Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 6 Valoraciones

Sufro reflujo gastroesofágico y tengo mucho dolor de garganta y flemas ¿Es normal?

Pregunta

Soy paciente con diagnóstico de reflujo gastroesofágico y mi interés es conocer más acerca de esta enfermedad y sus síntomas, ya que en mi caso, no siento acidez ni tengo lesiones en el esófago, pero si me corta la respiración y me provoca como asfixias.

Me están tratando con las siguientes medicinas Montelukast sódico (Singulair), Nizatidina y Movipride (Bromovripe). Lo anterior se lo escribo porque estoy confundido en el sentido si puede ser gastroesofágico o laringofágico, debido a la cantidad de flema y tos que me provoca y dolor de garganta.

Respuesta

Parece, por lo que cuentas, un cuadro claro de reflujo gastroesofágico. Hasta el 40% de la población lo sufre en mayor o menor grado. No todos los pacientes presentan por este cuadro lesiones esofágicas asociadas. Si la regurgitación ácida pasa a la vía aérea (p. ej. durante el sueño), se producirá tos, disfonía e incluso una laringitis, por la lesión del pH ácido en la vía aérea. En los pacientes que presentan pocos síntomas no es necesario inicialmente realizar estudios complementarios, sino que vale con el diagnóstico clínico.
Publicidad

Las medidas terapéuticas a seguir suelen ser: elevación de la cabecera de la cama si hay síntomas nocturnos, evitar acostarse durante dos horas después de la última ingesta, comidas poco copiosas, evitar aquellos alimentos que el paciente sabe por experiencia que le producen reflujo (uno de ellos suele ser el alcohol, además de las grasas, chocolates, picantes, etc.). Además, se deben evitar las ropas ajustadas y el sobrepeso y restringir el tabaco.

Si persisten síntomas se dan antiácidos tipo Ranitidina flag, que es de rápida acción. Dos tercios de los pacientes recidivarán al suspender el tratamiento y se puede plantear entonces hacer una endoscopia (o si no han mejorado desde el principio) y ver si hay esofagitis asociada. Si la hay, se siguen los consejos generales y se añaden procinéticos (Metoclopramida, Domperidona, Cisaprida) asociados a anti H2 por vía oral. Con este régimen suelen curar las lesiones en 8-12 semanas. Si aún así no mejoran, se asocian inhibidores de la bomba de protones que consiguen inhibir la secreción en un 90 % de los casos.
Publicidad

La cirugía se reserva al fracaso del tratamiento farmacológico progresivo o existencia de una esofagitis grave, sobre todo en pacientes jóvenes. Hoy en día solo se suelen operar un 5 a un 10 % de los casos. Se suele realizar por abordaje laparoscópico, realizándose una funduplicatura. La intervención es relativamente agresiva, no estando exenta de sus complicaciones, por lo que se debe sentar correctamente la indicación.

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario