PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Absceso
  • Densitometría Ósea
  • Sarcoma de Partes Blandas
  • NoticiasEl 75% de los pacientes que tienen hepatitis C en España no están diagnosticadosLa OMS reconoce el "gran potencial" de nuevos fármacos para la hepatitis C. Uno de ello estará disponible en España desde agosto. Sin embargo, los nuevos fármacos no han demostrado eliminar el virus del hígado....Cómo actuar ante el dolor de espalda: menos paracetamol y más pautas físicas y mentalesEstar de pie fuerza al ser humano a tener la espalda erguida y ello crea contracturas, ligamentos posteriores del sacro y problemas de cadera. Se puede hablar de un 'triángulo del dolor’: del ánimo, de la mente y físicas. Un estudio australiano acaba de mostrar que ante el dolor de espalda el paracetamol tiene la misma eficacia que un placebo....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Osteomielitis


    Definición

    La osteomielitis es la infección de hueso aguda o crónica.

    Causas, incidencia y factores de riesgo

    1. Osteomielitis aguda. Puede ocurrir por un traumatismo que exponga el hueso y lo predisponga a la infección; o bien, la infección se ubica en otro lugar del cuerpo, y se extiende a los huesos por la sangre (osteomielitis hematógena). En los niños afecta normalmente a los huesos largos. En los adultos, los más comúnmente infectados son la columna vertebral y la pelvis. Los microorganismos más frecuentes podrían ser una bacteria (especialmente estafilococo dorado) o un hongo. En el hueso se forma pus, lo que puede provocar un absceso del hueso, alterando su normal abastecimiento de sangre.

    2. Osteomielitis crónica. La ostomielitis crónica se da cuando la falta de abastecimiento de sangre hace que el tejido del hueso muera. La infección crónica puede llegar a persistir intermitente durante años, en focos localizados que se suelen llamar "secuestros". Factores de riesgo para la ostomielitis crónica son los traumas recientes, la diabetes y el uso de drogas intravenosas.

    Síntomas clínicos
    • dolor y sensibilidad extrema de la extremidad afectada.
    • hinchazón local del pie, tobillo o pierna.
    • fiebre, escalofríos, sudoración.
    • malestar general, incomodidad.
    • supuración por la piel, en el caso de infección crónica.
    Diagnóstico

    Examen físico. Muestra la sensibilidad del hueso y la hinchazón de la zona.

    Analítica. Como en toda infección importante, aumentan los leucocitos (glóbulos blancos) en sangre, así como la velocidad de sedimentación globular (VSG).
    Los cultivos de sangre identifican al organismo causante.

    Biopsia. A veces es necesaria una biopsia de la lesión de hueso para detectar el organismo.

    Radiografías. Pueden estar alteradas en el hueso afectado.

    Tratamiento

    1. Infección aguda. El objetivo del tratamiento es eliminar la infección y prevenir el desarrollo de una infección crónica. La administración de dosis altas de antibióticos intravenosos se comienza inmediatamente, y sólo debe suprimirse ante resultados de los cultivos repetidamente negativos.

    2. Infección crónica. En los casos de infecciones crónicas, suele estar indicada la extirpación quirúrgica del tejido muerto del hueso, que se reemplazará con un injerto de hueso, o un material que produzca el desarrollo de un nuevo tejido. Se continuará con medicación durante, por lo menos, 3 semanas después de la intervención quirúrgica.

    3. Infección de prótesis ortopédica. Se extraería la prótesis y el tejido de toda la zona. Dependiendo de la gravedad del caso, se implantará otra prótesis en la misma operación o al cabo de cierto tiempo.

    Pronóstico

    El índice de mortalidad es casi nulo en los casos de infecciones normales. Es más alto en infecciones crónicas, incluso en los que se someten a la operación. Una osteomielitis crónica puede terminar en amputación.

    ¿Qué médico me puede tratar?