Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Tengo mareos y tras un análisis de sangre me han mandado hacerme una prueba de volumen sanguíneo ¿Para qué sirve?

Pregunta

Tengo un problema que ya hace tiempo me viene dando síntomas y malestar. Me han hecho muchas pruebas y nada raro salvo en las últimas analíticas. Soy un varón de 27 años,1,86 y 88kg de peso.

Los resultados fueron:
- 6 millones de hematíes
- 53.8% hematocrito
- 350 mil plaquetas y 11 mil leucocitos.

Estas pruebas se las he llevado a un hematólogo de Madrid y me ha mandado hacerme una prueba de volumen sanguíneo y los resultados fueron:

- volumen sanguineo 6125 ml/kg
- volumen plasmatico 3125 ml/kg
- volumen eritrocito 3100 ml/kg
- masa esritrocitaria 34 ml/kg

Hasta dentro de un mes no tengo cita porque es un buen hematólogo y no tiene hueco. Les pediría que me informaran de algo al respecto puesto que sigo con mis mareos, aumento de la presión arterial, fatiga... ¿Puede ser debido a algo de la sangre?

Respuesta

Dada la complejidad de la consulta, han tenido que valorar el caso consultores de diferentes especialidades, concretamente Medicina Interna, Hematología y Medicina Nuclear.

Indicarle que como usted comprenderá, realizar por este medio una valoración de un problema tan complejo es difícil, pero intentaremos responder a sus preguntas. En principio, nos faltan muchos datos para la valoración del caso, incluyendo el más importante, la valoración en directo del paciente, suponiendo la imposibilidad de someterle a un interrogatorio y una exploración física, y esto siempre es una limitación importante en Medicina.

Con los datos que usted nos envía si podemos hacer unas consideraciones generales (que deben ser tomadas con cautela por lo anteriormente expuesto), los síntomas que usted refiere pueden ser debidos a muchos problemas, entre ellos épocas de estrés físico o psíquico, ansiedad, etc... dado que son síntomas muy inespecíficos.

Sin embargo, la persistencia de ellos, obliga a descartar que exista una causa "verdadera" (o enfermedad orgánica) que los esté produciendo. Suponemos que las diferentes pruebas realizadas para investigar los síntomas que usted presenta han descartado problemas metabólicos, cardiovasculares, neurológicos, etc…, y sería importante saber si en la exploración física han detectado o no un aumento del tamaño de su hígado o de su bazo.

En este contexto, suponiendo que las demás pruebas han sido normales, la alteración de su hemograma es la única pista que puede llevar a un diagnóstico, sobre todo si se han repetido y confirmado las alteraciones, y se han comparado con análisis previos para ver si esa alteración es nueva o ya existía antes.
Publicidad

En su analítica destaca un aumento de sus hematíes o glóbulos rojos, con unas plaquetas en el límite alto de la normalidad y un aumento ligero y más inespecífico de los leucocitos o glóbulos blancos. Estos hallazgos (si se han confirmado con un segundo análisis), unidos a una clínica de dolor de cabeza, cansancio, ruidos en los oídos, mareos, etc... deben hacer descartar una poliglobulia.
Publicidad

La poliglobulia es un término que solo refleja el aumento del volumen total de los glóbulos rojos en la sangre. Se define por la presencia (en varones) de hematocritos superiores al 55 % y hemoglobina superior a 18,5 gr/dl, ambos de forma mantenida en análisis sucesivos, ya que una alteración mínima y puntual como la suya (que no cumple estrictamente criterios de poliglobulia), podría ser un hallazgo ocasional que al repetir la analítica se pudiera haber normalizado. Sin embargo, la persistencia de los síntomas y de la alteración análitica, hace que su médico esté orientando el problema en descartar enfermedades que la pueden producir.

Dentro de las poliglobulias hay dos grupos muy diferentes:
Publicidad

  • Las secundarias a otras enfermedades o situaciones; por ej. en los fumadores severos (al producirse carboxihemoglobina, el organismo lo compensa aumentando el número de hematíes para captar más oxígeno), vivir o entrenar en altura, enfermedades cardiacas o pulmonares previas…. Situaciones todas ellas en la que existe una producción de hematíes compensadora de la falta de oxígeno, y también enfermedades renales o neurológicas en las que se produzca eritropoyetina, hormona que estimula la formación de glóbulos rojos. Además en procesos en los que la pérdida de líquido por cualquier razón (por ej, tras entrenamiento intenso o tras una diarrea importante) reduce la cantidad de plasma en sangre, aumenta relativamente la masa de hematíes (es un falso aumento, al recuperar el líquido los valore vuelven a la normalidad). El tratamiento con algunos fármacos (diuréticos, corticoides) también puede producirla, y finalmente existen algunos casos de predisposición familiar.

  • El otro grupo son las poliglobulias primarias, o enfermedad propia en sí, en las que se produce un aumento de la producción de hematíes por la médula ósea. Dentro de estas, la más frecuente, y que creemos que intentan descartar sus médicos, es la Policitemia Vera, enfermedad en la que hay producción excesiva en la médula ósea de precursores hematológicos, y que se traduce en un aumento de hematíes, leucocitos y plaquetas sangre periférica, lo que se detecta en las analíticas pero con un aumento sobre todo (y a veces, de forma única inicialmente) de hematíes. Su causa es desconocida, pero recientemente se ha descubierto que hay una mutación de un gen (JAK2) que está implicada en su aparición.
Publicidad

Suele ser difícil de diagnosticar, ya que progresa lentamente y da síntomas muy inespecíficos y presentes en muchas situaciones. Los síntomas son similares a los descritos por usted; cansancio, mareos, zumbidos en los oídos, sensación de cargazón en la cabeza, aumento de la tensión arterial... es muy típica la aparición de picor, que característicamente se agrava con el contacto con agua, y con el paso del tiempo aparece en el paciente una rubicundez facial (sobre todo en zonas dístales como las orejas, nariz...) que ayuda a sospechar el diagnóstico.

Para llegar a su diagnóstico, la pista inicial suele ser el aumento del nº de hematíes, hemoglobina y hematocrito. Una vez confirmado que los análisis son correctos, se debe investigar si hay procesos secundarios que puedan estar produciendo esta poliglobulia (estancia en altura, fumador severo, enfermedad concomitantes, etc...). Posteriormente, se mide la masa eritrocitaria para descartar que un volumen de plasma bajo este alterando ficticiamente los resultados, y que realmente existe ese aumento.

El diagnostico de polictemia vera suele ser de exclusión y se realiza ante un aumento de la masa eritrocitaria mayor de 36 ml/kg en varones (en su caso es de 34), saturación normal de oxígeno en sangre arterial y niveles de eritropoyetina disminuidos (que indicarían que el aumento de hematíes no es secundario a una hipoxia o falta de oxígeno), aumento del tamaño del bazo, y aumento de leucocitos (mayores de 12.000) y/o plaquetas (mayores de 400.000).

A pesar de que su masa eritrocitoria es normal, hoy en día se valora el porcentaje sobre el valor teórico, que no debe ser mayor del 25%. En su caso, para su edad, peso, altura y sexo, es del 32 % aproximadamente. Este dato no indica necesariamente la presencia de enfermedad, ya que es necesario cumplir unos criterios adicionales, pero si es necesario realizar más pruebas para confirmar o descartar este diagnóstico.

Desde el descubrimiento de la mutación en el JAK2, su diagnóstico es más fácil, ya que es posible realizarlo a través de la búsqueda de este dato, que está presente en un porcentaje elevado de las policitemias.

En su caso, a pesar de los datos analíticos límites, la persistencia de una clínica compatible y el aumento de su porcentaje de la masa eritrocitaria indican que se debe continuar el estudio antes de descartarla, por lo que lo indicado es que acuda a la consulta concertada con el Hematólogo, que le indicará una vez analizados los demás datos que usted disponga, si es necesario continuar el estudio o la descarta ya que existe otro diagnóstico.
foto de Dr. José Antonio Zumalacárregui
RESPONDIDA POR

Dr. José Antonio Zumalacárregui

Fecha de revisión: 27/03/2018

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario