Cuidados del Anciano

Higiene del anciano

Cuidados del Anciano
>
Higiene del anciano

¿Qué objetivo tiene?

  • Conservar la piel en perfecto estado de limpieza.
  • Colaborar en el mantenimiento del su estado de bienestar físico y psíquico.

¿Qué podemos observar?

  • Observar y valorar el estado psíquico y físico del anciano.
  • Autonomía funcional.
  • Estado de cansancio o fatiga.
  • Costumbres.
  • Opciones de higiene o baño.

¿Qué sería aconsejable en este caso?

  • Para realizarla correctamente se debe disponer del tiempo necesario.
  • Es conveniente informar al enfermo de los actos a efectuar y mantener la comunicación verbal durante la higiene.
  • La temperatura de la habitación debe ser agradable y la luz tamizada.
  • Tener todos los elementos a utilizar preparados de antemano.
  • Para respetar su intimidad, no dejar al enfermo totalmente descubierto y evitar la presencia de personas que no colaboren en la higiene.
  • En un principio ayudar a realizar las tareas de baño, aseo y progresivamente implicarlo en ellas, desarrollando así su independencia.
  • Valorar las dificultades reales que le impidan el autocuidado.
  • Ayudarle a incorporar hábitos de aseo si los que tienen son defectuosos:
    • Utilización de pañuelos.
    • Manejo de excretos y esputos.
    • Uso de la chata y conejo.
    • Lavado frecuente de manos.
    • Equipo mínimo de higiene.
    • Promover el aspecto aseado como forma de ser mejor aceptado por los demás.
    • Reforzar positivamente las conductas de autocuidados y limpieza.

¿Qué tipos existen?

Valorar el estado físico y psíquico del anciano:

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario

Guías a las que pertenece

Cuidados del Anciano
Publicidad
Publicidad