Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

¿Qué efectos tiene el consumo de alcohol?

Pregunta

Mi inquietud es sobre los efectos que puede traer el consumo del licor en nuestro organismo.

Respuesta

El alcoholismo es una enfermedad crónica producida por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, lo cual interfiere en la salud física, mental, social y/o familiar, así como en las responsabilidades laborales.

El alcoholismo es un tipo de drogodependencia. La dependencia física se revela por si misma cuando se interrumpe la ingesta de alcohol, con síntomas muy claros como la tolerancia, cada vez mayor, al alcohol y enfermedades asociadas a su consumo.

El alcoholismo es el mayor problema de salud, tanto social como económico. Está implicado en más de la mitad de accidentes de tráfico y muertes accidentales. Un alto porcentaje de suicidios se cometen combinando el alcohol con otras sustancias, y hay muchas muertes relacionadas con el alcoholismo por las complicaciones relacionadas con la enfermedad. Los programas de tratamiento tienen diferentes resultados, pero mucha gente con una dependencia del alcohol tiene una completa recuperación.

Efectos del alcohol sobre el sistema nervioso central:

  1. Depresión.
  2. Disminución de la actividad.
  3. Ansiedad.
  4. Enlentecimiento de reflejos.
  5. Disminuye la concentración y el juicio.
  6. En cantidades excesivas, el alcohol produce una intoxicación y envenenamiento.
Efectos sobre otros sistemas:

  1. Irritación del tracto gastrointestinal con erosiones en las paredes del estómago debidas a las náuseas y vómitos. Pancreatitis.
  2. Las vitaminas no se absorben bien, y esto ocasiona deficiencias nutricionales en los alcohólicos de larga evolución.
  3. Problemas en el hígado (cirrosis hepática).
  4. El sistema cardiovascular se ve afectado por cardiopatías.
  5. Disfunción en la erección del pene en el hombre y una desaparición de la menstruación en la mujer.
  6. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, produciendo el llamado síndrome fetal del alcohol.
Publicidad

El desarrollo de la dependencia del alcohol puede ocurrir entre los 5 y 25 años de su toma habitual siguiendo una progresión. Primero se desarrolla la tolerancia al alcohol. Esto ocurre en personas que son capaces de consumir una gran cantidad de alcohol antes de que se noten los efectos adversos. Después de la tolerancia aparecerán los lapsus de memoria. Más tarde aparece la falta del control de beber, y la persona afectada no puede esperar a beber tan sólo cuando le apetece. Algunas personas son capaces de conseguir un control sobre su dependencia en las fases tempranas antes de la total pérdida del control.

No hay una causa definida del alcoholismo pero hay factores que pueden jugar un papel en su desarrollo. Es más probable el desencadenamiento de un alcoholismo en las personas con algún familiar alcohólico que en otras que no lo tienen.
Publicidad

Entre los factores psicológicos se incluyen: la necesidad de consuelo para la ansiedad, conflictos en las relaciones personales, baja estima personal, etc.

Los factores sociales incluyen: la facilidad de consumo de alcohol, la aceptación social del consumo de alcohol, estilos de vida, estrés, etc.

La incidencia en la dependencia del alcohol está aumentando. Las estadísticas varían pero aproximadamente un 7% de adultos en Europa están afectados.

Síntomas del alcoholismo:

  1. Tolerancia de los efectos del alcohol.
  2. Necesidad diaria o frecuente de alcohol para su función diaria.
  3. Pérdida de control con incapacidad de interrumpir o reducir el consumo de alcohol.
  4. Bebedor solitario.
  5. Dar excusas para beber.
  6. Episodios de pérdida de memoria asociados al consumo de alcohol (ausencias negras).
  7. Episodios de violencia asociados al consumo de alcohol.
  8. Deterioro en las relaciones sociales y familiares y en la responsabilidad laboral.
  9. Absentismo laboral.
  10. Inexplicable mal genio.
  11. Conducta que tiende a esconder el alcoholismo.
  12. Hostilidad al hablar de la bebida.
  13. Negarse a la ingesta de alimento.
  14. Negar la apariencia física.
  15. Nauseas.
  16. Vómitos.
  17. Vacilación por las mañanas.
  18. Dolor abdominal.
  19. Calambres.
  20. Entorpecimiento y temblores.
  21. Enrojecimiento y capilares de la cara dilatados (especialmente en la nariz).
  22. Confusión. Alucinaciones.
  23. Temblores e incontroladas sacudidas del cuerpo.
  24. Cansancio y agitación. Insomnio.
  25. Pérdida de apetito e intolerancia a toda la comida.
  26. Taquicardia. Sudores. Convulsiones. Problemas en la lengua. Ojos llorosos.
Publicidad

Hasta que las causas primarias del alcoholismo sean descubiertas, el problema no puede ser prevenido. De todas formas, los programas educativos sobre el alcohol, dirigidos a los niños y adolescentes y a sus familiares pueden ser de gran utilidad. Los hábitos sociales correctos son fundamentales para la prevención de su abuso.

Se trata por fases:

  1. El reconocimiento del problema. El alcoholismo está asociado con la negación, lo que permite al paciente creer que no necesita tratamiento. Es muy rara la aceptación voluntaria de la necesidad de tratamiento. Es difícil conocer los mecanismos de defensa que han permitido seguir bebiendo a la persona con dependencia del alcohol y se requiere un enfrentamiento con la familia y personas allegadas.

    Se debe convencer a la persona cuando está sobria y no cuando está bebida o con resaca. Una vez que ha reconocido el problema, la abstinencia del alcohol es el único tratamiento.

  2. La desintoxicación. El alcohol es escondido bajo control. Se establece una supervisión. Se recetan tranquilizantes y sedantes para aliviar y controlar los efectos de la abstinencia.

    La desintoxicación puede durar de 5 a 7 días. Es necesario el examen médico por los problemas del hígado y en la sangre. Es muy importante seguir una dieta con suplementos vitamínicos.

  3. Programas de rehabilitación Los programas de rehabilitación están para ayudar a las personas afectadas, después de la desintoxicación, a mantenerse en la abstinencia de alcohol. Estos programas incluyen diversos consejos, soporte psicológico, cuidados de enfermería y cuidados médicos. La educación sobre la enfermedad del alcoholismo y sus efectos es parte de la terapia.

  4. Terapias de aversión / repugnancia. También hay terapias de aversión / repugnancia en las que se utilizan drogas que interfieren en el metabolismo del alcohol y producen efectos muy desagradables, aún cuando se ingiera una pequeña cantidad de alcohol en las 2 semanas después del tratamiento

En las personas que sufren de alcoholismo severo, los investigadores han identificado un gen que afecta la función de una estructura nervio-celular conocida como receptor de dopamina D2 (DRD2), el cual, a su vez, influye en la actividad de la dopamina. Este gen también se encuentra en las personas con trastorno de déficit de atención, las cuales corren un riesgo mayor de alcoholismo, y está también presente en las personas con el síndrome de Tourette y autismo. La asociación de este gen con estos problemas neurológicos conduce a algunos expertos a creer que el gen receptor de dopamina D2 no es una causa principal del alcoholismo, sino que las personas con este gen tienen una probabilidad mayor de tomar para medicar los síntomas psicológicos y conductuales de sus trastornos neurológicos. Además, un estudio mayor no encontró ninguna conexión entre el gen DRD2 y el alcoholismo. Se necesita llevar a cabo más investigación en esta área.

Fecha de revisión: 09/04/2018

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

  • Hemograma. Manual de interpretación. Renato Failace. 5ª Edición. Editorial médica Panamericana 2011 ISBN: 978-85-363-2556-9.

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario