Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Sufro Hiperhidrosis en las manos y me gustaría saber más sobre un tratamiento quirúrgico llamado simpatectomía torácica

Pregunta

Desde pequeña sufro Hiperhidrosis en la palma de mis manos principalmente. He probado todos los productos existentes en el mercado y ninguno de ellos ha sido efectivo.

Investigando en Internet, descubrí que existe un tratamiento quirúrgico que consiste en una simpatectomía torácica.

¿En qué consiste dicha cirugía?

Respuesta

Antes de la cirugía debe informarse sobre el tratamiento con inyecciones de toxina botulínica para evitar este problema, ya que no son irreversibles como la cirugía.

Con el objeto de evitar la intervención quirúrgica, un equipo de científicos de la Universidad de Würzburg, Alemania, ha llevado a cabo un ensayo con 11 pacientes con hiperhidrosis patológica de distintos tipos en los que no había dado resultado ningún tratamiento con medicamentos.
Publicidad

Los resultados no pueden ser más alentadores. Las inyecciones subcutáneas de toxina botulínica diluida eliminaron los trastornos clínicos de hiperhidrosis en todos los pacientes.

Los efectos del tratamiento comenzaron a notarse entre dos y cuatro días después de la inyección, y la patología desapareció por completo en una semana. La mayor parte de los pacientes toleró bien la toxina y hubo muy pocos efectos secundarios, todos ellos de carácter leve. Eso sí, los beneficios del pinchazo no son permanentes.

Según ha observado el equipo investigador, la sudoración vuelve a ser abundante a los cuatro meses aproximadamente. Sin embargo, la solución está en volver a inyectar otra dosis para notar cómo la hiperhidrosis remite de nuevo.
Publicidad

Si tenemos en cuenta que tampoco la cirugía elimina el problema definitivamente y puede presentar complicaciones bastante serias, la alternativa de administrar tres inyecciones anuales a los pacientes no parece demasiado problemática.

A pesar de que aún falta por estudiar el efecto a largo plazo y las consecuencias en mujeres embarazadas y en las que están en periodo de lactancia, los científicos de este estudio se muestran optimistas con respecto al futuro de esta terapia.

En cualquier caso, ésta no sería la primera aplicación médica que se descubre para este tóxico capaz de llegar a provocar mareos, parálisis muscular, pérdida de visión y muerte por fallo respiratorio.

Su facultad para incidir en las funciones musculares sin causar debilidad o pérdida de sensibilidad significativas ha hecho de la toxina botulínica una de las mejores alternativas para tratar determinados problemas oculares y otras alteraciones del sistema nervioso central.

De hecho, desde 1989, el tipo A de esta toxina está aprobado por la FDA (Food and Drug Administration), en EEUU, bajo el nombre Botox para el tratamiento de dos problemas: el estrabismo y el cierre involuntario de los párpados.

También ha quedado demostrada su eficacia contra la espasticidad en enfermos con alguna parálisis, así como en los espasmos que se producen en un lado de la cara debido a la irritación del nervio facial.

Las inyecciones de toxina botulínica eliminan asimismo las arrugas de la expresión del rostro y las patas de gallo.

Comente con su médico estos aspectos y decidan entre los dos que tratamiento llevar a cabo.

El especialista que le puede asesorar es un Dermatólogo.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario