. Se cree que este escaso número de consultas está relacionado con la incomodidad o vergüenza que les supone hablar del tema con su médico. Además, algunos médicos no se sienten cómodos discutiendo este tema con sus pacientes.

Muchos hombres tienen fallos ocasionales de erección en algún momento de sus vidas, usualmente como resultado de fatiga, estrés o consumo excesivo de alcohol. La pérdida temporal de la capacidad eréctil no es algo por lo que debe preocuparse. Sin embargo, cuando la condición persiste o interfiere con la actividad sexual normal de un hombre, se debe buscar asesoría médica.

Hasta hace poco, muchos médicos pensaban que la disfunción eréctil era causada por conflictos mentales o emocionales. A menudo se le decía a los pacientes: Todo está en su mente. Hoy en día, los expertos piensan que hasta 70 por ciento de todos los casos de DE podrían ser por problemas físicos, con el 30 por ciento restante atribuyéndose a factores psicológicos. Sin embargo, en muchos casos hay razones tanto psicológicas como físicas para explicar el problema.

Los hombres que tengan DE por razones físicas a menudo tienen una aparición gradual de síntomas. Las causas físicas de la DE incluyen:
  • Bloqueo en las arterias (isquemia arterial periférica por arteriosclerosis).
  • Diabetes.
  • Trastornos neurológicos.
  • Enfermedad del tejido eréctil del pene.
  • Cirugía pélvica y/o trauma previos.
  • Efectos secundarios de medicamentos.
  • Enfermedades crónicas (tales como enfermedades renales o del hígado).
  • Anormalidades hormonales.
  • Alcoholismo o abuso de drogas.
  • Fumar mucho.
De todas ellas la más frecuente con diferencia, es el problema vascular producido por la asociación de arteriosclerosis, tabaquismo, diabetes, etc.
Publicidad

Los hombres que sufren una pérdida repentina de la capacidad eréctil, a menudo acaban teniendo también una razón psicológica para su problema. Así como se puede lograr una erección al pensar sobre relaciones sexuales, los pensamientos negativos pueden interferir en que ocurra una erección. Típicamente, los pacientes cuya condición de DE es principalmente por razones psicológicas continúan teniendo erecciones mientras duermen o cuando se levantan por la mañana.

Las causas psicológicas para la impotencia incluyen:
  • Estrés y ansiedad en el trabajo o en el hogar.
  • Preocupaciones por no poder funcionar sexualmente como se espera.
  • Discordias maritales.
  • Orientación sexual inadecuada.
  • Depresión.
Los médicos más cualificados para tratar casos de DE son aquéllos que regularmente diagnostican y tratan este problema y que se mantienen al día con los últimos adelantos en la investigación y tratamiento de la DE. Como grupo, los urólogos son los que más conocen sobre la disfunción eréctil. Muchos psiquiatras, psicólogos y sexólogos también tratan este problema.

La actitud, no la edad, es la mayor barrera a la hora de tratar la disfunción eréctil. Algunos hombres que tienen dificultad para lograr una erección, pueden pensar que esto es algo natural e inevitable del proceso de envejecimiento. En vez de buscar tratamiento, muchos hombres se resignan con su condición.

Afortunadamente, cada día hay más información disponible para ayudar a hombres de cualquier edad a entender que existen opciones de tratamiento para la DE.

Algunos hombres prefieren manejar su problema de disfunción eréctil sin procurar ayuda de su pareja; algunos hasta buscan ayuda médica y tratamiento sin decirle nada a su pareja. Sin embargo, muchos médicos reconocen que las probabilidades que tiene una pareja de tratar la DE de una manera que sea de beneficio mutuo son mayores cuando enfrentan la situación juntos. Esta asociación puede comenzar con una visita al médico de cabecera.

La primera visita al médico incluye un examen completo. Este examen incluirá un historial médico y sexual detallado, seguido de un examen físico y pruebas básicas de laboratorio. Los resultados del examen pueden ayudar al médico a determinar la causa y extensión del problema y sugerir posibles opciones de tratamiento. Se realizará una analítica de hormonas tiroideas, de la testosterona sérica (hormona sexual masculina), de la glucosa y otras.

Si la causa no está clara se puede realizar la prueba de la tumescencia nocturna del pene; si hay ausencia de erecciones durante el sueño, la probabilidad de una causa física es muy elevada.

La capacidad para funcionar sexualmente ayuda a definir el rol de un hombre en el mundo, por lo que esto también define su identidad. Es por esa razón entonces, que la pérdida de la capacidad eréctil puede tener un efecto profundo en un hombre. Muchos hombres con DE sufren emocionalmente, a menudo en silencio. Es posible que se digan a sí mismos: "Si no puedo tener una relación sexual normal con mi pareja, soy un fracaso como hombre y como amante." O puede preocuparse pensando: "¿Me dejará si no la satisfago?" Temores como éstos pueden contribuir a sentimientos de ansiedad, depresión, angustia, bochorno, ira, vergüenza y frustración.

Debido al dolor emocional que se asocia con la DE, es común que los hombres presenten excusas o eviten situaciones sexuales con sus parejas para así tratar de olvidar su problema. Ya sean estas acciones intencionales o no, las mismas pueden hacer que una mujer se sienta insatisfecha dentro de la relación, lo que a menudo resulta en rechazo, soledad y depresión. Algunas mujeres pueden sentirse que ya no le son atractivas a sus compañeros, o que su actitud puede ser el resultado de algo que ella pudo haber hecho. Por lo tanto, el que un hombre no comunique su condición puede contribuir a sentimientos de ansiedad o depresión en su pareja, o llevarla a expresar disgusto y frustración.

Inicialmente si se encuentra una causa responsable se tratará esa causa, para ver si así el problema se corrige.

Actualmente, hay cambios en el estilo de vida y opciones de tratamiento disponibles para los hombres con disfunción eréctil. En algunos casos, el primer tratamiento satisface al paciente. Para otros pacientes puede ser necesario esperar a varias etapas antes de encontrar un tratamiento satisfactorio. Entre las opciones probadas están:
  • Cambios en los hábitos y medicamentos.
  • Dejar de fumar puede ser un factor importante en la reducción del impacto de la impotencia o eliminarlo del todo. Cambiar una receta de medicinas también puede ayudar a mejorar la condición.
  • Medicamentos hormonales.
  • Sólo el cinco por ciento de los casos de disfunción eréctil son causados por niveles irregulares de hormonas sexuales, tales como niveles bajos de testosterona, exceso de prolactina y exceso de estrógeno. Afortunadamente, para los hombres que padecen de DE como resultado de niveles hormonales disbalanceados, hay medicinas que pueden restaurar su equilibrio.
  • Consejo profesional. Debido a que la disfunción eréctil en ocasiones pude ser resultado de una combinación de factores psicológicos y físicos, el consejo profesional puede reducir la ansiedad, lo que a su vez puede reducir el impacto y duración del problema. Esta terapia en ocasiones, se usa en combinación con otros tratamientos dirigidos por un médico.
  • Aparatos de succión. Este tratamiento incluye el uso de un aparato externo de succión de uno ó más anillos de tensión (básicamente bandas de goma). El aparato trabaja insertándose el pene dentro de un cilindro plástico, que entonces se bombea para crear un vacío controlado. Una vez se ha producido una erección adecuada, una banda de tensión se desliza alrededor de la base del pene para mantener la erección, entonces se quita el aparato de succión. Esta condición similar a la erección, generalmente dura lo suficiente como para que la pareja tenga relaciones sexuales satisfactorias. Tiene el problema de la falta de espontaneidad.
  • Terapia de inyección. Una de las más recientes formas de tratamiento incluye una

    auto-inyección de una prostaglandina en el costado del pene. Esta inyección relativamente indolora produce erecciones de buena calidad en alrededor del 70 al 80 por ciento de los pacientes. Suelen durar unos 60 minutos. Hay que ajustar las dosis para evitar el priapismo.
Hay varias medicinas inyectables que, cuando se usan solas, ayudan a aumentar el flujo sanguíneo del pene, promoviendo así la erección. Originalmente, estas medicinas fueron registradas para el tratamiento de otras enfermedades. Los investigadores, sin embargo, también descubrieron que éstas eran efectivas para el tratamiento de la disfunción eréctil, así que los médicos comenzaron a recetar estas medicinas para sus pacientes.
  • Prótesis pene. Este tratamiento incluye la colocación, mediante cirugía, de un aparato estacionario o movible en ambos lados del pene, permitiendo erecciones tan frecuentes como deseadas. Estos implantes vienen en dos formas: un aparato inflable y varillas semi-rígidas. Este tratamiento no se recomienda a menos que otros métodos hayan sido intentados o considerados primero.
  • Terapia oral. El Sildefanilo (Viagra) facilita la erección al potenciar el efecto del óxido nítrico sobre el músculo liso vascular, aumentando el flujo de sangre al pene. Su repuesta es más normal que la inyección, ya que solo hay erección cuando hay deseo sexual. Se debe tomar entre 30 y 60 minutos antes del coito. No se puede tomar si se está en tratamiento con nitratos por enfermedad cardiaca.
  • Tratamiento quirúrgico. Este tratamiento está usualmente reservado para aquellos pacientes cuyo flujo sanguíneo ha sido bloqueado por alguna lesión en el pene o en el área pélvica. La cirugía también se usa para corregir la DE causado por bloqueos vasculares. El propósito de este tratamiento es corregir el bloqueo en el flujo sanguíneo al pene para que las erecciones puedan ocurrir naturalmente.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario