Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Tras extirpar un adenocarcinoma y realizarle quimioterapia por un cáncer de colon quiere hacerle una punción del hígado ¿Es normal?

Cáncer
>
Cáncer de colon
>
Pregunta Actual

Pregunta

Mi suegro un hombre extremadamente trabajador, que nunca sufrió de nada a lo largo de 66 años, el año pasado fue internado de urgencia con grandes vómitos, fiebre y un gran dolor en el vientre. Diagnóstico: Obstrucción Intestinal.

Le extirparon un Adenocarcinoma de 48 centímetros de largo, quedando sin poder tocar la parte del hígado, ya que en el mismo se encontraban unas pequeñas durezas y según el cirujano que lo opero, podían ser inofensivos o metástasis. Lo que le sacaron fue analizado y obviamente era maligno, luego a esto, y después de una muy pronta recuperación le aplicaron quimioterapia durante 6 largos meses.

En ese ínterin desapareció el oncólogo y comenzó nuestra larga travesía. Después de infinidades de tomografías, ecografías, análisis clínicos y radiografías, dimos con otro oncólogo que continuo con la quimioterapia.

Luego a ese tratamiento siguieron los estudios tomografías, ecografías, etc y el último informe fue ayer, luego de haber recibido el medico el resultado de la tomografía computada nos dice que con la misma no se puede observar bien clara una imagen muy pequeña existente en el hígado y quieren hacerle una punción en el mismo para analizarlo y nosotros ya no sabemos a quién consultarle ya que todos los oncólogos que vimos opinan de diferente manera, unos dicen que hay que seguir con la quimioterapia y otros que no.

Ruego a ustedes me puedan orientar si esta punción es conveniente o no.

Respuesta

Se trata de un paciente que fue sometido a una intervención quirúrgica, probablemente de carácter urgente, por presentar una obstrucción intestinal. Los cirujanos descubrieron la causa de la misma que era un cáncer de intestino grueso, sin que se precise en la consulta la porción del colon donde asentaba la lesión (ascendente, transverso, descendente, sigmoides o porción alta del recto).

Tampoco se hace referencia al resultado de la anatomía patológica de la pieza, lo que es fundamental para establecer el estadio clínico. En la evolución que ha seguido, tampoco se hace referencia al tipo de quimioterapia recibida así como la respuesta a la misma, en relación con la evolución de las lesiones hepáticas mencionadas, y/o los niveles de marcadores tumorales (fundamentalmente CEA).

Por estos motivos sólo podemos dar una respuesta muy general y son sus médicos especialistas oncólogos y cirujanos conjuntamente a los que corresponde tomar la decisión de la punción por los motivos que a continuación se citan:

Se trata de un tumor localmente avanzado hasta el punto de que motivó una obstrucción intestinal. Este hecho junto con los hallazgos quirúrgicos y los resultados del análisis patológico hicieron que el oncólogo optara por administrar quimioterapia.

Los resultados del tratamiento quirúrgico dependen principalmente del grado de malignidad y su influencia sobre la diseminación local y a distancia. Los cirujanos hemos aprendido que la resección realizada proporciona el máximo grado de paliación y que resecciones extensas y múltiples algunas veces pueden llevar a una curación inesperada. Cuando hay 2 ó 3 metástasis hepáticas (comprobadas) que presentan unas determinadas carácterísticas, puede considerarse su resección. Sin embargo una sola metástasis grande (comprobada) que requiera una hemihepatectomía reglada (operación muy importante y severa para el funcionamiento del organismo, que conlleva la extirpación de la mitad del hígado), debe dejarse sin tocar en una primera instancia y si continua solitaria en un plazo de 3 a 6 meses debe considerarse su tratamiento quirúrgico.
Publicidad

Estos hechos relacionados con la situación clínica del paciente, deben ser valorados en conjunto por el equipo médico que trata al paciente y corresponde al cirujano la decisión última de su realización.

Debe recordarse que en tumores de grados bajo y medio de malignidad, la incidencia de metástasis hepáticas es de aproximadamente un 10%, comparado con el 15% en tumores de alto grado de malignidad. Los pacientes sometidos a resecciones con intención paliativa (ya que la curación no es posible por lo avanzado del proceso) en presencia de metástasis hepáticas habitualmente sobreviven 1 ó 2 años.

Por regla general el tratamiento adyuvante se limita a pacientes con riesgo elevado de que se reproduzca el cáncer bien sea en una localización próxima a donde le fue extirpado o bien en forma de metástasis hepáticas (en la mayoría de las ocasiones). Hasta en cerca del 35% de los pacientes con carcinoma colorrectal se desarrollan metástasis hepáticas durante el curso de su enfermedad. Sólo un 15% de los mismos se benefician de la hepatectomía.

Antes de decidirse a realizar la resección hepática, se debe hacer una valoración estadificadora incluyendo TAC tanto de tórax como de abdomen y debe realizarse con el propósito de identificar cualquier invasión extrahepática antes previa a cualquier tipo de intervención quirúrgica.

De todas formas, existe cierta discusión en este punto y el tratamiento de estos pacientes con metástasis hepáticas sigue siendo muy complejo. Aunque las tasas de respuesta cuando se usa quimioterapia (5-Fu) sólo son del rango del 20% y quizá en la actualidad se mejoren ligeramente con el uso de nuevos agentes (CPT-11 entre otros) constituye el tratamiento más utilizado (a pesar de los efectos secundarios). No hay que olvidar los riesgos asociados a una hepatectomía.
Publicidad

Para terminar, he de volver a insistir que es a los médicos especialistas que tratan al paciente quienes disponen de todos los datos necesarios, a quienes corresponde evaluar el riesgo/beneficio de la prueba a la que se hace referencia y la repercusión que la misma puede tener sobre el pronóstico.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario