PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Antibióticos
  • Psitacosis
  • NoticiasLa flora intestinal reacciona de diferente forma ante la dieta en función del sexoLa obesidad y la diabetes se relacionan con una mayor o menor presencia de bacterias en nuestro intestino. Este estudio ha sido llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Texas-Austin (EEUU), que posteriormente ha sido publicado en la revista «Nature Communications»....La donación de riñón no incrementa el riesgo de muerte o cardiopatías en donantes de edad avanzadaUn estudio publicado en The American Journal of Transplantation realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) afirma que los donantes de riñón de edad avanzada (a partir de 55 años) presentan una esperanza de vida y una salud cardiovascular similar a la de adultos sanos que no han donado ninguno de sus riñones....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Fiebre tifoidea y salmonelosis


    Definición

    Existen 2.200 serotipos de la bacteria Salmonella. La mayoría de las cepas producen gastroenteritis de origen alimentario. La fiebre tifoidea o tifus es un tipo de salmonelosis mucho más grave, con tratamiento y pronóstico distintos a las gastroenteritis comunes por Salmonella.

    Gastroenteritis por salmonella (Salmonelosis)

    Fuentes habituales de Salmonella son los huevos y los productos derivados de ellos, la leche no hervida y las aves de corral. Los síntomas aparecen 12-48 horas después de la ingesta, con náuseas, retortijones y diarrea líquida. Habitualmente, el trastorno es leve y persiste de 1 a 4 días. El tratamiento incluye reposición de líquidos y sales; no se aconsejan antibióticos, que prolongan la excreción del microbio.

    Fiebre tifoidea (Tifus)

    Definición. La fiebre tifoidea es una enfermedad infecciosa sistémica provocada por Salmonella typhi, caracterizada por fiebre, postración, dolor abdominal y erupción rosada de la piel. Se transmite a través de la comida contaminada por los portadores sanos durante su preparación, aunque las moscas también pueden propagar la bacteria desde las heces al alimento.

    Síntomas clínicos. El período de incubación (sin síntomas) es de 1 a 2 semanas, tras las que aparecen de forma gradual fiebre, dolor de cabeza y articulaciones, estreñimiento, dolor abdominal y falta de apetito. La fiebre se mantiene alta (39-40º C) durante otras 1 ó 2 semanas, y en 1 de cada 10 pacientes aparecen brotes de manchas rosadas en el tronco (roséola). Finalmente, al evolucionar las lesiones en el intestino, aparece diarrea abundante con sangre. La convalecencia puede durar meses.

    Complicaciones. La fiebre tifoidea no tratada puede tener muchas complicaciones (colecistitis, hepatitis, hemorragia intestinal, perforación intestinal, o infecciones a distancia del intestino). Una complicación frecuente es la recidiva de los síntomas 2 semanas después de la cura; ocurre más en tratados con antibióticos, no se sabe por qué. En algunos bacientes el bacilo se acantona en la vesícula biliar, quedando en el organismo durante mucho tiempo sin producir enfermedad, pero con la posibilidad de contagiar (estado de portador).

    Diagnóstico.

    1) SEROLOGIAS ("Aglutinaciones").

    2) AISLAMIENTO DE S. TYPHI en la sangre (al principio) o las heces (a partir de la 3ª semana de enfermedad).

    Tratamiento.

    1) ANTIBIOTICOS (Cloramfenicol, cefalosporinas de 3ª generación).

    2) MEDIDAS DE SOSTEN: Hidratación, mantener la nutrición con comidas frecuentes, reposo, y evitación de laxantes y enemas. Sueros intravenosos cuando sea necesario.

    3) TRATAMIENTO DE LAS RECIDIVAS. Igual que la enfermedad inicial, aunque sólo durante 5 días.

    4) TRATAMIENTO DEL ESTADO DE PORTADOR. Se utilizan antibióticos (trimetoprim-sulfametoxazol, rifampicina) y cuando es necesario, se extirpa la vesícula biliar.

    Prevención.

    1) Medidas preventivas primarias: Consumo de agua no contaminada, sistemas eficaces de alcantarillado, pasteurización de la leche, control a los manipuladores de alimentos.

    2) Obtener 3 cultivos de heces negativos consecutivos con intervalos de 1 semana en la convalecencia, para descartar el estado de portador.

    3) Tratar a todos los portadores.

    4) Control de las epidemias: Declaración de los casos, vacunas.

    5) Los viajeros a zonas endémicas deben tener precacución con las comidas y bebidas, tendiendo, allí donde se vaya, a una dieta de alimentos envasados y bien cocinados, y hervir o clorar el agua.