PUBLICIDAD
Patrocinio
Compartir
Ver también
  • Fisura anal
  • Noticias30.000 personas sufren cada año una enfermedad relacionada con el pancreasLa pancreatitis tanto aguda como crónica, y el cáncer de páncreas son las enfermedades que mas se diagnostican. Hinchazón, diarreas o flatulencias son los síntomas de un mal funcionamiento del páncreas. El alcohol, el tabaco y el sobrepeso son los principales factores de riesgo....Píldoras de heces congeladas, nuevo método para la diarreaEn un estudio preliminar han demostrado que pueden ser eficaces en un 90%. La materia fecal puede restaurar la flora bacteriana capaz de combatir bacterias. Las heces son congeladas y encapsuladas, así llegan por vía oral evitando cualquier proceso gastrointestinal invasivo. ...
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Fístula perianal


    Definición

    Una fístula es una comunicación anormal entre un órgano, un vaso sanguíneo o el intestino y otra estructura. Generalmente, las fístulas son el producto de traumas o cirugías, pero también pueden resultar de infecciones o inflamaciones del órgano afectado.

    En la fístula perianal se trata, en la mayoría de las ocasiones, de un proceso inflamatorio de la región que rodea al ano que produce una tumefacción dolorosa y molesta con una secreción de material purulento o fecal (incluso puede presentar material sanguinolento) que causa sintomatología diversa como picor, eccema de la piel circundante y generalmente el manchado de la ropa interior. Ocasionalmente puede producir síntomas generales como fiebre, etc.

    Causas

    En la mayor parte de los casos, el origen de la fístula perianal es un absceso que pudo haber sido drenado por métodos quirúrgicos o bien lo hizo de forma espontánea dejando como secuela esa comunicación fibrosa que produce la molesta secreción. En otras ocasiones el origen de la fístula está ligado a diversos trastornos anorrectales que cursan con estreñimiento o diarreas crónicas motivando una disfunción del aparato esfinteriano (el que realiza la función valvular y de continencia del material fecal). Enfermedades como la enteritis regional o la enfermedad de Crohn, hemorroides, etc., pueden asociarse a fístula perianal. Otras veces, es la exploración instrumental o el padecimiento de una enfermedad en el abdomen como apendicitis, o infecciones en las trompas o divertículos colónicos que se complican, los que originan dichas fístulas.

    Diagnóstico

    El diagnóstico en la mayoría de las ocasiones es sencillo ya que el paciente refiere esa supuración constante que motiva síntomas como el picor y la mancha en la ropa interior. Al explorarlo debemos de identificar el conducto y establecer el recorrido de dicha fístula. Basándonos en dicho recorrido clasificamos las fístulas en altas o bajas, "intra", "inter" o "extraesfinterianas" dependiendo del lugar que ocupan respecto al esfínter externo, o subcutáneas, etc.

    Este hecho es muy importante ya que va a ser decisivo para elegir el tipo de técnica a emplear. Si se realiza una línea imaginaria que divida al orificio anal en dos mitades, anterior (en relación con el escroto) y posterior (en relación con el hueso sacro), las fístulas que se establecen en la porción anterior suelen tener un recorrido "recto" sin embargo las posteriores tienen un recorrido incierto y tortuoso.

    Tratamiento

    El tratamiento de estos procesos es quirúrgico y para ello se han empleado diferentes técnicas que van a depender de las características clínicas de la fístula. Se trata de eliminar el recorrido fistuloso y dejarla a plano (sin cerrar) para que vaya cicatrizando poco a poco. La realización de la misma, es decir su ejecución técnica, tiene muchas variantes. Hay quien la realiza con bisturí frío (el convencional) y la hemostasia (conseguir la coagulación de los vasos que sangran) se lleva a cabo mediante ligadura de los vasos o con el bisturí eléctrico. La forma de ejecución que utilizan la mayor parte de los cirujanos es mediante el bisturí eléctrico tanto para realizar la fistulectomía (extirpación del trayecto fistuloso) como para realizar la hemostasia. El bisturí LASER consigue realizar lo anteriormente referido pero con la mejora técnica de la precisión y capacidad más selectiva de coagulación.

    Los artículos publicados hacen referencia a estas mejores técnicas en el bisturí LASER, pero no existen diferencias significativas en cuanto al resultado obtenido con otros métodos. Esto quiere decir que el bisturí empleado no influye en principio en la aparición de recidivas. Hay que destacar que la recidiva de la fístula tras el tratamiento quirúrgico de la misma no es un hecho infrecuente. En ocasiones esta recidiva está asociada a pacientes con enfermedad de Crohn u otra enfermedad de base que originen además de la reproducción de las fístulas, la aparición de fístulas atípicas en número y ubicación haciendo su tratamiento quirúrgico muy dificultoso y complejo. En otras ocasiones la recidiva se produce por problemas presentes en el campo quirúrgico para poder eliminar todo el territorio fistuloso o el absceso o cripta productores de las mismas debido fundamentalmente al recorrido (las posteriores suelen ser más complejas) o la ubicación de la misma.

    En cualquier caso el tratamiento quirúrgico de fístulas recidivadas, conlleva un incremento en el riesgo de lesionar estructuras anorrectales, por ello hay que realizarlo con extremo cuidado, como le explicará su cirujano.

    Pronóstico

    El buen resultado en el tratamiento de la fístula recidivada no es tanto el tipo de bisturí que se utiliza sino los hallazgos quirúrgicos, disposición del campo, tipo de fístula y enfermedades asociadas y las posibilidades de resección de la misma.

    ¿Qué médico me puede tratar?
    Buscar
    Servicio ofrecido por abcmedico.com
    Jose Manuel Lorente Herce
    Cirujano del Aparato digestivo, Cirujano General (Sevilla)
    Josefa Ferrando Ginestar
    Aparato Digestivo (Denia)
    PUBLICIDAD