Preguntas médicas respondidas por nuestros especialistas médicos

de 1 Valoraciones

Tengo los triglicéridos (195 gr/dl) y las transaminasas altas ¿Qué debo hacer?

Pregunta

Recientemente he recibido los análisis médicos que mi empresa realiza anualmente. En este sentido tengo los siguientes valores altos:

  • Triglicéridos: 195 mg/dl
  • Alanino aminotransferasa (GPT): 80 u/l
  • Aspartato aminotransferesa (GOT): 42 u/l
  • Gamma aminotransferesa (GGT): 82u/l

El resto de los valores se encuentran dentro de los parámetros que ponen como normales, colesterol: 206 mg/dl y colesterol de HDL: 47 mg/dl y colesterol de LDL 120 mg/dl

Soy varón, 180 cm de altura, 86 kilos, 34 años, vida sedentaria (poco deporte, aunque algo). ¿Pueden orientarme?

Respuesta

La elevación de las transaminasas y la gamma GT, indican una inflamación del hígado.

Es habitual que en los reconocimientos de empresas se encuentren pequeñas elevaciones como la suya, y se plantee que puede estar pasando, ya que las elevaciones aisladas de las transaminasas, en rangos cercanos a la normalidad y con el resto de parámetros bioquímicos hepáticos normales, es uno de los caballos de batalla de la medicina actual. En su caso, al estar elevada también la GGT (Gamma Aminotransferasa), sí parece haber cierto grado de inflamación hepática, y por tanto, debe hacerse el estudio digestivo correspondiente.
Publicidad

En muchos casos es un hallazgo que no guarda más que una relación con la toma de un medicamento (analgésicos, u otros) que producen transitoriamente este problema. Por otra parte hay casos en los que en el estudio que se realice a nivel de su hallazgo no aparecerá nada anormal, siguen elevadas una temporada y luego vuelven a la normalidad. Sin embargo en algunos casos pueden indicar que hay algo más, por ejemplo una hepatitis crónica, por lo que una elevación de las mismas requiere una evaluación por su médico de cabecera.

La lista de enfermedades hepáticas que cursan con elevación de las transaminasas es muy larga, e incluso las cifras levemente aumentadas de forma mantenida pueden ser indicativas de una amplia variedad de enfermedades. Las más comunes son:

  • Ingesta excesiva de bebidas alcohólicas (en estos casos es común la elevación importante de la GGT)
  • Secundaria a ingesta de medicamentos
  • Infecciones víricas, especialmente hepatitis B o C crónicas. Algunas infecciones víricas leves pueden causar elevación transitoria de las transaminasas (por ejemplo en la mononucleosis infecciosa, citomegalovirus...)
  • Hemocromatosis (enfermedad hepática por sobrecarga de hierro que se deposita en el mismo)
  • Otras enfermedades hepáticas más infrecuentes: enfermedad de Wilson, hepatitis autoinmune, déficit de alfa-1-antitripsina ... y otras que cursan además con alteración de otros parámetros analíticos hepáticos como el aumento de fosfatasa alcalina, de la bilirrubina... como en la cirrosis biliar primaria, la colangitis esclerosante, enfermedades de la vía biliar como piedras en la vesícula...
  • Enfermedades sistémicas como las tiroideas...
En su caso, sin usted no consume alcohol de forma habitual, la elevación discreta de las cifras, sin síntomas asociados, unido al sedentarismo y cierto sobrepeso, deben hacer descartar una esteatosis hepática o hígado graso. La esteatosis hepática o hígado graso, técnicamente es un depósito de grasa en el hígado, que en muchos casos pasa desapercibido, y que hasta ahora se creía era debida exclusivamente al consumo excesivo de alcohol y se pensaba que no tenía importancia a posteriori (siempre que se dejara de beber), pero en estudios recientes se ha visto que no parece ser del todo así.

Se ha comprobado que la esteatosis hepática es mucho más frecuente de lo que se pensaba en pacientes no bebedores, ya que en estudios recientes se ha llegado a encontrar hasta en el 80 % de las personas obesas. Además ahora es un proceso de moda ya que parece estar asociado al síndrome metabólico (cuyas manifestaciones incluyen la diabetes, la hipertensión arterial, y la hipertrigliceridemia, y que afecta a un 20-30% de la población adulta de los países desarrollados produciendo en ellos un mayor número de problemas cardiovasculares).

En estos países, el hígado graso no alcohólico afecta a un 15% de la población y parece estar asociado a este síndrome metabólico. Excluyendo al alcohol, la obesidad y la diabetes son los dos factores de riesgo más importantes para padecer hígado graso. El diagnóstico de hígado graso no alcohólico excluye por definición que exista ingesta abusiva de alcohol como responsable del mismo. En la gran mayoría de casos, el hígado graso no alcohólico no evoluciona a lesiones hepáticas.

foto de Dr. José Antonio Zumalacárregui
RESPONDIDA POR

Dr. José Antonio Zumalacárregui

Fecha de revisión: 16/04/2019

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario

Contenidos adicionales

Temas relacionados:
Análisis de sangre
Publicidad
Publicidad