Salud en la Mujer

Dismenorrea primaria y secundaria

Salud en la Mujer
>
Dismenorrea primaria y secundaria

¿Qué otros nombres tiene?

¿Qué sabemos de la dismenorrea?

Desde tiempos remotos se consideró que la histeria era provocada por la matriz, y que toda mujer que padecía dismenorrea era por histeria. Esta idea fue evolucionando reforzada por el hecho de que las mujeres que sufrían el dolor mostraban cambios de carácter. Hoy sabemos que la dismenorrea no es un problema psicológico, sino biológico con repercusiones en la esfera psicológica o afectiva de la mujer; por ello es importante erradicar los mitos que no ayudan a la comprensión y alivio de esta situación.

La dismenorrea secundaria generalmente aparece después de 2 o más años de iniciada la menstruación, y en muchos casos, puede aparecer después de los 30 años.

El dolor, en la dismenorrea primaria, se acompaña en la mitad de los casos de otros síntomas, tales como: dolor de cabeza, diarrea, calambres en abdomen, piernas, dolor en la espalda, náusea, y vómito. El dolor casi siempre comienza unas horas antes iniciarse el flujo menstrual y suele prolongarse de horas a días, por lo general no más de dos días.

En la dismenorrea secundaria, el dolor inicia al momento de iniciar el sangrado u horas después de presentarse éste, suele prolongarse durante el periodo de menstruación y no se acompaña de molestias a otro nivel.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

En ocasiones es difícil distinguir entre dismenorrea primaria y secundaria. El diagnóstico sólo lo puede realizar un médico mediante los datos de la historia clínica. Si la paciente ya iniciado su vida sexual activa la exploración física (mediante tacto vaginal) aporta un importante número de datos orientadores; en algunos casos severos, y cuando existe duda, se puede recurrir al ultrasonido o a la laparoscopía (microcirugía en abdomen).

Hasta hace relativamente muy poco tiempo, los tratamientos en relación con la dismenorrea eran poco efectivos y algunos de ellos hasta peligrosos, hoy sabemos qué hay substancias que se producen dentro de la matriz en el endometrio (capa interna de la matriz que origina la menstruación), dichas sustancias llamadas prostaglandinas se encuentran en concentraciones mucho mayores en las mujeres con dismenorrea primaria que en el resto de las mujeres.

En algunos casos rebeldes al tratamiento, por fortuna extremadamente raros, puede requerirse de cirugía, que consiste en cortar los nervios que dan la sensibilidad a la matriz y con ello evitar el dolor. Este tipo de operación ha dado buen resultado, pero sólo se recomiendan pacientes que no respondan al tratamiento con medicamentos.

En algunas mujeres el inicio de la vida sexual activa o el hecho de embarazarse ha logrado la desaparición de los síntomas, esta situación no se ha aclarado aún y está proceso de investigación médica, sin embargo existen teorías que hablan de que el cuello de la matriz al ser de mayor longitud o bien estar demasiado estrecho es lo que pudiera provocar la dismenorrea, y es lógico pensar que después de un parto el cuello de la matriz no vuelve quedar con las mismas características que tenía anteriormente, sino un poco más abierto y con esto el sangrado menstrual se vuelve más fluido y desaparece el dolor.

Publicidad

¿Qué sería aconsejable en este caso?

Haga caso omiso de todos los mitos en torno a las actividades que no pueden realizarse durante el ciclo menstrual. Es muy común el escuchar que el bañarse produce los cólicos: más bien debe de intensificarse la higiene y el aseo personal, no sólo por cuestiones de salud sino porque contribuirá a mejorar el estado de ánimo.

Otra idea es que tomar algunos cítricos (como limón, naranja, etc.) pueden hacer que se coagule la sangre, y producir como consecuencia los dolores menstruales. Esta afirmación no ha sido demostrada, aunque se sugiere que durante el periodo menstrual no se tomen alimentos que provoque malestar a nivel intestinal y por otro lado, se aumente el consumo de agua, jugos, frutas y verduras y reducir las grasas los complementos y la carne.

Las actividades que una mujer con dismenorrea puede realizar, son aquellas que su mismo estado le permita. Aquellas que padecen dolores incapacitantes, no deben levantar objetos pesados o permanecer de pie durante mucho tiempo.

Se recomienda hacer ejercicio, ya que favorece la circulación y con ello, se disminuyen las molestias y se mejora el estado de ánimo.

La mujer, durante estos días, debe continuar su vida normal en lo posible, asistir al trabajo, a la escuela, realizar sus actividades productivas y de entretenimiento. Disfrutar lo que hace. Asimismo, no es recomendable la automedicación, pues muchas veces ésta puede acarrear mayores consecuencias que el padecimiento.

Lo indicado en cualquier caso, tanto si el dolor es incapacitante o moderado es acudir con el médico, quien realizará el diagnóstico adecuado. A continuación les sugerimos las siguientes recomendaciones para consultar:

¿Qué médico me puede tratar?

Valoración

¿Te ha resultado útil la información de esta página?
Nada útil
Muy útil

Correo electrónico (Opcional):
Añadir un comentario