PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Virus del papiloma humano VPH
  • Papanicolau. Citologia
  • Vacuna contra el virus del papiloma humano VPH
  • Cáncer de cuello uterino
  • Prácticas de sexo seguro
  • NoticiasLa mitad de los contactos de casos de ébola escapan a los controlesLyle Petersen, director del Centro de Control de Zoonosis (enfermedades transmitidas por animales) del CDC estima que hay una infranotificación de entre el 40% y el 60%. El CDC, aparte de personal, ha enviado 10.000 equipos de protección, 400.000 pares de guantes, dos unidades de potabilización de agua y plástico para construir centros de aislamiento...Morderse las uñas y las cutículas es una mala costumbre que esconde riesgosLos expertos avisan de que la cutícula sirve como protección frente a traumatismos y posibles infecciones. Morderse las uñas de forma muy agresiva puede producir la lesión de la matriz de la uña, que está debajo de la cutícula y del tejido periungueal. Si esa matriz se daña, no tiene ninguna capacidad de reparación y se trata de una alteración irreversible. ...
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Condiloma acuminado


    Otros nombres
    • Condiloma acuminata

    • Verrugas en el pene

    • Verrugas venéreas

    • Virus del papiloma humano VPH

    Definición

    El condiloma acuminado es una enfermedad vírica de la piel caracterizada por el crecimiento de una verruga blanda en los genitales o en la región anal. En los adultos, el trastorno se considera una enfermedad de transmisión sexual (ETS), pero en niños el virus aparece o se transmite con o sin el contacto sexual.

    Causas, incidencia y factores de riesgo

    Los condilomas son ocasionados por el virus de papiloma humano (VPH). Los virus del papiloma ocasionan pequeños crecimientos (verrugas) sobre la piel y membranas mucosas. La infección de las regiones anales y genitales con VPH puede ocasionar verrugas (condiloma ano-genital) sobre el pene, vulva, uretra, vagina, cuello del útero, y alrededor del ano (perianal).

    Han sido clasificados más de 50 tipos diferentes de VPH. Los tipos más severos, incluyendo los tipos 6 y 11, se asocian con abultamiento y aspereza, y las verrugas genitales son fácilmente visibles (especialmente en mujeres). Los otros tipos se asocian con verrugas planas. Hay otros tipos más importantes que se asocian con cambios pre-malignos y malignos en el cuello del útero (manchas anormales en el Papanicolau). Estos comprenden los tipos 16, 18, 31, 39, 45, 51, y 52. La investigación también nos muestra que la presencia conjunta de VPH y el virus de herpes es un buen predictor del cáncer cervical.

    Las lesiones sobre los genitales externos se reconocen fácilmente (verruga en coliflor). En el pene, las verrugas genitales tienden a ser más pequeñas que sobre los genitales femeninos o que las perianales en ambos sexos. Los condilomas crecen mejor en el área genital húmeda. Son ásperos, coloreados y duros apareciendo solos o en racimos. Si no se tratan, las verrugas alrededor del ano y de la vulva pueden agrandarse rápidamente tomando un aspecto de coliflor ya que el mantener el área infectada seca puede ser un problema, y las verrugas se asientan frecuentemente en las áreas húmedas.

    En las mujeres el VPH puede invadir la vagina y el cuello del útero. Estas verrugas son planas y no son fácilmente visibles sin procedimientos especiales. Como el VPH puede ser el principio de un cambio precanceroso en el cuello del útero (displasia cervical), es importante que se diagnostique y trate. Para detectar el VPH es importante hacer la prueba de Papanicolau regularmente.

    La infección por VPH es muy frecuente, aunque la mayoría de personas afectadas no tiene síntomas (son asintomáticos). En varios estudios hechos en colegios con mujeres, aproximadamente la mitad eran positivas para VPH; aunque solo de un 1% a un 2% había tenido verrugas visibles. La incidencia de verrugas genitales parece aumentar rápidamente, aunque esto puede ser debido a una mejora en el diagnóstico.

    Entre los factores de riesgo de las verrugas genitales se incluyen las parejas sexuales múltiples, parejas de desconocidos, mal uso del preservativo, y el inicio temprano de la actividad sexual. En niños, aunque el virus puede transmitirse no sexualmente, la presencia de condiloma acuminata debería despertar sospechas de abuso sexual.

    Prevención

    Como con todas las enfermedades de transmisión sexual, la abstinencia total es la única manera segura de evitar verrugas venéreas. Una relación monógama sexual con una persona conocida sana (libre de enfermedad) es la manera más práctica de evitar enfermedades de transmisión sexual.

    El preservativo previene de la infección por VPH, y cuando se usa correcta y coherentemente, proporciona una buena protección no solamente contra el VPH sino también contra otras ETS. (Ver "Prácticas de Sexo Seguro").

    Síntomas
    • Aparición de tumores sobre los genitales de aspecto verrugoso que han aumentado.
    • Lesiones superficiales de aspecto coloreado que han aumentado.
    • Lesiones genitales.
    • Úlceras genitales.
    • Verrugas anales.
    • Crecimientos anormales alrededor del ano o zona genital femenina con forma de coliflor.
    • Aumento de humedad en el área de los crecimientos.
    • Picor del pene, escroto, área anal, o vulva.
    • Aumento de la descarga vaginal.
    • Sangrado vaginal anormal (no asociado con el periodo menstrual) después del acto sexual.

    Nota: Frecuentemente no se notan síntomas.

    Análisis y test

    Un examen genital da a conocer lesiones en cualquier parte de los órganos genitales externos. Estas lesiones son superficiales, de color blanquecino, delgadas o gruesas, solas o en grupo. En las mujeres, un examen pélvico puede dar a conocer crecimientos sobre las paredes vaginales o en el cuello del útero. Para ver lesiones invisibles a simple vista se puede realizar una colposcopia. El tejido de la vagina y del cuello del útero puede tratarse con ácido acético para hacer que las verrugas se hagan visibles.

    Pruebas adicionales para mujeres:

    • Un Papanicolau para ver posibles cambios asociados con el VPH.
    • Una colposcopia para ver lesiones genitales externas o internas que son invisibles a simple vista.

    Tratamiento del condiloma

    Los tratamientos tópicos para erradicar las lesiones incluyen: ácido tricloroacético, podofilino, y nitrógeno líquido.

    Los tratamientos quirúrgicos incluyen: crioterapia, electrocauterización, terapia con láser, o escisión quirúrgica.

    Las parejas con relaciones sexuales con el enfermo también necesitan ser examinadas por un médico y las verrugas deben ser tratadas si aparecen. Debería practicarse la abstinencia o usarse preservativos hasta la completa desaparición de la enfermedad.

    Se debe hacer un control a las pocas semanas de terminar el tratamiento. Después es suficiente con un autoexamen a no ser que empiecen a aparecer verrugas otra vez.

    Las mujeres con una historia de verrugas genitales, y las mujeres de hombres con una historia de verrugas genitales, deberían hacerse un Papanicolau por lo menos cada 6 meses (las mujeres afectadas lo harán después de 3 meses de iniciado el tratamiento).

    Pronóstico y complicaciones

    Con el tratamiento e identificación adecuada, las verrugas genitales normalmente pueden controlarse. Las lesiones reaparecen frecuentemente después del tratamiento.

    Han sido identificados por lo menos 60 tipos de virus de papiloma humano. Muchos de ellos se han asociado con el cáncer cervical y vulvar. Las lesiones pueden llegar a ser numerosas y bastante grandes, requiriendo más seguimiento y tratamiento.

    Cuándo acudir al médico

    Pida una cita con su médico si su pareja sexual ha sido diagnosticada de verrugas genitales, o si nota cualquiera de los síntomas descritos. Los adolescentes parecen ser sumamente susceptibles al VPH y aquellos con experiencias sexuales muy tempranas deberían ser examinados para detectar una posible infección por VPH.