PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Diagnóstico del nódulo
  • NoticiasNueva vía de prevención del ictus con genética y dieta mediterráneaInvestigadores del centro CIBERobn del Instituto de Salud Carlos III han descubierto una variación genética en la que están implicados los microARN que reduce el riesgo de padecer ictus cerebral. El efecto protector se incrementa con la dieta mediterránea....La flora intestinal reacciona de diferente forma ante la dieta en función del sexoLa obesidad y la diabetes se relacionan con una mayor o menor presencia de bacterias en nuestro intestino. Este estudio ha sido llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Texas-Austin (EEUU), que posteriormente ha sido publicado en la revista «Nature Communications»....
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Nódulo tiroideo


    Otros nombres
    • Tumor de tiroides

    • Adenoma de tiroides

    • Carcinoma de tiroides

    Definición

    El nódulo tiroideo es un bulto ó masa que se puede llamar tumor, situado en la glándula tiroidea, que se puede explorar en la parte anterior del cuello

    Causa de los nódulos tiroideos

    Los nódulos tiroideos son bultos a la exploración de la glándula tiroidea y suele corresponder a acúmulos de células tiroideas con o sin líquido en su interior (quiste) que forman un nódulo que puede ser benigno o maligno dependiendo de otras variables.

    Los nódulos tiroideos son bastante frecuentes en la población adulta (más del 5%) y sobre todo en las mujeres. En personas mayores de 60 años aparecen casi en la mitad de los casos.

    De todos los nódulos solo el 3,5% pueden considerarse malignos o cancerosos.

    Hay unos factores de riesgo para suponer que un nódulo tiroideo pueda ser canceroso:

    • Ser hombre menor de 20 años o mayor de 70.
    • Antecedentes familiares de cáncer de tiroides.
    • Antecedentes familiares de otros canceres.
    • Los nódulos duros.
    • Un nódulo fijado a estructuras cercanas.
    • Aparición de parálisis de las cuerdas vocales.
    • Antecedentes de haberse expuesto a una radiación en cabeza y cuello.

    A veces podemos encontrar una causa concreta de su aparición como puede ser en la deficiencia de yodo, la inhibición de la hormona tiroidea, o en la tiroiditis de Hashimoto.

    Signos y síntomas

    La mayoría de los nódulos tiroideos son pequeños y no producen síntomas siendo un hallazgo casual en una exploración médica de rutina.

    En otras ocasiones pueden ser grandes y presionar los tejidos adyacentes y produciendo por ende:

    • Dificultad respiratoria (disnea)
    • Dificultad para deglutir (disfagia)
    • Ronquera o cambio de la voz (agonías o disfonías)
    • Dolor en el cuello
    • Bocio o aumento de la glándula tiroidea a simple vista en el cuello.

    Si los nódulos producen exceso de glándula tiroidea aparecerán síntomas de hipertiroidismo:

    • Pérdida de peso, adelgazamiento llamativo
    • Aumento del apetito
    • Nerviosismo
    • Inquietud
    • Pulso alterado con taquicardias
    • Aumento del ritmo intestinal
    • Piel pegajosa y fría
    • Acaloramiento e intolerancia al calor.

    Cuando los nódulos tiroideos se producen por la enfermedad de Hashimoto se produce al contrario una falta de hormona tiroidea, dando síntomas de:

    • Intolerancia al frío.
    • Fatiga, cansancio.
    • Piel seca.
    • Pérdida del cabello.
    • Aumento de peso exagerado.
    • Edema facial.
    Diagnóstico

    Como se ha dicho anteriormente la mayoría de los nódulos tiroideos son pequeños y no producen síntomas siendo un hallazgo casual en una exploración médica de rutina. Cuando se palpa un nódulo el médico pedirá unas exploraciones complementarias para hacer un diagnóstico de la causa del mismo.

    • Niveles de T3 y T4
    • Niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH)
    • Ecografía del tiroides
    • Biopsia por aspiración con aguja fina
    • Gammagrafía de la tiroides; en ella se distinguen dos tipos de nódulos:
      • Los calientes (funcionales) que aparecen oscuros en la gammagrafía. De ellos solo 1% de los nódulos funcionales son cancerosos.
      • Los nódulos fríos o claros (no funcionales) en la gammagrafía, entre ellos el 20% son cancerosos.
    Tratamiento

    Muchos de los nódulos desaparecen sin un diagnóstico causal. De los que persisten se recomienda una cirugía en caso de:

    • Sean cancerosos en las exploraciones realizadas
    • Causen síntomas por su tamaño en los tejidos circundantes (disfagia, disnea, afonías, etc.)
    • Cuando el diagnóstico en contradictorio.

    Los pacientes con nódulos calientes o funcionales pueden ser tratados con yodo radiactivo que reduce su tamaño, pero como no es matemático puede quedar con una alta o baja función tras este tratamiento.

    Posteriormente se precisa, si esto ocurre, de tratamiento médico de por vida con hormona tiroidea (si ha quedado hipotiroidismo) o levotiroxina (Levotroid) que es un medicamento que inhibe la producción de la hormona tiroidea T4.

    Ante un nódulo asintomático y benigno se recomienda un seguimiento con ecografía y biopsia cada 6 o 12 meses.

    Hay tratamientos más actuales con inyección de alcohol o con láser para el tratamiento de estos nódulos.