Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Tengo artrosis en las rodillas. Quisiera más información sobre la enfermedad y su tratamiento

Pregunta

Soy una persona de 57 años. Tengo artrosis en las rodillas y algo en los tobillos desde hace tiempo (aprox.4 ó 5 años), pero desde hace 5 meses estoy peor.

Hay días que me cuesta levantarme de la mesa y ponerme a andar. Cuando voy a dormir me duelen las rodillas. Hace menos de un año hacía excursiones con otras personas de 5 ó 6 horas, pero ahora no puedo porque tengo miedo a las bajadas. Voy a natación media hora cada día

Tomo Xicil por prescripción médica. Mi médico dice que tengo que andar pero como he comentado, a veces no puedo. Quisiera que me dieran información más exhaustiva y completa sobre el tema y además algún especialista de renombre a nivel catalán ó nacional.

Respuesta

Entendemos su preocupación y angustia por el problema que usted padece dado que parece que no se está logrando controlar, lo que supone un grave problema para su calidad de vida además de la presumible invalidez que le estará provocando.

Suponemos que usted está siendo tratado por un Reumatólogo, médico especialista en estas enfermedades, y que este la he confirmado que usted sufre esta enfermedad y no otras que dan clínica similar: artritis reumatoide, espondilopatías seronegativas, seudogota, etc...
Publicidad

Debe tener en cuenta que la artrosis es tan frecuente que no es raro que ante una clínica similar se de por hecho el diagnóstico, sin que se piense en otras causas.

Si esto no es así, es prioritario que usted contacte con algún Reumatólogo, ya que en su caso, lo primero es asegurarse de que es esta enfermedad y no otra la que sufre, y después tener claro a que subtipo pertenece, ya que según sea este, la evolución puede ser muy diferente.

En principio, la artrosis es una enfermedad degenerativa de origen desconocido y crónica, sin que exista un tratamiento eficaz conocido en la actualidad, aunque si se trata en su etapa inicial, en la que todavía no hay daños irreversibles, hay autores que afirman que puede evitarse el daño definitivo.
Publicidad

Las bases actuales del tratamiento de esta enfermedad son: intentar detener o rehacer la destrucción del cartílago, tratar los síntomas (dolor, rigidez, inflamación...), y en situaciones con indicación concreta o invalidantes, plantearse el tratamiento quirúrgico y finalmente, prevenir las disfunciones, comenzando el tratamiento antes de que aparezcan las complicaciones definitivas.

Para decidir un tratamiento individualizado, su Reumatólogo valorará el estadío y magnitud de su enfermedad, el número de articulaciones afectadas, su evolución, la clínica que le producen, cual es exactamente la causa del dolor (desviación mecánica, inflamación etc...), estilo de

vida del paciente...
Publicidad

Inicialmente, es prioritario llevar un estilo de vida adecuado, que incluya: ejercicio regular para evitar las rigideces, alternando con periodos de descanso para favorecer la descarga de las articulaciones, consejos posturales dependiendo del tipo de articulación afecta, y evitar

la obesidad, que es uno de los factores que agravan la clínica por el sobrepeso a que se somete a las articulaciones.

Los casos que se beneficien de una rehabilitación, es importante que esta se comience, para evitar que las rigideces de las articulaciones (por el dolor, derrames, deformidades, etc...) sean definitivas. Una adecuada rehabilitación minimiza las complicaciones y mejora el balance articular.

Para intentar estimular la formación del cartílago se utilizan de forma temprana una serie de fármacos, como: la glucosamina (Xicil que usted toma) que es un aminoácido que interviene en la formación del cartílago.

Su efecto puede no notarse hasta unos meses, ya que el tratamiento es largo. Otro fármaco de este tipo es el condroitín sulfato, componente del cartílago, y el ácido hialurónico que es un componente del cartílago, y en la artrosis su concentración es menor. Su administración intraarticular mediante inyecciones periódicas da resultados aceptables, aunque transitorios.

Dentro de los fármacos para tratar los síntomas están loa antiinflamatorios orales clásicos (llamados AINE o antinflamatorios no esteroideos), que por vía oral tiene resultados variables sobre el control de síntomas, y algunos efectos secundarios gastrointestinales (desde leves molestias, hasta hemorragias digestivas), y los potentes antiinflamatorios de la familia de los corticoides, muy efectivos para tratar la inflamación, pero con el inconveniente de numerosos efectos secundarios si se usan a largo plazo y sin control. Se suelen utilizar en forma de pulsos, sobre todo inyectados, para tratar episodios que de otra forma será imposible controlar. También pueden usarse ocasionalmente de forma crónica oralmente, pero siempre bajo la supervisión de un especialista (el Reumatólogo).
Publicidad

Finalmente quedaría el tratamiento quirúrgico para aquellos cuadros, que por sus secuelas, está indicada la intervención. Actualmente, las nuevas prótesis, de materiales ligeros e inertes, con escasas complicaciones, han hecho que se planteen intervenciones (sobre todo en pacientes jóvenes y activos) que antes se desechaban por riesgo de fracaso elevado. También se están empezando a utilizar, con resultados esperanzadores, el hueso de sustitución procedente de donantes (banco de huesos), aunque es una terapéutica todavía en fase incipiente.

Existe una Liga Reumatológica Española que agrupa a enfermos, asociaciones y médicos de España. En esta liga proporcionan información a los pacientes que lo solicitan sobre todo tipo de cuestiones relacionadas con las enfermedades reumáticas, y en ella pueden aconsejarle sobre su caso concreto.
Publicidad

Puede contactar con ello en la página web:www.lire.es o en esta dirección: Calle Cartagena 99, 2º B. Aptdo 28.002 Madrid.

Teléfono Nacional de Información al Paciente: 902 113 188

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario