Enfermedades Comunes

de 4 Valoraciones

Hernia discal

Enfermedades Comunes
>
Hernia discal

¿Qué otros nombres tiene?

  • Radiculopatía discal

  • Hernia de disco

  • CIE-9: 722.0

  • CIE-10: M51.2

¿Qué es una hernia discal?

La hernia discal es una patología en la que parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa presionándola y produciendo lesiones neurológicas.

La columna vertebral está formada por 33 vértebras (7 cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares, 5 vértebras fusionadas que forman el sacro y 4 vértebras fusionadas que forman el cóccix ). Entre cada vértebra existe un disco invertebral. Este disco invertebral contiene una parte exterior llamada anillo fibroso y una parte central gelatinosa llamada núcleo pulposo que proporciona amortiguación.

protusión disco intervertebral

Figura 1: Disco intervertebral

¿Cuál es la causa que lo provoca?

El disco intervertebral es un cartílago situado entre las vertebras de la columna vertebral. Tiene la función de amortiguador del choque entre los cuerpos vertebrales.

El disco puede dañarse por traumatismos o por cambios degenerativos diversos. La salida del núcleo pulposo hacia el canal vertebral (protusión), a través del anillo fibroso postero-lateral (ligamento amarillo), provoca un estrechamiento del canal intervertebral y como consecuencia se produce la compresión de la raíz nerviosa (nervio raquídeo).

protusión disco intervertebral

Figura 2: Protusión de disco intervertebral

Si la presión es débil se altera la sensibilidad, si es mayor se altera la función motora. Esto es debido a que en la superficie la raíz nerviosa tiene las terminales sensitivas (por lo que se dañan ante presiones leves) y en el interior se encuentran las terminaciones motoras, aguantando más la presión suave y dañándose si la presión es intensa.

¿Cuáles son los síntomas de la hernia discal?

Los síntomas dependen en gran medida de la zona de la columna vertebral donde se produzca la hernia de disco.

columna vertebral

Figura 3: Columna vertebral

  • Hernias de disco cervicales
    • Si la lesión se produce a nivel de las vértebras cervicales C5-C6 se comprime la sexta raíz con dolor en el antebrazo, en el brazo superior y en el dedo pulgar, flacidez del músculo del bíceps y reducción del reflejo del bíceps.
    • Si es a nivel cervical C6-C7 se comprime la raíz séptima con aparición de dolor en el dorso del hombro, dorso del brazo y en los dedos índice y medio, con flacidez del músculo tríceps y una reducción del reflejo del tríceps.
  • Estos síntomas se agravan al toser o estornudar.
  • Hernias de disco lumbares (las más frecuentes)
    • Si la lesión es a nivel de las vértebras lumbares L4-L5 se comprime la raíz L5 por lo que se observa alteración sensitiva en la parte lateral de la pierna, dorso de pie y los tres dedos mediales del pie. Se altera la flexión dorsal del pie y de los dedos mediales.
    • Si la lesión es a nivel de L5-S1 (unión del lumbar con el sacro) se comprime la raíz S1 produciéndose la pérdida sensitiva en las partes laterales del pie y de los dos dedos extremos del pie. La posición de puntillas del pie se altera y la flexión plantar del pie y dedos también.
  • En ambos casos se produce dolor en las partes laterales y posterior del muslo. El dolor de estas lesiones se agrava con la tos, estornudos o el alargamiento del nervio ciático.

¿Cómo se puede detectar?

Los síntomas y la exploración de la sensibilidad, movilidad y reflejos motores nos ofrecerán un mapa perfecto de la posible raíz afectada. Por ello tan solo nos queda confirmar el proceso mediante una RMN (Resonancia Magnética Nuclear) ó un TAC (Tomografía Axial Computarizada).

En ocasiones se plantea realizar un estudio de la conducción nerviosa mediante una exploración electromiográfica.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

Lo primero es intentar parar el traumatismo continuado con un descanso total.

  • A nivel cervical (del cuello) mediante un collarín, aplicado muchas horas al día. También se puede intentar una tracción de estiramiento del cuello suave y mantenido con un peso de 10-15 Kg durante 30 minutos 2 ó 3 veces al día.
  • A nivel lumbar se debe plantear el descanso total tumbado en cama, boca arriba. Se puede asociar el tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios o relajantes musculares.

Ambos tratamientos deben prolongarse por un periodo de tres a cuatro semanas para esperar una recuperación total.

La terapia de quimionucleolisis con quimopapaina está en desuso, los éxitos eran impredecibles y los efectos secundarios frecuentes.

Si el cuadro no mejora debe de plantearse una intervención quirúrgica.

  • Laminectomía + discetomía
    • Esta técnica se realiza mediante anestesia general.
    • Se accede a la columna a través de la espalda, se realiza un curetaje del núcleo pulposo herniado y se rompe la lámina de la vertebra. De ésta forma la raíz nerviosa queda descomprimida al darle más tamaño al canal de salida intervertebral del nervio.
    • La recuperación inicial es de 3 o 4 días, para seguir en descanso total por un periodo variable de 2 a 4 semanas.
    • A partir de este tiempo se deben comenzar unos ejercicios de rehabilitación para conseguir una recuperación aceptable.
  • Nucleotomía percutánea
    • Esta técnica se realiza mediante anestesia local y sedación.
    • Se accede a la columna con una lente y el cirujano puede realizar la operación a partir de las imagenes que observa. Se extrae el nucleo pulposo mediante aspiración.
    • Se procede al alta el mismo día de la operación y apenas produce dolor después de la operación.
    • Se puede volver a retomar la actividad diaria a los 10 o 12 días de la operación
    • No es adecuada en todas las situaciones

¿Cuáles son las expectativas?

En la mayor parte de los casos el dolor de espalda permanece por 1 ó 2 años, las alteraciones neurológicas son más agradecidas a corto plazo. Si se realizan ejercicios adecuados y se controlan bien los movimientos con pesos y otras actividades la recuperación casi total puede obtenerse en 3 años.

Fecha de revisión: 26-01-2018

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

  • Apley and Solomon’s System of Orthopaedics and Trauma (10th Ed) 2018, Ashley W. Blom, David Warwick and Michael R. Whitehouse, ISBN: 978-1-4987-5167-4, Pag. 464. (Inglés)

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario