PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Antivirales
  • SIDA: Información General
  • SIDA: Prevención
  • SIDA: Infección Asintomática por VIH
  • SIDA: Signos y Síntomas
  • Test de riesgo de sida
  • NoticiasEl 75% de los pacientes que tienen hepatitis C en España no están diagnosticadosLa OMS reconoce el "gran potencial" de nuevos fármacos para la hepatitis C. Uno de ello estará disponible en España desde agosto. Sin embargo, los nuevos fármacos no han demostrado eliminar el virus del hígado....Estudio demuestra la eficacia de un nuevo fármaco contra el VIHUn estudio en el que han participado investigadores del Instituto de Investigación del Sida (IrisCaixa) y de la Unidad de VIH del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona ha demostrado que un nuevo fármaco es mucho más eficaz que las actuales terapias contra el VIH....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Diagnóstico de sida


    Análisis y tests
    • La prueba de anticuerpos de VIH ELISA (análisis Enzima- Inmunoabsorbente).
    • Contaje absoluto de linfocitos CD4 (menos de 200 en caso de enfermedad).
    • PCR para VIH.

    La prueba para comprobar la infección del VIH en un individuo se realiza mediante una técnica de "ELISA" (enzima-linked immunosorbent assay). Se realiza en unas horas y es muy sensible para identificar VIH-positivos. La mayoría de los test comerciales se comparan para su calidad y fiabilidad con una técnica más sofisticada llamada "Western Blot", que caracteriza cada marcador para mejorar sus resultados.

    Además se realizan los contajes de linfocitos para saber la afectación del sistema inmune, y desde 1.995 se puso a punto una técnica (PCR, siglas en inglés de Reacción de la Cadena de la Polimerasa) que permitía medir la cantidad de virus VIH en la sangre, lo que a su vez es un reflejo de la cantidad de virus que existen en todo el organismo.

    Tratamiento

    Al aplicar la técnica PCR para VIH muestras de sangre congeladas desde 10 o más años antes se vio que de las personas que tenían muy pocos virus (carga viral baja) apenas un 10% habían desarrollado SIDA, mientras que las personas que tenían gran cantidad de virus (carga viral alta) en sangre habían desarrollado SIDA y muerto en su mayoría.

    Hasta 1.995 se disponía de una serie de fármacos denominados Inhibidores de la Transcriptasa Inversa Viral (RETROVIR, VIDEX, HIVID) que, por separado o en combinación. tenían un efecto poco potente y, además, transitorio sobre el virus VIH, logrando retrasar la aparición de SIDA en una persona infectada como máximo 2 años; si se usaban en fase de SIDA retrasaban la muerte en 1 ó 2 años.

    Esto se debe a que el virus es capaz de hacerse resistente a estos fármacos porque esta cambiando (mutando) cada vez que se reproduce (replica); como es lógico, aquellas personas que tienen gran cantidad de virus tienen mayor tasa de replicación (y de resistencia)y el pronóstico es peor que en el caso de que tengan pocos virus. Se vio también que con los anteriores fármacos se lograba como media dividir por 10 ó por 50 la cantidad de virus de la sangre, lo que, en una persona que tuviese. por ejemplo, 300.000 virus por mililitro, es una reducción insignificante e insuficiente para evitar la progresión a SIDA.

    En 1.995-6 aparecieron, ya comercializados, una serie de fármacos denominados Inhibidores de la Proteasa Viral (NORVIR, INVIRASE, CRIXIVAN) que, en combinación con los anteriores, logran dividir la carga viral por 1.000 ó más; en algunos pacientes consiguen hacer desaparecer de la sangre a estos virus y, manteniendo el tratamiento varios años, pueden quizá eliminar por completo el virus del organismo.

    La experiencia con dos años de uso es muy buena, con reducciones de mortalidad de más del 50%, recuperación de los linfocitos T4 perdidos y mejoría marcada de los síntomas de la enfermedad.

    Estos tratamientos son relativamente bien tolerados y se administran por boca (no necesitan inyectarse). Aunque estos tratamientos son muy caros (un Inhibidor de la Proteasa más dos Inhibidores de la Transcriptasa suponen al año más de 250.000 euros) en España están cubiertos por la Seguridad Social y, sobre todo, las vidas salvadas y el ahorro que producen en gastos de hospitalización compensan ampliamente su valor económico.