PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Hongos
  • Hongos en las uñas
  • Eritrasma
  • NoticiasEl verano eleva el riesgo de infecciones en los piesEl riesgo de papiloma plantar aumenta sobre todo en la población infantil, por el mayor contacto directo que se produce en las piscinas. En el pie suele aparecer entre los 6 y 18 meses posteriores a la infección. Calzado y calcetines deben ser transpirables para evitar el exceso de sudoración. ...Los niños con dermatitis atópica que saben cuidarse sobrellevan mejor su enfermedadEn el Hospital Universitario HM Torrelodones se ha llevado a cabo un taller para enseñar a niños de 3 a 8 años el cuidado de la piel atópica y como sobrellevar esta enfermedad en su vida cotidiana....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Pie de atleta


    Otros nombres
    • Epidermofitosis interdigitoplantar

    • Tiña podal

    • Tinea pedis

    Definición y epidemiología

    El pie de atleta es en la actualidad la micosis más frecuente. Es extremadamente contagiosa, de curso crónico con brotes irregulares y picor variable, a veces muy intenso. Afecta a los pliegues interdigitales o subdigitales, las plantas de los pies y, en ocasiones, al dorso de los pies. Incluso es habitual comprobar lesiones a distancia.

    Casi siempre se debe a hongos antropofílicos (que afectan a humanos), como la Tiña rubrum, la Tiña mentagrophytes y Epidermofitos floccosum que pueden actuar de forma combinada, concurrente y consecutiva produciéndose el contagio casi siempre de forma indirecta, sobre todo a partir del suelo de duchas y piscinas públicas, toallas, moqueta de hoteles, etc., o mediante el uso de los mismos calcetines y calzado por varias personas.

    Ello explica la gran facilidad con que suceden recidivas y/o reinfecciones, incluso después de tratamientos bien realizados, y que la incidencia sea mayor en jóvenes. También aumenta el riesgo la humedad (hiperhidrosis) y maceración a causa del empleo de calcetines y de calzado poco o nada permeables como suele ocurrir en soldados, agricultores, mineros, etc.

    Clínica

    La tinea pedis se expresa principalmente de tres formas distintas: intertriginosa (en pliegues), seca y queratósica y dishidrosiforme, que pueden coexistir, sucederse y sobre infectarse por cocos piógenos, corinebacterias y microorganismos Gram negativos. Salvo cuando el agente responsable es el E. floccosum, la participación ungueal (de las uñas) es muy rara.

    TINEA PEDIS INTERTRIGINOSA

    La tinea pedis intertriginosa afecta a las comisuras interdigitales y pliegues de flexión donde desde el principio la maceración causa un aspecto blancuzco de la piel y mal olor. Pronto se desarrollan fisuras muy dolorosas y, a los lados, placas eccematosas, descamativas, pruriginosas (que pican) o dolorosas que a veces se extienden a los pulpejos, zona anterior de la planta y dorso del pie.

    TINEA PEDIS SECA Y QUERATÓSICA

    Este tipo suele ser bilateral y bastante simétrica en arcos plantares y bordes donde, por confluencia de pequeñas zonas enrojecidas y con descamación se forman extensas placas con pequeñas vesículas y con un collarete escamoso que ocasiona picor de intensidad variable. Si la infección se debe a la Tiña rubrum (hongo especifico) es habitual que ocurra una hiperqueratosis (zonas endurecidas) "en sandalia", profundas fisuras muy dolorosas, alteraciones ungueales (en las uñas) especificas y, además, que participen las plantas.

    TINEA PEDIS DISHIDROSIFORME

    Suele afectar a la bóveda plantar, superficies laterales y pulpejos de los dedos, donde se caracteriza por placas rojas, con picor o quemantes, llenas de ampollas, engastadas en la piel cuyo contenido al principio es un liquido claro y después purulento. Cuando se secan originan costras adherentes y si se rompen por el roce o rascado aparecen heridas húmedas con descamación. Luego se añaden lesiones intertriginosas (en los pliegues) y la inflamación y la sobreinfección pueden ser tan intensos que dificulten la marcha.

    Estas lesiones pueden aparecer también en las manos.

    Evolución de la tinea

    La tinea pedis evoluciona con desesperante cronicidad, alternando períodos casi asintomáticos con otros más intensos y exacerbaciones muy agudas en primavera - verano que, en ocasiones, llegan a hacer muy difícil la vida normal e impiden la practica de cualquier deporte e incluso la posibilidad de andar.

    Prevención

    Ante cualquier proceso dermatológico en los pies, acuda a su médico a fin de que este establezca el diagnostico y tratamiento adecuado. No obstante es importante observar una serie de medidas higiénicas que eviten en lo posible el contagio de una de estas formas de micosis:

    • Higiene diaria y profunda de los pies.
    • Procurar no utilizar calzado o calcetines de otras personas.
    • Cambiar el tipo de calzado y calcetines cuantas veces sean necesarias, para evitar la humedad que favorezca el desarrollo de estos hongos.
    • Empleo de antitranspirantes locales para controlar la excesiva sudoración.
    • Utilizar zapatillas de baño cuando acudamos a vestuarios de lugares públicos y evitar usar toallas de otras personas.
    infografía gentileza de consumer eroski