PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Cansancio
  • NoticiasCómo reforzar el autocontrolEs importante tomarse descansos periódicos en el trabajo, tanto durante la jornada laboral como durante el año, e ingerir algún alimento dulce al sentir cansancio...Beber agua en cantidad y calidadLa mayoría de la gente adquiere un hábito desde la infancia que no abandona a lo largo de su vida: beber únicamente cuando se tiene sed, lo cual, es un grave error...
    Leer todas


    PUBLICIDAD



    Tengo una sensación de que se me duermen brazos, manos y piernas. ¿que podría ser?
    Pregunta:

    Hace cuatro días que tengo una sensación de que se me duermen brazos, manos y piernas.

    Es cómo si tuviera unas agujetas persistentes pero muy suaves. El fin de semana que he estado mas en reposo se me ha passado un poco pero va y vuelve. Antes me había pasado pero me duraba un rato y ya esta.

    ¿Dónde tengo que ir? ¿A un especialista de medicina general?

    Respuesta:

    Los síntomas que refiere pueden ser producidos por muchas enfermedades, y al mismo tiempo pueden ser producidos por situaciones sin enfermedad alguna, como pueden ser periodos de cansancio extremo o de estrés síquico sin que haya enfermedad alguna.
    Concretamente hay una situación que es la más frecuente que es la alcalosis por hiperventilación (en relación con ansiedad por el estrés síquico) en la que la excesiva ventilación del paciente al respirar rápido por su ansiedad, ocasiona la eliminación excesiva de un gas y produce estos síntomas.

    El hecho de que sean intermitentes y que no haya ninguna otra sintomatología asociada (pérdida de fuerza...) avalan la teoría de no existir enfermedad orgánica, sino mas bien sicosomática, pero como este es un diagnóstico de exclusión (hay que descartar otras enfermedades para concluir que este es el problema), lo lógico es proceder a un estudio de lo que le ocurre.

    Repasando las posibles causas, existen varias enfermedades del sistema nervioso central o de los nervios periféricos que causan hormigueos en extremidades, aunque es raro que sean episodios intermitentes. Además en estas enfermedades los síntomas se suelen asociar con otros trastornos neurológicos como debilidad, temblor, falta de fuerza, problemas de visión o habla, etc....

    Puede producirse una afectación de los nervios periféricos, cuando estos están comprimidos en su salida de la médula espinal, por ej. por una hernia discal, pero habitualmente solo se produce dolor y afectación de la sensibilidad en una extremidad o en un lado del cuerpo. Los hormigueos en las manos pueden deberse a atrapamientos de los nervios en las muñecas (síndrome del túnel del carpo), que es frecuente en personas que realizan trabajos manuales con microtraumatismos repetidos, pero no se afectan las piernas y suele ser inicialmente unilateral.

    Algunas enfermedades neurológicas (como la esclerosis múltiple) pueden en ocasiones cursar con los síntomas parecidos, aunque también localizados y además seria raro que no hubiera otras alteraciones.

    El que estén afectadas las 4 extremidades hace pensar más en una causa no localizada, y que afectara a todos los nervios, por ej. polineuropatías de causa tóxica, por una enfermedad sistémica o infecciosa, o por una causa carencial.

    Dentro de las tóxicas es más frecuente que sea secundaria a la toma de fármacos (por ej. en tratamientos anticonvulsivantes), y por tóxicos industriales (bencenos, plomo, mercurio, monóxido de carbono…).
    En la anemia perniciosa o por falta de vitaminas del grupo B y ácido fólico, se produce lesión neurológica por la falta de esta vitaminas, indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Incluso antes de la anemia la falta de éstas vitaminas pueden producir adormecimiento de extremidades.

    De las enfermedades sistémicas, la diabetes, incluso en fase inicial con un azúcar en sangre levemente elevado puede dar síntomas similares. También la alteración en su función de la glándula tiroides y otras.

    También hay que descartar que los niveles de calcio en sangre estén disminuidos.

    Otra posibilidad es que se trate de una fibromialgia, enfermedad benigna reumática y crónica donde se asocian dolor musculoesquelético generalizado y fatiga. Es muy frecuente y puede ser difícil de diagnosticar inicialmente si cursa con síntomas inespecíficos en vez de dolor localizado.
    Los exámenes a realizar para descartar esta extensa lista son muy diferentes según sean los hallazgos de la historia clínica y la exploración inicial, y pueden ser desde glucemia, iones , niveles de Vitamina B12 y ácido fólico, función hepática y tiroidea, serologías de virus, anticuerpos antinucleares, etc… en sangre, como un electromiograma para ver el estado de conducción de los nervios periféricos. Según sus hallazgos se puede proceder a otros estudios más avanzados para determinar el problema concreto.

    Para estar seguro de que no existe una enfermedad neurológica causante de sus molestias le recomenamos que consulte con un neurólogo que realizará un estudio adecuado para llegar a un diagnóstico. Si no lo tiene accesible, su médico de cabecera siempre puede iniciar el estudio y según sus conclusiones derivarle o no al Neurólogo u a otro especialista.

    Consultas atendidas por el equipo médico de tuotromedico.com
    ¿Qué médico me puede tratar?