Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

¿Una tendinitis de sínfisis del pubis puede provocar sensación de micción?

Pregunta

¿Está relacionada la sensación de micción con una tendinitis de sínfisis del pubis y porque se produce esta lesión? ¿Podría estar relacionada con algún tipo de reumatismo debido al frío extremo que pasé días atrás?

Respuesta

Contestando a tu primera pregunta, en principio no está relacionada la sensación de micción de forma aislada con una “tendinitis de la sínfisis del pubis”.

Por lo que cuentas, puedes tener alguna infección de orina, o una uretritis. Para descartar una infección de orina, que creo que puede ser la causa de tus molestias, deberías consultar a tu médico de cabecera.
Publicidad

La llamada tendinitis se produce fundamentalmente por la realización de ejercicio intenso, sobre todo se da en futbolistas y en atletas velocistas.

Existen enfermedades comunes, no relacionadas con el ejercicio que pueden provocar dolores en la zona inguinal y pélvica, pero no creo que sea tu problema, ya que se asocian a muchos otros síntomas.

La tendinitis de sínfisis de pubis, es una manera un poco vaga de definir la patología que provoca un dolor en la zona inguinal, que está íntimamente relacionada con la realización de ejercicios intensos, sobre todo con deportes en los que se requieren aceleraciones intensas, cambios de dirección, saltos, trabajos en superficies embarradas, o trabajos con mucho peso, que obligan a utilizar a los músculos adductores (los que aproximan la pierna a la zona media del cuerpo) de forma muy intensa.
Publicidad

Para que te hagas una idea, hay dos tipos de dolores que definen bien lo que los futbolistas describen como osteopatía de pubis:

1.- El cuadro florido en el que el deportista, al acabar un esfuerzo intenso, partido de fútbol, baloncesto, etc. cuando se va quedando frío nota dolor en la parte superior del pubis, que aumenta al toser, defecar, o moverse en la cama. En ocasiones, el dolor se va hacia la zona del ano, testículo, o los músculos adductores. Este dolor va desapareciendo los días siguientes al esfuerzo, y vuelve a aparecer cuando repite otro esfuerzo.

Estos deportistas pueden estar meses e incluso años con esta sintomatología, sobre todo si entre los diferentes trabajos hay un periodo de descanso. Si no existe este descanso, los síntomas van aumentando hasta que el rendimiento desciende tanto que el jugador deja de ser competitivo.
Publicidad

La mayoría de los cuadros que vemos nos llegan en este último estadío. Aquí están afectados los músculos y tendones de los adductores del muslo, y los músculos de la pared abdominal. Aparece dolor cuando haces fuerza contra una resistencia al aproximar la pierna hacia el cuerpo, y al intentar hacer un movimiento con los músculos abdominales. La palpación en la zona del pubis, donde se fijan los músculos adductores y los del abdomen es muy dolorosa.

2.- Cuadros aislados. Existen otros cuadros que son intermedios y que involucran solo a una de las zonas afectadas.

Por un lado esta la llamada hernia del deportista, que es debida a una debilidad de la pared posterior del llamado canal inguinal (por donde aparecen las hernias inguinales comunes), sin evidencia de hernia. En este cuadro, el dolor es difuso, y se va hacia la zona del ano, ingle, musculatura abdominal, y hacia la zona de los músculos adductores. Duele al toser, hacer fintas, chutar, etc. Hay dolor en la pared abdominal, en la zona del anillo inguinal, pero no duele demasiado al hacer maniobras contra resistencia de los músculos adductores de la pierna.
Publicidad

Por otro lado, está la tendinitis aislada de los adductores, que provocan dolor localizado en los músculos adductores al hacer esfuerzos, y también al palparlos, no duele al toser, ni al defecar.

El tratamiento de esta patología incluye reposo, antiinflamatorios, y tratamiento fisioterápico de los músculos afectados. Si con esa medida no es suficiente, se puede hacer un tratamiento con mesoterapia, que consiste en pequeñas inyecciones justo debajo de la piel (intradérmicas) con antiinflamatorios y anestésicos. Si con todo ello no va y han pasado meses desde el inicio del tratamiento, se puede operar. Hay dos tipos de intervenciones que hacen desaparecer por completo los síntomas:

1. Refuerzo de la pared abdominal (la operación es como la de una hernia inguinal) más tenotomía de adductores (se corta un poco el adductor mediano que es el músculo que duele) para el cuadro muy florido.

2. Refuerzo de la pared abdominal, si el causante de los dolores es la denominada hernia del deportista.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario