Enfermedades Infecciosas

Gangrena

¿Qué otros nombres tiene?

  • Mionecrosis

  • Gangrena seca

  • Gangrena húmeda

  • Gangrena gaseosa

  • CIE-9: 785.4

  • CIE-10: I96

¿Qué es la gangrena?

La gangrena es la descomposición o muerte de un órgano o tejido causado por la falta de riego sanguíneo que en ocasiones se acompaña de infección bacteriana.

Cuando un tejido pierde el riego sanguíneo pierde la capacidad de recibir oxígeno y otros nutrientes necesarios y acabo muriendo.

La falta de irrigación sanguínea puede ser el resultado de un proceso infeccioso o inflamatorio, de lesiones o de trastornos degenerativos asociados con enfermedades crónicas como la diabetes mellitus.

Afecta principalmente a las extremidades (pies, manos, dedos) pero puede también aparecer en músculos y órganos internos.

¿Qué tipos de gangrena existen?

Hay tres tipos principales de gangrena:

  • Seca: Se produce cuando se obstruyen una o más arterias. El tejido afectado muere lentamente debido a que no recibe sangre o la recibe en muy poca cantidad, pero no produce infección. El área afectada se vuelve negra, se arruga, comienza a secarse y finalmente se cae. La gangrena seca es más común en personas diabéticas con bloqueos de las arterias (arteriosclerosis).
  • Húmeda: Suele afectar a las piernas, los pies o los dedos de los pies. Puede deberse a una lesión por aplastamiento que detiene el flujo sanguíneo a dichas áreas. Al cesar el flujo sanguíneo las bacterias colonizan los músculos sin que el sistema inmunitario pueda combatirlas.
  • Gaseosa o mionecrosis: Es un tipo de gangrena húmeda causada principalmente por bacterias anaeróbicas de la familia Clostridium (principalmente Clostridium perfringens) que pueden vivir en condiciones de poco oxígeno produciendo gases y toxinas venenosas. Se denomina gaseosa porque la piel parece llena de burbujas que crepitan (hacen ruido) al presionarla, aunque puede afectar también a los tejidos musculares profundos. Suele desarrollarse en personas diabéticas y aparece con frecuencia en el tracto gastrointestinal, respiratorio y genital femenino.

¿Qué causa la gangrena?

La gangrena puede ser causada por una gran variedad de enfermedades crónicas:

Sin embargo, la causa más frecuente (más de la mitad de los casos) es postraumática o como consecuencia de un traumatismo:

  • Accidentes de coches
  • Aplastamientos
  • Heridas de bala
  • Quemaduras
  • Inyecciones administradas debajo de la piel o en un músculo.

La gangrena también puede ocurrir después de someterse a una cirugía, particularmente aquellas relacionadas con los conductos biliares o el intestino.

¿Qué síntomas provoca?

En la gangrena seca, a medida que los tejidos afectados comienzan a morir puede sentirse algo de dolor. Inicialmente, el área afectada está fría y pálida y comienza a arrugarse y volverse de color marrón y luego negro. El tejido muerto se separará gradualmente del tejido sano y se caerá.

En la gangrena húmeda o gaseosa, hay una sensación de pesadez en la región afectada seguida de un dolor intenso. El dolor es causado por la hinchazón resultante de la acumulación de líquido o gas en los tejidos. La piel afectada inicialmente puede presentar ampollas, con sensación de calor al palparla y un color rojizo que progresa a bronce, marrón o negro. En aproximadamente el 80% de los casos, los tejidos afectados y circundantes pueden producir crujidos debajo de la piel.

En la gangrena húmeda, el pus desprende mal olor, mientras que en la gangrena gaseosa el gas se puede sentir debajo de la piel, pero no hay pus verdadero, solo una secreción acuosa. La gangrena gaseosa no afecta tanto a la piel, sino al músculo.

Si las toxinas bacterianas entran en el torrente sanguíneo también pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Taquipnea
  • Taquicardia
  • Estado mental alterado
  • Pérdida de apetito
  • Diarrea
  • Vómitos

¿Cómo se puede diagnosticar?

Para el diagnóstico de la gangrena se suele realizar un análisis de sangre y del tejido afectado.

La gangrena suele producir un exceso de glóbulos blancos mientras que al obtener una muestra del tejido afectado a menudo este contendrá pocas o ningún glóbulo blanco y mostrará la presencia de bacterias al microscopio.

Para el diagnóstico de la gangrena gaseosa suele requerirse una exploración quirúrgica de la herida. Durante dicho procedimiento, el músculo tendrá un color pálido, rojo carnoso o, en las etapas más avanzadas, negro. Si está infectado, el músculo no se contraerá con la estimulación y la incisión no sangrará.

¿Cuál es tratamiento recomendado?

La gangrena gaseosa es una emergencia médica que requiere cirugía inmediata y administración de antibióticos para evitar que la infección se propague rápidamente a través del torrente sanguíneo e infecte órganos vitales.

En la gangrena seca las áreas afectadas libres de infección a menudo se secan y se caen espontáneamente. Los tratamientos aplicados a la herida externamente generalmente no son efectivos y solamente en determinadas ocasiones una intervención quirúrgica puede ser beneficiosa.

La gangrena húmeda requiere identificar al organismo causante y el inicio inmediato de una terapia con antibióticos de amplio espectro de forma intravenosa, intramuscular y/o tópica. Además, el tejido infectado debe extirparse quirúrgicamente y puede ser necesaria la amputación de la zona o extremidad afectada. Pueden recetarse analgésicos para el dolor. Los líquidos intravenosos y, ocasionalmente, las transfusiones de sangre están indicados para reponer los glóbulos rojos y los electrolitos. La hidratación y la nutrición adecuadas son vitales para la curación de heridas.

Algunos casos de gangrena pueden ser tratado con terapias con oxígeno hiperbárico. Con ello se consigue aumentar la oxigenación de los tejidos impidiendo el crecimiento de las bacterias anaeróbicas.

¿Qué pronóstico tiene la enfermedad?

Excepto en los casos en los que la infección se ha propagado al torrente sanguíneo, el pronóstico generalmente es favorable.

Aproximadamente el 80% de las personas con gangrena gaseosa sobreviven, y solo el 15 o 20% requiere alguna forma de amputación.

Los pacientes con gangrena seca con frecuencia tienen muchos otros problemas de salud que complican la recuperación.

Los pacientes con diabetes o arteriosclerosis severa deben tener especial cuidado de sus manos y pies debido al riesgo de infección asociada incluso con una lesión menor.

Fecha de revisión: 29-10-2020

¿Qué médico me puede tratar?

Bibliografía

  • Global Surgery. The essentials. Adrian Park, Raymond Price. 2017. Pag 232. ISBN 978-3-319-49480-7 (Inglés)
  • Diagnostic pathology of Infectious Disease. 2nd edition. Richard L. Kradin. 2018. ISBN: 978-0-323-44585-6. Pag 419 (Inglés)
  • The Gale Encyclopedia of medicine. Second Edition. Jacqueline L. Longe. Vol 3. pag 1393 ISBN 0-7876-5489-2 (Inglés)

Ver más

Publicidad

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario

Guías a las que pertenece

Enfermedades Infecciosas

Contenidos adicionales

Temas relacionados:
Diabetes mellitus
,
Arteriosclerosis
,
Enfermedad de Buerger
Publicidad