Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 5 Valoraciones

Estoy embarazada y tengo IgG positiva e IgM negativa frente a Toxoplasma gondii ¿Cómo puedo saber que en el primer mes de embarazo no estaba infectada?

Pregunta

A las siete semanas de gestación, los análisis me indicaron que IgG frente a Toxoplasma gondii era positiva (43.1 U/mL); además la IgM resultó negativa.

Soy consciente de que en el momento en que me realizaron los análisis no tenía la enfermedad pero, mi pregunta es la siguiente: ¿Cómo puedo saber que en el primer mes de embarazo (cuando aún no me había hecho los análisis) no estaba infectada? Durante cuánto tiempo después de haber pasado la infección la IgM da positivo? ¿El valor 43.1 U/mL son los anticuerpos? ¿Son elevados? ¿Cuánto tiempo se necesitaría para crear dicha cantidad?

Respuesta

En general, este tema se ha magnificado en exceso, sobre todo en una época como la actual en la que la seguridad alimentaria es muy elevada y los controles veterinarios sobre nuestros animales domésticos muy importantes.

No obstante, su caso parece claro. Usted tenía un contacto con el Toxoplasma gondii en el primer momento de la realización de su analítica y es materialmente imposible dilucidar de cuándo data este contacto que le dejó la IgG positiva, bien es verdad que a títulos no demasiado elevados.

El dato de la IgM negativa garantiza la ausencia de enfermedad activa y, por si fuera poco, la lógica también. Lo comentamos porque, aunque usted no nos proporciona muchos o casi ningún dato al respecto, interpretamos que durante esas primeras seis o cinco semanas anteriores a realizarse la analítica, no estuvo enferma ni padeció ningún trastorno que pudiéramos pensar que se relacionara con la enfermedad de la que hablamos; de otra manera nos lo diría y sus médicos le habrían tratado. Por ello es que consideramos que su contacto con el Toxoplasma ha podido ser previo.

De todas maneras, la prueba definitiva nos la dará la confirmación del mantenimiento de la negatividad de la IgM y el no ascenso de la IgG en veces sucesivas y, más concretamente, en el segundo trimestre de su gestación (tampoco nos orienta sobre cómo ha ido su embarazo, de cuánto está ahora embarazada, qué medicaciones ha tomado, cuál es el desarrollo evolutivo de la gestación hasta ahora, si ésta ha finalizado ya, qué hallazgos ecográficos ha encontrado su ginecólogo, etc.).

Sea como fuere, y por abundarlo más aún, los ginecólogos preconizamos en nuestra asistencia la llamada visita preconcepcional, que permite realizar una serología previa a la gestación para planificar adecuadamente el mejor momento para su inicio de acuerdo con los deseos de la paciente y así despistar dudas o, incluso, desagradables sorpresas una vez iniciada la gestación. Ciertamente no creemos que haya sido aceptada como protocolizada por el sistema nacional de salud español dadas las diferencias entre unas y otras comunidades autónomas, pero los ginecólogos conocemos de sobra su importancia en orden no solo a la serología mencionada, sino a los suplementos de Levofolinato, el Ioduro potásico y demás medicaciones preparatorias que, sin duda, son ya de su conocimiento.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario
Publicidad
Publicidad