Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

Tengo una fístula anal y quisiera información de la enfermedad y de la operación

Pregunta

Soy mujer de 33 años con un diagnóstico de fístula anal. Nadie me ha explicado todavía bien que es esto, pero estoy aterrada porque todos me dicen que la operación es muy mala y dolorosa.

¿Me podrían explicar en que consiste la fístula y como se opera? ¿Es cierto que es una operación tan mala?

Respuesta

En primer lugar, me gustaría tranquilizarla, ya que se trata de un problema muy frecuente en la consulta del cirujano, cuyo origen es infeccioso y que, en líneas generales, no suele presentar mayores complicaciones pero, de todas formas, le aconsejo acuda a su especialista en Cirugía General y Digestivo, quien tras explorarle, le explicará de una forma más concreta todo lo referente a su problema fistuloso y le evitará angustias de todo tipo.

En líneas generales, la fístula anorrectal (diferente de la fisura) consiste en una secreción purulenta (pus) más o menos crónica, a través de un pequeño orificio en una región cercana al ano. Dicho orificio puede tener diferentes aspectos, pero generalmente se trata de una elevación o grano en la piel próximo al ano, de color rojizo, del que se puede observar la salida del material antes referido. Al explorarse, dicho conducto fistuloso se puede palpar una pequeña induración o canalizarse a través de una pequeña guía o sonda y de esta forma podemos comprobar si está comunicado con el tramo final del intestino es decir, el recto o si bien se trata de un agujero ciego, que está infectado de forma crónica y es en dicho agujero, el lugar donde se fabrica el pus.
Publicidad

Cuando un paciente padece una fístula anal suele acudir al cirujano con esta molestia provocada por la secreción de líquido purulento (en ocasiones puede incluso ser sangre) a través del orificio que le provoca picores, irritaciones y ensuciar la ropa interior.

Desde un punto de vista más técnico, una fístula deberá tener cuando menos 2 aberturas y estar comunicada por un conducto hueco, mientras que otras patologías como el absceso (acúmulo de pus) tiene un conducto con solamente una abertura.

La mayoría de las fístulas anorrectales se originan en las criptas anales que son unas pequeñas glándulas en la unión anorrectal (al final del tubo digestivo). La cripta se daña o se infecta (criptitis) y la infección se extiende en los tejidos circundantes, esto ocasiona una infección localizada en dicha región y puede llegar a propagarse hacia los tejidos vecinos o buscar salida a través de el orificio cutáneo o al propio recto (fístula externa o interna).
Publicidad

Hay otra serie de tipos de fístulas que por su problemática no podemos tratar en esta respuesta.

No es infrecuente el poder encontrar más de un orificio y presentar diferentes aspectos, incluso alguna puede haber cicatrizado mientras que otras se encuentran en actividad.

Hay veces que se requieren exámenes especiales con exploraciones anoscópicas (introducción de un tubo a través del ano para poder visualizar directamente el orificio interno u otros problemas asociados) o introducción de contraste a través del orificio fistuloso para hacer radiografías del conducto o en otras ocasiones, realizar una exploración bajo anestesia en el quirófano.

En raras ocasiones, la fístula puede complicarse dando sobre todo problemas de tipo infeccioso que requerirán tratamientos urgentes con cirugía y antibioticoterapia.

Respondiendo de forma concreta a su pregunta, el tratamiento de las fístulas agudas pequeñas, en principio es conservador (sin cirugía) ya que pueden cicatrizar, pero en la mayoría de los pacientes el único tratamiento efectivo es la cirugía y ésta consiste en practicar la fistulectomía o fistulotomía y puesta a plano, es decir, extirpar el orificio y cordón fistuloso bajo anestesia (puede ser general o locorregional como en los partos). Hay situaciones en las que esta extirpación puede poner en peligro el cierre del ano, entonces el cirujano elegirá otra técnica diferente que le explicará debidamente. Las molestias derivadas de la cirugía son las normales para cualquier proceso anorrectal por lo que salvo excepciones, no se requieren medidas analgésicas especiales.

Espero haber aliviado, al menos en parte, sus temores ante la fístula anorrectal. De todas maneras, le insisto en acudir a su cirujano quien valorará y tratará su problema de forma personalizada.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario

Contenidos adicionales

Temas relacionados:
Quiste pilonidal
,
Fisura anal
Publicidad
Publicidad