Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 4 Valoraciones

Tengo un neuroma de Morton y van a realizarme la cuarta infiltración en un mes, si no mejoro deberán intervenirme ¿Qué consecuencias tienen las infiltraciones?

Pregunta

Tengo 33 años y el informe ecográfico del pie derecho indica que se identifica una imagen nodular hipocoica de aproximadamente 3,7 mm en el espacio interdigital 3º y 4º y otra de menor tamaño, de 3,2 mm, entre el 2º y 3º espacio, sugestivo de neuroma de Morton.

Hace un mes, me infiltraron dicho neuroma, me pusieron una segunda infiltración 10 días después y una semana más tarde, me realizaron la tercera infiltración. En tres días me realizan la 4ª infiltración y mis preguntas son: ¿No es muy corto el intervalo de tiempo entre una infiltración y otra? ¿Qué riesgos e inconvenientes tiene la infiltración? ¿Es cierto que produce osificación? ¿Cuántas infiltraciones máximas hay que realizarse?

Si las molestias no se me pasan con las infiltraciones, al final no me excuso de pasar por el quirófano y tengo entendido que las infiltraciones producen osificaciones. Quisiera saber que hay de cierto en esto y que por favor me aclarase todas las dudas.

Respuesta

El neuroma de morton es una afección de los dedos de los pies. Se produce un abultamiento de uno de los nervios que da sensibilidad a los dedos. Este abultamiento provoca un neuroma (callo) que comprime las cabezas de los metatarsianos produciendo dolor que se extiende a todos los dedos. Es más frecuente que aparezca entre el tercer y cuarto dedo del pie.

El tratamiento consiste en tratar de bajar la inflamación del nervio mediante las inyecciones de corticoides, y en utilizar plantillas que hagan que estas cabezas no se junten. Esta actuación puede eliminar parcial o totalmente el dolor. En caso de que no sea así, si las molestias son importantes, el siguiente paso es el quirúrgico, que se puede hacer mediante dos técnicas: la cirugía clásica abierta que trata de eliminar completamente el neuroma o la cirugía percutánea en la que se corta solamente una sección y por tanto suele tener una mejor recuperación.

Para las infiltraciones no hay una norma única, pero por lo menos se recomienda espaciar un mínimo de una semana entre una infiltración y la siguiente, pudiendo ser administrada con una diferencia de hasta dos meses. Si la infiltración es de corticoides, lo razonable es no infiltrar más de 4 veces en un año en la misma articulación, y normalmente no se ponen más de dos si el paciente no nota mejoría.

La inyección puede provocar una calcificación pericapsular (depósito de calcio alrededor de la capsula de la articulación) que es asintomática (no da síntomas), que no es lo mismo que una osificación, que es formación de hueso.

En cuanto a las posibles complicaciones de una inyección de corticoides, debe saber que realizada por un experto son muy raras, ya que dichas complicaciones son conocidas y se ponen los medios para que estas apenas ocurran.
Publicidad

Dentro de las complicaciones se pueden citar la infección, atrofia de la grasa subcutánea, exacerbación de una diabetes (rara), daño en el cartílago (sobre todo cuando la infiltración es dentro de articulaciones de carga como cadera, rodilla o tobillo), la ya comentada calcificación pericapsular asintomática, trastornos gastrointestinales, retención de líquidos, irregularidades menstruales y reacciones alérgicas.
foto de Dr. Juan María Santisteban Martínez
RESPONDIDA POR

Dr. Juan María Santisteban Martínez

Fecha de revisión: 29/03/2019

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario