PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Betacarótenos
  • NoticiasEsperanza para el cáncer de cérvix avanzadoUn nuevo tratamiento desarrollado y experimentado en el Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona mejora la supervivencia de las pacientes con cáncer de cérvix (cuello uterino) y reduce un 30% la mortalidad por este tipo de tumor....Dos dosis de la vacuna tetravalente contra el VPH podrían ser suficientesDos dosis de la vacuna contra el papilomavirus serían igual de eficaces que las tres que se administran actualmente...
    Leer todas


    PUBLICIDAD



    A mi pareja le han salido unas verrugas en la pelvis y está al a espera de resultado. ¿Puedo estar yo con contagiado aún sin síntomas?
    Pregunta:

    A mi pareja le han salido unas verrugas en la pelvis. Consultó a un especialista, le hicieron pruebas para ver sin son malignas o benignas.

    ¿Cree usted que debo hacer algún tipo de analítica por si me ha contagiado si en su caso es contagioso? Yo visiblemente no tengo nada. ¿Puedo seguir manteniendo relaciones sexuales con ella?

    Respuesta:

    En primer lugar debe aclarar con su médico si se trata de verrugas o papilomas, ya que pueden ser lesiones benignas o fibromas que no tiene nada que ver con la información posterior.

    Por lo que describe puede tratarse de una infección por virus del papiloma humano, lo cual es contagioso por contacto sexual, y hasta no tener una diagnóstico preciso en ambos miembros de la pareja, y tratado, debería tomar precauciones y usar preservativo.

    El condiloma acuminado aparece como lesiones epiteliales papilares que pueden ser simples o confluentes, localizadas en el vestíbulo, perianales, perineales, vaginales, etc., relacionadas con transmisión sexual y pueden progresar a neoplasia intraepitelial de la vulva.

    El diagnóstico se realiza por observación directa y la aplicación de ácido acético más la observación con el colposcopio; además, para precisar el tipo de virus existen análisis para detección del tipo de virus en la sangre mediante técnicas de la reacción de la polimerasa y la hibridación del DNA.

    En el hombre los condilomas o verrugas son papilomas mucocutáneos que se ubican en el prepucio y glande y pueden llegar a estar situados en la uretra.

    Las lesiones son provocadas por un papovavirus transmitidos habitualmente por contaminación sexual.

    Algunas lesiones pequeñas pueden involucionar espontáneamente, en cambio otras lo hacen en forma expansiva extendiéndose rápidamente a las áreas vecinas (condiloma acuminado).

    Algunas veces pueden desarrollar cáncer de pene y en la mujer carcinoma de vagina y/o cuello uterino.

    Los virus que desarrollan estos procesos se encuentran englobados en los HPV (Human Papiloma Virus). Existen más de 50 serotipos diferentes de HPV. Los tipos 6, 11, 16 y 18 han sido identificados con capacidad de provocar lesiones genitales. Los tipos 6 y 11 dan lesiones benignas. Los tipos 16 y 18 pueden dar lesiones malignas. La importancia de la ulterior tipificación mediante analítica de las lesiones radica en la importancia de transmisión de elementos cancerigenos (HPV 16 y 18) a la pareja.

    En el hombre, la sintomatología es escasa al comienzo. Si existe fimosis, la papilomatosis puede ser grande, hasta que sea descubierta por el paciente que consulta por secreción serosa, seropurulenta o serohemorrágica por el orificio fimótico. Por lo general son descubiertas casualmente al hacer la higiene balano prepucial.

    En determinadas circunstancias, el paciente debe ser examinado a pedido del ginecólogo que ha encontrado lesiones de HPV en el cónyuge o partenaire sexual.

    Las lesiones en el hombre pueden presentarse como una pequeña excrecencia de tipo verrugoso que asienta más frecuentemente en los pliegues del frenillo y ocasionalmente en el glande y uretra glandelar. Otras veces se encuentran varias de estas excresiones en forma arracimada en carpeta pudiendo invadir todo el prepucio. Si se observan papilomas en la uretra glandelar deberá hacerse uretroscopia para detectar otros en el recto de la uretra anterior para su ulterior tratamiento.

    Habitualmente, si no hay infección agregada no se acompañan de adenopatias o ganglios.

    Las lesiones, habitualmente, se presentan como papilomas o condilomas arracimados o en forma plana (condilomas planos). La forma de condiloma plana raramente es notada por el paciente y debe ser el medico quien la investigue (penoscopia).

    Diagnóstico
    a) De orientación, toda pareja con lesiones probadas o sospechadas en la mujer de ser portadora de lesiones por HPV debe ser estudiada en conjunto. El varón puede tener o no lesiones clínicas o subclínicas.

    b) De presunción: se hace en base a:
    - Interrogatorio de la pareja o datos aportados por el ginecólogo de la mujer.
    - Examen clínico.
    - Penoscopia.
    - Hisopado uretral.

    c) de certeza, se hace mediante:
    - Histopatología.
    - Técnicas de hibridación de ADN, en análisis de sangre.
    - Técnicas de inmunomarcación, en análisis de sangre.

    La penescopia: es la observación magnificada de las lesiones subclínicas en portadores o sospechosos. El área sospechosa, es topicada en una solución de ácido acético al 5% y luego observada con lupa o un colposcopio. La lesión frecuentemente plana se observa como pequeños punto o áreas blanquecinas con puntillado vascular central. Una vez identificada debe hacerse una biopsia para certificar el diagnóstico y tipificar el virus.

    Las lesiones papulares pueden ser tratadas con:
    - Podofilino: se emplea solución al 25% alcohólica de tintura de Benjui o de Bensoina.
    - Fluouracilo: puede ser empleado en forma de crema en lesiones externas.
    - Ácido Tricloroacético (topicaciones).
    - Electrocoagulación.
    - Criocirugía.
    - Rayos láser de dióxido de carbono.

    Lo dicho, debería acudir a un dermatólogo especialista en enfermedades de transmisión sexual y cuidarse de relaciones sin preservativo hasta que el problema se solucione.

    Consultas atendidas por el equipo médico de tuotromedico.com
    ¿Qué médico me puede tratar?