Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

¿Qué tipo de radiaciones emiten los Tubos de Rayos Catódicos y qué impacto tiene el medio ambiente y la salud humana?

Pregunta

Necesitaría saber qué tipo de radiaciones emiten los Tubos de Rayos Catódicos más conocidos como monitores de los Ordenadores Personales, y sus impactos en el medio ambiente y la salud humana.

Respuesta

El uso profesional de estos aparatos exige hacerlo en unas condiciones idóneas; el ordenador, por tanto no perjudica la vista ni ocasiona ninguna enfermedad ocular. Las alteraciones que ocasionaría en los ojos no serían distintas que las del uso del televisor, por tanto, son inofensivos desde ésta perspectiva.

Si conviene recordar que el uso profesional de los ordenadores exige hacerlo en las condiciones más idóneas posibles de visión, y es aconsejable corregir los defectos de graduación que aun siendo pequeños mejoren la actividad y con ella el rendimiento del usuario.

Los ordenadores han experimentado una difusión extraordinaria en los últimos años. Actualmente es imprescindible su empleo en un elevado porcentaje de puestos laborales. Su uso ha venido a incrementar los rendimientos laborales, facilitando las labores administrativas y permitiendo la realización de un sinfín de nuevas tareas. El uso de las pantallas de ordenador se ha extendido por tanto de un modo extraordinario, atribuyéndose a su uso un elevado número de problemas y enfermedades oculares.
Publicidad

En determinados medios, circula la opinión de que los ordenadores "queman" la vista, aumentan la miopía, inducen al uso gafas, y son, en general, malos para la salud visual. Es necesario, por tanto, aclarar algunos de estos aspectos.

La visión es un fenómeno sensorial por el cual nosotros podemos reconocer las imágenes externas, transformarlas en estímulos nerviosos y dirigirlas a nuestro cerebro con el cual nosotros "entendemos" lo que los ojos ven. Son, por tanto, un elemento imprescindible en todo aprendizaje y en muchos tipos de trabajo, en particular en aquellos en los que se requiere lectura de ordenador.
Publicidad

El fenómeno de la visión emplea los ojos para esta actividad como auténticos "tomavistas" por los cuales la luz penetra al interior del ojo a través de la córnea y otros medios transparentes que la enfocan, y es allí, en la retina, transformada por unas pequeñas células, que se llaman células fotorreceptoras, en estímulos nerviosos que son finalmente transportadas al cerebro por vía del nervio óptico. El globo ocular por tanto es un elemento de transmisión y transformación de la luz.

LA ESPECIAL LUZ DE LOS ORDENADORES: La luz que proviene de los ordenadores es una luz especial, puesto que se ve casi siempre caracterizada por una gran intensidad de brillos y colores. La rápida sucesión de imágenes en los ordenadores hace que la atención visual deba de prestarse de un modo muy superior a lo necesario en una actividad normal de lectura, debiendo además de reconocerse y cambiarse con una gran rapidez los puntos de referencia tanto cromáticos como luminosos. Precisamente el que el uso del ordenador incremente el rendimiento laboral se basa en que nos hace trabajar más.
Publicidad

Las pantallas de ordenador, al igual que los televisores, permiten reconocer las imágenes mediante su formación en un entramado de rayas. La definición de las pantallas de ordenador será tanto mayor cuanto mayor número de rayas luminosas permitan contener y por tanto formar con un mayor número de puntos luminosos las imágenes o las letras que reconocemos en ellas.

Una pantalla de ordenador de alta calidad dará imágenes mejores que serán fáciles de reconocer por nuestros ojos. Por el contrario las pantallas de ordenador de baja calidad darán imágenes más toscas que obligarán a una mayor elaboración visual para su reconocimiento.

Las pantallas de ordenador, también al igual que en los televisores en color o en blanco y negro, emiten rayos catódicos, que son biológicamente inofensivos. El usuario de ordenador se ve por tanto enfrentado a una actividad laboral intensa, a una rápida sucesión de imágenes y colores, y a una mayor demanda de trabajo. El ordenador "le hace trabajar" y esto le fatiga. Por tanto, nos coloca muchas veces en el imite de nuestras posibilidades visuales y de atención, y a esto precisamente se debe que quienes usan el ordenador tengan que estar más descansados o mejor preparados visualmente para su uso.

EXIGENCIAS Y MITOS: Precisamente por esto, personas que padecen un pequeño defecto refractivo y que no usan gafas habitualmente para su vida normal ni para leer, enfrentados al trabajo del ordenador al cabo de unas horas se cansan y requieren el uso de gafas correctoras de estos pequeños defectos. Esto no es debido a que el ordenador les cause el defecto sino que les exige una mayor demanda a su visión y por tanto esta tiene que estar en perfectas condiciones de uso.

Los usuarios de ordenador tampoco se ven enfrentados a un mayor riesgo de padecer defectos refractivos. El relacionar su uso con el incremento de la miopía es también una mera hipótesis, hoy comprobada como falsa. La relación entre la actividad de lectura y la miopía viene de muy antiguo, y está relacionada en gran medida con el hecho histórico de que los miopes, sobre todo de mucha graduación, no podían ser en la antigüedad aptos para tareas tales como la caza, el trabajo o la guerra. Es por ese motivo que el miope se veía con frecuencia forzado como única salida a entrar en los monasterios o en actividades en las cuáles su visión de cerca, que es normal, les permitía desarrollar su vida.
Publicidad

En la Edad Media, los que podían leer y escribir eran en general monjes miopes, que por serlo no necesitaban gafas de cerca en edades incluso avanzadas. Por tanto, la relación entre el incremento de la miopía y la lectura es una creencia popular sin fundamento. El miope no debe pensar que por usarlas va a incrementar su miopía ni va a padecer ningún otro problema relacionado con la misma.

También, otros defectos de refracción tales como la hipermetropía o el astigmatismo, deberán de ser corregidos tan sólo para poder ver mejor y cansarse menos trabajando, pero no porque estos defectos sean agravados por el uso del ordenador.
Publicidad

FATIGA VISUAL: Un fenómeno que con frecuencia aparece asociado al uso del ordenador es la denominada "fatiga visual". La fatiga visual se manifiesta bajo diversos síntomas, entre los cuáles se encuentran dolor de cabeza, sensación de pesadez o picores en los ojos, enrojecimiento ocular. En ocasiones también pueden desencadenar crisis de jaqueca.

Estos síntomas aparecen al cabo de un rato de uso de la pantalla del ordenador, y por lo general indican que el paciente padece un defecto de refracción mal corregido. La graduación con gafas de su defecto consigue atenuar o hacer desaparecer por completo estos síntomas.

El uso del ordenador incluso en estas circunstancias exige tomar diversos momentos de descanso, puesto que la atención visual no es capaz de ser mantenida con la intensidad que se requiere durante periodos indefinidos de tiempo. Por lo general, suele ser recomendable descansar 15 minutos cada dos horas de trabajo en una actividad que exige el uso de la pantalla de ordenador de un modo exhaustivo.

Esa sensación de cansancio o fatiga visual, puede también deberse al excesivo contraste que tiene el brillo de las letras, por lo general negro de la pantalla. Por ello, son recomendables las pantallas que tengan las letras de color ámbar o de color sobre fondo azul claro, así como el utilizar algunos filtros neutros que atenúen los reflejos del fondo y de las letras, haciéndolos más similares.

Así, se hace más confortable el uso de la pantalla, si bien exige algo más de atención visual y por tanto para algunos sujetos puede conducir a agravar en ocasiones su sensación de fatiga. Existen gafas especiales que, sin graduación o con ella, permiten atenuar también estos síntomas, siendo éstas muy utilizadas en algunos ambientes dónde el uso de ordenadores es constante.

RECORDAR QUE: El uso del ordenador es completamente inofensivo desde el punto de vista visual es falso que su uso ocasione enfermedades oculares, o haga aparecer vista cansada o aumentar la miopía.

Es aconsejable el uso de filtros que atenúen el brillo de las letras de la pantalla del ordenador, encontrándose éstos incorporados a muchos ordenadores o pudiendo usarlos en forma de una gafa con o sin graduación.

La denominada fatiga visual es un fenómeno cuyos síntomas aparecen al cabo de algunas horas de uso del ordenador, y se manifiesta con sensación de picores, irritaciones oculares, dolores de cabeza y, a veces, dolor en los ojos. El efecto de las pantallas de ordenador sobre el usuario es idéntico al de una pantalla de televisión normal, siendo los rayos catódicos que emiten, inofensivos desde el punto de vista biológico. Es peor el magnetismo que producen.

Los ordenadores producen radiaciones no ionizantes (magnetismo, principalmente) como otro electrodoméstico y otras radiaciones ionizantes por las pantallas. En el feto estas radiaciones son más agresivas y se acumulan, aumentando la frecuencia de leucemias y linfomas si la acumulación es importante, es decir horas de exposición. No es que una embarazada no deba estar en el ordenador, pero si está 4 o más horas al día durante todo el embarazo, el riesgo de leucemia de su hijo puede duplicarse o triplicarse en relación a otro niño no expuesto a esta radiación. Aumenta el riesgo.

Puede ver más en: Radiaciones no ionizantes Radiaciones no ionizantes y Radiaciones ionizantes

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario
Publicidad