PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Cáncer de Testículos
  • NoticiasLos hombres jóvenes no consultan sus problemas de salud sexual por vergüenzaEl tiempo medio que tardan los hombres en asistir a la consulta es de hasta 41 meses. Además, la teleconsulta ha aumentado considerablemente entre los que se avergüenzan por acudir a un especialista...Los hospitales tendrán el control sobre la vacuna de la varicelaSanidad acuerda que sea de uso hospitalario y no se podrá adquirir en las farmacias bajo ningún pretexto....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Hidrocele


    Definición

    Un hidrocele testicular -- del griego "hidro" (agua) y "cele" (tumor) -- es una colección de fluido acuoso dentro de la funda que sujeta el testículo (o escroto). Normalmente esta funda contiene justo el suficiente líquido para lubrificar el testículo.

    El hidrocele se desarrolla o porque el organismo produce más líquido del necesario (inflamación del testículo y sus apéndices), o porque el escroto no absorbe el suficiente (obstrucción linfática o venosa).

    Los hidroceles son una causa muy común de inflamación escrotal y pueden darse en uno o en los dos testículos. El hidrocele puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en los hombres mayores. Generalmente no producen síntomas molestos.

    A- Testículo | B- Epidídimo | C- Conducto Deferente |
    D- Próstata | E- Vejíga Urinaria | F- Uretra

    El hidrocele congénito suele asociarse a otras alteraciones congénitas de testículos y escroto (criptorquidia, etc).

    Diagnóstico

    Para ayudar a diferenciar el hidrocele de un tumor u otra causa de inflamación, el médico debe palpar el área inflamada cuidadosamente e introducir una luz en el escroto. Si la inflamación es un hidrocele, la luz brillará a través del escroto. Puede ser necesario también en algunos casos un examen con ultrasonidos (ecografía).

    Tratamiento

    El hidrocele no es grave. Generalmente no necesita tratamiento a no ser que el escroto esté tan inflamado que sea muy incómodo.

    Cuando el hidrocele necesita tratamiento, se utilizan dos opciones:

    • Cirugía (casi siempre).
    • Aspiración con aguja. En algunos casos, es posible extraer el fluido con una aguja y jeringuilla. Este procedimiento es muy simple, pero como el fluido tiende a acumularse otra vez, no se suele aplicar. Además, la aspiración con aguja es potencialmente arriesgada por la posible introducción de una infección. Por ello la aspiración sólo se utiliza en pacientes con alto riesgo en cirugía.