PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Autismo
  • Dislexia
  • Hiperactividad
  • Trastorno bipolar en adolescentes
  • NoticiasLos hospitales tendrán el control sobre la vacuna de la varicelaSanidad acuerda que sea de uso hospitalario y no se podrá adquirir en las farmacias bajo ningún pretexto....Una aplicación mide el estado de ánimo de los pacientes con trastorno bipolarDos jóvenes emprendedores de la Universidad de California en Berkeley han desarrollado una aplicación para móvil que mide el estado anímico de los pacientes con trastorno bipolar a partir del uso diario que estos hacen de su teléfono...
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Niño hiperactivo


    Niños que no prestan atención

    A menudo se observa que el niño "no puede prestar atención a la maestra" o que "causa problemas en la clase". Entre las varias razones para explicar este tipo de comportamiento hay una en particular que, por ser relativamente común, debe ser conocida por los padres. Se trata del Trastorno o Desorden de Déficit de Atención (DDA).

    Déficit de atención

    Aunque un niño con DDA desea ser un buen estudiante, tiende a ser impulsivo e incapaz de prestar atención debida en la clase. Los maestros, padres y compañeros saben que el niño se está portando mal, o que es "diferente", pero no saben exactamente qué es lo que anda mal. Es una situación que puede afectar al 3 % de todos los niños. Es diez veces más común en niños que niñas.

    Con frecuencia el DDA se acompaña de hiperactividad: los niños más pequeños tienden a correr y a trepar excesivamente; los niños mayores se notan inquietos y nerviosos. En contraste con el alto nivel de actividad que normalmente ocurre en los niños, en esta condición la hiperactividad es descuidada, muy poco organizada y carece de metas u objetivos definidos. Un niño que padece de DDA, con o sin hiperactividad, presenta varias de las siguientes características:

    • Dificultad al organizar su trabajo, dando la impresión de que no ha escuchado las instrucciones.
    • Se distrae con facilidad.
    • Sus trabajos son descuidados, sucios y, por su impulsividad, comete errores.
    • Interrumpe la clase con frecuencia con comentarios o actuaciones inapropiadas.
    • Tiene dificultad en esperar su turno cuando está en actividades de grupo.
    • No sigue las órdenes o instrucciones que se le dan o los pedidos que se le hacen.
    • Se le hace dificil mantenerse jugando el mismo tiempo que sus compañeros de clase de su misma edad.

    Sin el tratamiento apropiado, el niño o niña caerá progresivamente en atrasos permanentes en su trabajo escolar. Las relaciones con sus compañeros y amigos sufrirán debido a su falta de cooperación en los juegos y otras actividades sociales. Su amor propio se verá aún más afectado por el rechazo de sus amigos y las reprimendas repetidas de maestros y familiares, al no entender éstos cómo manejar su problema.

    Si un niño presenta problemas de comportamiento como los descritos, los padres deben pedir a su pediatra o médico de familia que les refiera a un psiquiatra o psicólogo infantil, que es el especialista más familiarizado con el Desorden de Déficit de Atención.

    En ocasiones, el uso de medicinas puede ser aconsejable, particularmente si el DDA está acompañado de hiperactividad. El psiquiatra infantil puede ayudar a padres, maestros y a las autoridades escolares a encontrar formas de enseñanza efectivas para estos niños con Desorden de Déficit de Atención.