Lesiones Deportivas

de 1 Valoraciones

Codo de tenista

¿Qué otros nombres tiene?

  • Epicondilitis lateral

  • Epicondilitis medial

  • Codo de golfista

  • Codo de nadador

  • CIE-9: 726.32

  • CIE-10: M77.1

¿Qué es el codo de tenista?

El codo de tenista o epicondilitis es una lesión de los músculos y tendones en la cara lateral externa del codo, que procede de un sobreuso o de esfuerzos repetitivos de los extensores de la muñeca.

La contracción repetida de las fibras musculares del antebrazo genera una tensión localizada en los puntos de inserción de los tendones en el hueso del codo.

Aparece en múltiples deportes como el tenis y otros deportes que utilizan raqueta o pala, lanzadores, jugadores de golf, trabajadores manuales y músicos.

¿Cuál es el mecanismo de la lesión?

Existen principalmente dos tipos de lesiones:

  • Epicondilitis lateral
  • Epicondilitis medial
Epicondilitis lateral

epicondilitis lateral codo de tenista

La lesión más frecuente de extremidad superior en el tenis es la lesión lateral de codo, resultado de un esfuerzo excesivo o repetitivo sobre los tendones extensores del antebrazo, en particular los del músculo extensor corto del carpo.

Es más frecuente en el jugador amateur de tenis y la lesión suele ser resultado de un revés con mala técnica (golpear la bola a contragolpe, cargando la energía sólo en el antebrazo, en vez de en todo el brazo desde el hombro) o de un potente saque de smatch en el que se combinen pronación (palma hacia abajo) y flexión rápida de la muñeca, cargando todo el esfuerzo en los referidos tendones extensores del antebrazo.

Epicondilitis medial

epicondilitis medial

La epicondilitis medial es menos frecuente, y ocurre de forma característica con actividad flexora y pronación simultáneas de la muñeca, como puede ocurrir en el tenis:

  • Al final de la volea, cuando el jugador flexiona rápidamente la muñeca para llevar la raqueta hacia delante.
  • En la primera fase del saque, cuando se localiza todo el esfuerzo en los tejidos mediales del codo.
  • También existe el llamado "codo de golfista" que se da en el codo derecho de un jugador de golf diestro cuando lleva a cabo un swing defectuoso con el tronco rígido.
  • Y el llamado "codo de nadador", que se da por falta de técnica en algunos estilos de natación, especialmente espalda.

Debe tenerse en cuenta que la epicondilitis no se limita a jugadores de tenis, golf, béisbol o nadadores, sino que se puede dar en cualquier actividad que ponga los compartimentos medial o lateral del codo bajo esfuerzos repetitivos similares (martillear, uso de destornilladores, o incluso trabajo de ordenador, etc.).

¿Cuáles son los síntomas del codo de tenista?

De forma general, en toda epicondilitis puede notarse dolor al sujetar o agarrar objetos, falta de fuerza en el antebrazo, y dolor a la presión en el codo, en los puntos de inserción de los tendones.

Los síntomas dependerán del tipo concreto de epicondilitis. Los más comunes son:

  • Dolor en la zona externa del codo.
  • Incapacidad al coger objetos con la mano, en especial cuando el codo está estirado, como por ejemplo coger una jarra de agua.
  • Dolor importante en el codo al hacer presión hacia abajo sobre la punta del tercer dedo con el codo, muñeca, y dedos estirados.
  • No suelen aparecer ni hormigueos, ni quemazón.

¿Cómo se diagnostica?

Antes de llegar a su diagnóstico definitivo (aunque el cuadro clínico ya es muy sugerente), se deberían descartar otras lesiones como dolores irradiados de cuello, o atrapamientos del nervio a su paso por determinados músculos que en ocasiones pueden confundir el diagnostico.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

El tratamiento consiste en corregir la causa que lo ha provocado, reposo, antiinflamatorios, y hielo.

Si con estas medidas no se soluciona el problema, se puede hacer una tanda de tratamiento fisioterápico consistente en ultrasonidos, láser, masaje de la musculatura del antebrazo y masaje transverso en la zona dolorosa (epicóndilo) que es bastante doloroso.

Este tratamiento debe prolongarse durante por lo menos 15 a 20 sesiones. Pasado este tiempo es conveniente seguir en reposo unos 15 días más e iniciar la actividad progresivamente.

Si no mejora al cabo de esta actuación, está indicado una tanda de infiltraciones (hasta tres) en el epicóndilo.

La infiltración en la zona dañada se puede aplicar antes del tratamiento fisioterápico, o después, dependiendo del criterio del traumatólogo que lo prescriba.

Si con estas medidas correctamente aplicadas no remite su dolor, y este es importante, se plantea la intervención quirúrgica, en la que se secciona el tendón que está provocando los dolores.

Una vez cortado, este tendón se “pega” un poco más abajo del hueso donde estaba antes, quedando la zona menos tirante, y desapareciendo el dolor. Es una intervención que da buenos resultados.

Si es cuidadosamente seleccionada tiene un 90-95% de éxitos.

En casos en los que por la intensidad de la lesión y la necesidad de estar al 100% en el mínimo tiempo posible (por ejemplo, en gimnastas de muy alto nivel o corredores de motos, etc.), se suele recurrir a la intervención sin pasar por los anteriores pasos.

¿Qué raqueta sería la mas adecuada para evitar lesiones?

1. Material: Las raquetas de grafito se consideran las mejores en cuanto a control de vibración y torsión.

2. Tamaño: Se prefieren las raquetas de tamaño medio (95-110 pulgadas cuadradas). Las más grandes pueden conseguir mejores golpes, pero hacen el brazo más susceptible a lesiones. Asimismo, el tamaño del mango tiene que ser ajustado a la mano de uno para impedir el movimiento excesivo de muñeca.

3. Cordaje: Nylon sintético, con recordaje al menos 1 vez al año. En cuanto a la tensión, conviene mantenerla en el límite bajo más que en el alto, lo que disminuye la vibración transmitida al brazo.

foto de Dr. José Antonio Zumalacárregui
ESCRITO POR

Dr. José Antonio Zumalacárregui

Fecha de revisión: 30-05-2019

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

  • Apley and Solomon’s System of Orthopaedics and Trauma (10th Ed) 2018, Ashley W. Blom, David Warwick and Michael R. Whitehouse, ISBN: 978-1-4987-5167-4, Pag. 392. (Inglés)

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario
Publicidad
Publicidad