Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 1 Valoraciones

¿Se puede solicitar la invalidez permanente absoluta si se ha padecido un melanoma Clark III-Breslow?

Cáncer
>
Melanoma
>
Pregunta Actual

Pregunta

A mi mujer de 48 años le fue extirpado un melanoma Clark III-Breslow 1.125 mm, en miembro superior izquierdo, en julio.

En agosto se amplían márgenes y biopsia de ganglio centinela, con resultados negativos de infiltración tumoral. En septiembre inicia un tratamiento con Interferon alfa, el primer mes en régimen hospitalario con 32 megas, 5 días a la semana, y posteriormente 11 meses con 16 megas, 3 días a la semana.

Durante el mismo sufrió los típicos efectos secundarios del Interferon y entre ellos un cuadro depresivo que todavía le dura y del que está en tratamiento.

Mi pregunta es: ¿Podría entrar en la actualidad en un cuadro de invalidez permanente absoluta y en base a que fundamentos?

Respuesta

Un melanoma Clark III-Breslow 1,125 mm, sin ganglios afectados ni metástasis, significa un estadio II de la enfermedad.

El aspecto más importante para determinar el pronóstico a largo plazo es la clasificación de Breslow, que evalúa la profundidad de la lesión, y que en el caso de su esposa es de 1,125 mm en el momento del tratamiento.

Con esta profundidad, los estudios sobre supervivencia en el melanoma hablan de un porcentaje libre de enfermedad cercano al 100 % a los 5 años. Por tanto, prácticamente se hablaría de curación al final del proceso.

Otro aspecto diferente es si la enfermedad o el tratamiento han dejado secuelas que le impidan realizar una vida o trabajo normal o no. Entre esas secuelas se consideraría también a la depresión.

La determinación de si una situación de este tipo genera una incapacidad corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social a través de los Equipos de Valoración de Incapacidades, y viene determinada generalmente por una enfermedad o lesión que supongan una alteración continuada de la salud, imposibilitando la realización de una actividad profesional normal, bien por los síntomas que produce o por las secuelas funcionales permanentes que dejen.

Para que se pueda considerar este supuesto el trabajador tiene que haber estado sometido al tratamiento prescrito y después de haber sido dado de alta médicamente, presentar secuelas anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.
Publicidad

Evidentemente cada caso es único, y cuando se debe valorar que hay que tramitar esta petición depende de muchos factores, entre los que está el tipo de enfermedad, fase evolutiva, secuelas, tipo de trabajo, etc…

Por tanto, se debe valorar individualmente el mejor momento para acudir a este tipo de tribunales o si es mejor diferirlo.

En el caso de su mujer, la patología todavía está en evolución y ahora no será posible determinar a ciencia cierta las lesiones definitivas, incluyendo cual será la evolución de la depresión que padece.

Además suponemos que le programarán revisiones cada 6 meses (aproximadamente) hasta los 5 años. En estas revisiones se irá viendo y evaluando la evolución de la enfermedad así como si esta va dejando secuelas o no, con lo cual la situación puede cambiar.
Publicidad

Normalmente, en situaciones como la de su mujer, en que es preciso ver la evolución, primero se llega al plazo máximo de incapacidad temporal, y una vez extinguida esta se suele proceder a examinar al trabajador para determinar si existe una incapacidad permanente y el grado que le pueda corresponder.

Se exceptúan los casos en que sea necesario continuar con el tratamiento médico y por tanto, no sea posible determinar todavía en que situación definitiva quedará, siendo imposible dar una calificación definitiva. Esta situación no debería rebasar los 30 meses siguientes a la fecha en que se haya iniciado la incapacidad temporal.

Además, existen diferentes grados de incapacidad permanente, la cual se subdivide en alguno de los siguientes grados:
  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo.
  • Gran invalidez.
La incapacidad permanente parcial es la que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.
Publicidad

La incapacidad permanente total inhabilita al trabajador para la realización de todas las tareas de su profesión habitual, pero si puede dedicarse a otra distinta.

La incapacidad permanente absoluta es la que inhabilita por completo al trabajador para todo trabajo.

Finalmente, la gran invalidez se define como una situación de incapacidad permanente en la que como consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, se necesite la asistencia de otra persona para los actos esenciales de la vida diaria (comer, vestirse, desplazarse…).

En su caso, lo aconsejable es recabar todos los datos de la enfermedad y acudir con ellos a una consulta con un medico especialista en la valoración del daño corporal que, tras ver los documentos y realizar un examen físico para valorar las secuelas, haga un peritaje de su caso y les aconseje sobre la viabilidad del mismo, el tipo de incapacidad a pedir y cuando iniciar los trámites. Desgraciadamente, dado la actual situación de accidentes laborales y tráfico de nuestro país, hay un numeroso grupo de especialistas en este ramo por lo que no les será difícil acceder a uno de ellos en su ciudad de residencia.
foto de Dr. José Antonio Zumalacárregui
RESPONDIDA POR

Dr. José Antonio Zumalacárregui

Fecha de revisión: 25/04/2018

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario