PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Nódulo tiroideo
  • NoticiasLa leche de vaca gana a la de sojaLas recomendaciones de calcio en la leche de vaca son mayores para niños, adolescentes y mujeres embarazadas, lactantes o menopáusicas. La bebida de soja, por su parte, se obtiene de la planta que le da nombre, abundante en proteínas de origen vegetal que ayudan a equilibrar una alimentación con exceso de proteínas de origen animal. ...Ser obeso a los 30 años triplica el riesgo de demencia en la vejezUn estudio publicado en Postgraduate Medical Journal ha descubierto que la relación entre obesidad y demencia puede aumentar o disminuir en función de la edad a la que se desarrolla la primera enfermedad. Se estima que casi 66 millones de personas tendrán demencia en 2030 y 115 millones en 2050....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Diagnóstico de un nódulo tiroideo


    Definición

    Un nódulo tiroideo es una acúmulo anormal de células tiroideas formando un tumor dentro del tiroides. En su mayoría son benignos y no producen ningún problema, otras veces pueden producir hormonas generando alteraciones generales por ello y en una pequeña proporción pueden ser malignos o cancerosos.

    En la mayoría de los casos se pueden observar en el cuello a simple vistas por el propio paciente y en otros casos en un examen físico del cuello por parte del médico en un examen de rutina.

    A veces pueden producir molestias o dolor por su tamaño en el cuello, incluso a nivel de la mandíbula o del oído. En caso de mayor tamaño puede llegar a producir una presión local con ronquera, dificultad para respirar o para tragar los alimentos sólidos.Si el nódulo contiene muchas células activas tiroideas puede producir hormona tiroidea en altas proporciones, produciendo un hipertiroidismo.

    En algunos casos estos nódulos pueden ser cancerosos.

    Los nódulos tiroideos son muy frecuentes, casi el 10% de las personas pueden tenerlos, pero en solo 1 de cada 10 de estos nódulos son malignos, luego la mayor parte son de carácter benigno con o sin influencia hormonal.

    Cuando un nódulo es funcional y produce hormona tiroidea se llama nódulo o nódulo autónomo, cuando no la produce y contiene líquido o sangre se suele decir que es un quiste tiroideo.

    También se suelen producir nódulos tiroideos secundarios a enfermedades autoinmunes como en la tiroiditis de Hasimoto. En dieta bajas en yodo en la dieta se pueden producir nódulos tiroideos.

    Diagnóstico de los nódulos tiroideos

    Examen físico

    En una palpación del cuello se pueden apreciar uno o varios nódulos en la glándula tiroidea. Luego en una exploración general se verá si tiene síntomas de hipo o hipertiroidismo.

    Analítica

    En la sangre se determinará los niveles de TSH (hormona estimulante del tiroides), de hormona tiroidea T4, con esto se puede ver la funcionalidad del nódulo, pero precisaremos de otras pruebas para ver si es benigno o maligno. La mayor parte de los nódulos suelen tener esta analítica normal.

    Gammagrafia tiroidea

    Para ello se inyecta al paciente yodo radiactivo a pequeñas dosis, y el tiroides lo absorbe dependiendo la funcionalidad y actividad de sus células. Esto luego se recoge en una placa sensible a los rayos gamma y se obtiene una imagen radiográfica.
    Si el nódulo aparece frío, es decir no capta yodo radioactivo, se debe de considerar una punción aspiración para analizar la muestra recogida al microscopio.
    Si el nódulo funcionante que recoge Yodo normalmente, no hay prisa en hacer la punción ya que es tejido normal tiroideo.
    Si el nódulo recoge exageradamente el yodo o es caliente, no suele ser necesaria la biopsia, ya que en su mayoría son nódulos benignos.

    El nódulo es caliente. El yodo radiactivo captado es mayor que el de las células normales. La probabilidad de cáncer es extremadamente baja y la biopsia generalmente no es necesaria.

    Punción/Aspiración del nódulo tiroideo con aguja fina

    Es una exploración no muy agresiva ya que con anestesia local y la aguja que es fina no es una exploración nada dolorosa. Se realiza ambulatoriamente sin preparación previa especial, y se puede ir a casa después de realizarla sin problemas.
    La punción se realiza en los diferentes nódulos y en diferentes lugares de cada nódulo para obtener una mayor muestra y que sea significativa. La muestra se envía a anatomía patológica para su estudio al microscopio.
    En este estudio puede aparecer:

    • Una muestra con tejido coloidal, suele ser en más de la mitad de los casos y muestra que el nódulo es benigno. En muy pocos casos pudiera haber un cáncer tiroideo. Si el nódulo aumenta de tamaño se indica otra punción pero en general no es necesario hacerlo más.
    • Una muestra dudosa, en este caso se debe completar la decisión con la gamma grafía.
    • Aparición de células malignas papilares o foliculares, lo cual sugiere un nódulo canceroso que debe de ser extirpado cuanto antes por cirugía.
    • Puede haber un resultado no útil por mala recogida de la muestra o por ser un quiste con escasa celularidad; son quistes con pocas células y en este caso suele ser necesario otra punción o ser intervenidos dependiendo del resto de exploraciones pero no se debe quedar aquí el resultado.

    En conjunto con la gammagrafía si el nódulo es frío y la biopsia positiva la dirigía es necesaria, si la biopsia es dudosa y el nódulo frío casi siempre es necesaria. Luego debe de estar todo a favor para no tener que acudir a la cirugía.

    Ecografía de tiroides

    Para ello se utiliza un ecógrafo que produce ondas de alta frecuencia y en su rebote, dependiendo de la consistencia del tejido se obtiene una imagen de la zona.
    Se puede ver y diferenciar muy bien un nódulo sólido de otro quístico, y sobre todo el tamaño y cantidad de los nódulos así como su ubicación. Luego sirve para orientar por sus características sobre la posibilidad de ser maligno y luego en los controles periódicos su evolución en cuanto a tamaño sobre todo.
    No es una exploración diagnóstica peerse, luego es un apoyo sobre todo para realizar la biopsia en los nódulos adecuados y para saber donde se debe hacer.

    Tratamiento

    Los nódulos tiroideos estudiados y que den un resultado benigno deben ser controlados con ecografía, al menos, cada 6 ó 12 meses.
    En ocasiones se utilizan hormonas tiroideas para intentar disminuir su tamaño, luego se pasaría a una situación de hipertiroidismo inducido. Se llama tratamiento supresivo (del nódulo).
    Si a pesar de este tratamiento el nódulo crece, incluso con biopsia benigna se recomienda la cirugía para extraer el mismo.

    Por otro lado los nódulos con clara malignidad deben de ser intervenidos por cirugía, ya que el pronóstico de cáncer de tiroides es muy bueno si se actúa bien desde el principio.

    ¿Qué médico me puede tratar?
    Buscar
    Servicio ofrecido por abcmedico.com
    Jose Antonio López Medina
    Dietética, Dietista, Endocrino (Málaga)
    PUBLICIDAD