PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Yodo en la dieta
  • Tiroiditis de Hashimoto
  • Hipotiroidismo congénito
  • Gammagrafía Tiroidea
  • Hormona estimulante del tiroides TSH
  • NoticiasAlimentos y nutrientes que ayudan a conciliar el sueñoLa comida se asocia con la serotonina, una hormona clave que, junto a la vitamina B6, B12 y el ácido fólico, ayuda a promover el sueño. La Clínica Cleveland da ejemplos para conciliar el sueño. La especialista Kirkpatrick recomienda a quienes tengan problemas para dormir que consuman la última bebida con cafeína a las dos de la tarde....Cada día comemos 300 calorías menos que hace 20 años, pero también gastamos 800 menosLos españoles tenemos ahora un "balance energético desequilibrado". La actividad física y el balance energético cobrarán más importancia en las nuevas guías alimentarias y recomendaciones nutricionales. Las asignaturas pendientes son movernos más y una dieta variada y equilibrada....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Hipotiroidismo


    Otros nombres
    • Bocio hipofuncionate

    Definición

    El hipotiroidismo es una situación en la que se produce una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas circulantes, generalmente debido a una glándula tiroides que funciona por debajo de lo normal. El hipotiroidismo es la enfermedad más frecuente del tiroides, afectando a 3-5 % de toda la población.

    Glándula tiroides y hormonas tiroideas

    Las hormonas tiroideas se producen en la glándula tiroides. La glándula tiroides se localiza en la parte anterior del cuello, bajo la nuez de Adán. Tiene forma de mariposa y abraza a la tráquea. Está formada por 2 lóbulos más o menos iguales que se juntan en el centro.

    Tiroides

    Las hormonas tiroideas son esenciales para la función de cualquier célula del organismo. Ayudan a regular el crecimiento y desarrollo, la frecuencia cardíaca, la tensión arterial, la temperatura corporal y la tasa metabólica del cuerpo --o sea, la velocidad con la que la comida se convierte en energía--.

    La glándula tiroides utiliza yodo para fabricar las hormonas tiroideas. Las 2 hormonas tiroideas más importantes son la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3). T4 tiene 4 moleculas de yodo, mientras que T3 sólo lleva 3. El yodo necesario para fabricar hormonas tiroideas se encuentra en pescados y mariscos, en el pan y en la sal yodada de mesa.

    Más del 99 % de todas las hormonas tiroideas están unidas a proteínas en la sangre y son inactivas (no pueden interactuar con las células del cuerpo). Sólo una pequeñísima porción de las hormonas tiroideas están libres, no unidas a proteínas, y esta pequeña fracción es la importante en la regulación del metabolismo celular.

    Normalmente, la producción de hormonas tiroideas está controlada por la glándula hipófisis, localizada en la base del cerebro, a través de una hormona llamada "thyroid stimulating hormone" o TSH. Cuando existe exceso de hormonas tiroideas, la hipófisis deja de segregar TSH, y viceversa, lo que mantiene un nivel relativamente constante de hormonas tiroideas circulantes.

    El hipotiroidismo suele deberse a un funcionamiento insuficiente de la glándula tiroides, en cuyo caso el nivel de TSH en sangre está muy alto. En otros casos, el hipotiroidismo se debe a una falta de producción de TSH por la glándula hipófisis (y en esos casos el nivel de TSH en sangre es bajo).

    Causas de hipotiroidismo
    • Falta de yodo.

    En áreas del mundo donde existe deficiencia de yodo en la dieta, tales como el Congo, India, Ecuador o Chile, o en zonas montañosas remotas como los Andes y los Himalayas, puede ocurrir hipotiroidismo severo en 5-15 % de la población. Por este motivo suele añadirse yodo a la sal de mesa.

    • Tiroiditis.

    En los países desarrollados, la causa más frecuente de hipotiroidismo es una inflamación autoinmune de la glándula tiroides, que se llama tiroiditis linfocítica crónica o tiroiditis de Hashimoto (en honor al Dr. Hakaru Hashimoto, que la describió en 1912). Esta enfermedad es 5-10 veces más frecuente en mujeres, y cursa con niveles muy altos de anticuerpos antitiroideos (como también puede ocurrir en la enfermedad de Graves). Existen otras tiroiditis, que pueden ocurrir después de un embarazo o de una enfermedad vírica, y que pueden llevar a estados transitorios de hipotiroidismo.

    • Tiroidectomía.

    La cirugía del tiroides o su ablación con yodo radiactivo (ver HIPERTIROIDISMO, TRATAMIENTO) puede producir hipotiroidismo.

    • Fármacos.

    Además de los fármacos antitiroideos (ver HIPER-TIROIDISMO, TRATAMIENTO), pueden producir hipotiroidismo el Litio (usado en enfermedades mentales), y paradójicamente, ciertos fármacos muy ricos en yodo, como la amiodarona (Trangorex®), usada en arritmias cardíacas.

    • Hipotiroidismo congénito (cretinismo).

    Los niños nacidos sin glándula tiroides pueden desarrollar retraso mental y del crecimiento, salvo que la situación se detecte y se trate lo antes posible. Por ello se miden las hormonas tiroideas en sangre, de rutina, en todos los recién nacidos.

    Signos y síntomas

    Los pacientes con hipotiroidismo leve pueden no tener ningún síntoma. Los síntomas se hacen más importantes a medida que la enfermedad empeora, y generalmente se relacionan con una disminución del metabolismo corporal.

    Síntomas frecuentes son cansancio, debilidad, intolerancia al frío, y estreñimiento. Otros síntomas de hipotiroidismo incluyen somnolencia, aumento de peso, pérdida de pelo, torpor mental, depresión, y aumento de los niveles de colesterol. Las mujeres pueden presentar alteraciones menstruales.

    Tratamiento

    El hipotiroidismo se puede tratar con éxito, y debe tratarse, ya que si no se trata, puede llevar a enfermedades graves del corazón (cardiomiopatía, insuficiencia cardíaca), así como a una situación gravísima que se llama coma mixedematoso, que suele desencadenarse por stress, enfermedades concomitantes o cirugía en un hipotiroideo severo previo, y que hay que tratar hospitalariamente con hormonas tiroideas intravenosas.

    Por lo demás, el tratamiento del hipotiroidismo consiste en la reposición de las hormonas tiroideas con la hormona sintética levotiroxina (Levothroid®). La cantidad diaria necesaria suele estar en 100-150 microgramos (0.100 a 0.150 miligramos). Tras seis semanas de tratamiento, se miden los niveles hormonas tiroideas y de la hormona hipofisaria TSH. El objetivo del tratamiento no es tanto mantener un nivel normal de hormonas tiroideas, como mantener un nivel normal de TSH, que es lo prioritario. El sobretratamiento del hipotiroidismo es tan peligroso como no tratarlo.