Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Tengo un niño de dos años y lleva una semana con descomposición ¿Puede ser algo importante?

Pregunta

Tengo un niño de dos años y lleva una semana con descomposición. Al principio pensé que era porque se había resfriado, ya que también tosía y tenía mucha mucosidad. Pero le he estado dando el jarabe que me dijo la pediatra (Fluidasa) y se ha curado, menos la descomposición, que sigue igual.

El niño se encuentra bien, me come bien, juega como siempre, pero no se le pasa. Las heces son de color marrón-gris y bastante líquidas, aunque no del todo.

¿Puede ser que tenga algo más?

Respuesta

El cuadro que sufre su hijo es típico de esta fechas y no suele tener importancia. Suelen ser producidos por virus, como parece ser su caso, y suelen ser cuadros autolimitados, desaparen solos, solo hay que dar tratamiento sintomático.

Si el cuadro es producido por una toxoinfección alimentaria por salmonella (que es lo que habitualmente preocupa en nuestro medio), cursa con fiebre muy elevada, vómitos y diarrea abundante y de color verdosa. El estado del niño rápidamente se deteriora rechazando la alimentación, y el cuadro suele ser tan evidente, que los padres acuden rápidamente aun centro hospitalario. Evidentemente, no es su caso.

El caso que nos ocupa no parece de gravedad, y es normal que pueda durar unos días más, sin que eso suponga gravedad mayor, pero el dato de que el niño se encuentre bien es el más importante, ya que nos indica la levedad del cuadro y su buena evolución.

Por estar dos o tres días sin comer normal no pasa nada, pero es muy importante la ingesta de líquidos para evitar la deshidratación.

Debe acudir a un centro sanitario si hay fiebre elevada y persistente que no cede con el paracetamol, o si hay vómitos profusos que impiden que el líquido que toma sea tolerado, ya que entonces si puede deshidratarse. Por lo que nos refiere, su hijo ya ha pasado esta fase, por lo que no cereemos que deba temer por una posible deshidratación a pesar de que las heces sean líquidas. Otra cosa sería que fueran en un número inusualmente elevado, pero si fuera así el niño estaría decaído por la pérdida excesiva de líquido.

Por tanto, en su caso, si no hay datos de infección, ni otros datos de enfermedad (dolor abdominal, sangre en las deposiciones...) lo más probable es que se trate de un problema pasajero en relación a un virus. Es frecuente que los niños presenten con cierta frecuencia cuadros autolimitados que mejoran con dieta.

Hay una serie de consejos a seguir: Si el niño está bien y tolera alimentación variada, puede comer su dieta habitual, aunque pueden probar con una dieta astringente en base a arroz, pollo, zanahoria, manzana, etc... para ver si así se resuelve el problema que buscar más.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario