Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Soy diabético y, tras operarme de cataratas, sufrí un derrame en el ojo que me están tratando con láser y fármacos ¿Es correcto el tratamiento?

Pregunta

Fui operado de una catarata en el ojo izquierdo, y a las 36 horas se me presentó un derrame en el ojo, que lo superé con el consejo del médico que me operó, estando algunos días durmiendo sentado en un sillón. Esto cedió, pero me quedó un coágulo en el centro del ojo, obstruyendo la visión.

Después de varios días, y midiendo la presión del ojo regularmente, se me trató en dos ocasiones con rayo láser, una vez la mitad y la segunda vez la otra mitad. Días después se me practicó un lavado del ojo en el quirófano, pudiéndose quitar el coágulo del centro, y quedando alrededor todavía algo. Me he estado tratando con diferentes gotas, lo último es Nefrin, Vexol y Refractil, se me dio otra sesión de láser y, a los 8 días, se me dará otra con el fin de desprender poco a poco lo que queda.

Aunque la visión me ha mejorado bastante, mi pregunta es si se está llevando a cabo mi recuperación correctamente, y si el derrame después de la operación se debe aque soy diabético.

Respuesta

Es bastante frecuente que en los diabéticos se afecte la retina, formándose hemorragias, pequeñas dilataciones vasculares (microaneurismas) y exudados, que son resultado de la pérdida de líquido desde los vasos anormales que se forman en la retinopatía diabética. Cuando estos vasos se forman en el nervio óptico tienen más probabilidad de sangrar que cuando se forman en otro lugar de la retina. Las hemorragias pueden suceder en el vítreo o ser prerretinianas. Las del vítreo (la sustancia que rellena el ojo) tardan más tiempo en desaparecer.

Todos los ojos con características de alto riesgo deben tratarse mediante fotocoagulación panretiniana, que es el láser que le han aplicado a usted. Este tratamiento se suele hacer por sectores, en distintas sesiones. Tras una panretinofotocoagulación deberá hacerse un control en 4 a 8 semanas. El objeto es que no crezcan neovasos que son los que potencialmente pueden sangrar o si llegan a crecer hasta el iris, pueden producir una elevación de la presión intraocular (glaucoma neovascular).

Publicidad

No hay que bajar la guardia en el tratamiento, porque a veces a pesar de utilizar el láser pueden quedar neovasos cuya eliminación completa puede ser difícil y en ese caso se podría plantear la cirugía vítrea.

Las complicaciones potenciales que pueden suceder en un diabético son: hemorragia vítrea, desprendimiento de retina traccional y rubeosis de iris (crecimiento de vasos a ese nivel)

Por todo ello, su tratamiento está siendo correcto, pero en cada revisión deberán controlarse la agudeza visual, la presión intraocular, visualización del fondo de ojo y ocasionalmente, realizarse una angiografía fluoresceínica para valorar la existencia de neovasos y de edema retiniano.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario